La iluminación espiritual

Frases Erich Fromm

Citas Erich Fromm


Vivimos en un mundo de cosas y nuestra única relación con ellas es que sabemos como manipularlas o consumirlas.

El amor inmaduro dice: te quiero porque te necesito. El amor maduro dice: te necesito porque te quiero.

El revolucionario exitoso es un estadista, el fracasado es un criminal.

El ser humano tiene dos orientaciones básicas: tener y ser. Tener implica adquirir y poseer cosas, incluso personas. Ser se centra en la experiencia: intercambiar, comprometerse, compartir con otra gente.

El hombre es el único animal para el que su propia existencia es un problema que debe resolver.

Uno no puede ser completamente sensible al mundo sin entristecerse a menudo.

No puede haber libertad sin que exista la libertad de fracasar.

La libertad no es un atributo constante que tenemos o no tenemos. De hecho, no existe la libertad excepto como una palabra y un concepto abstracto. Solo hay una realidad: el acto de liberarnos en el proceso de hacer elecciones.

La relación materno filial es paradójica y, en cierto sentido, trágica. Requiere del amor mas intenso por parte de la madre, pero precisamente este amor debe ayudar al niño a distanciarse de la madre y a alcanzar la total independencia.

El sentido de la vida consiste solamente en el propio acto de vivir.

La capacidad de desconcertarse es la premisa de toda la creación, ya sea en el arte o en la ciencia.

Amar significa comprometerse sin garantía, entregarse completamente con la esperanza de que nuestro amor produzca amor en la persona amada. El amor es un acto de fe, y quien tiene poca fe también tiene poco amor.

Que millones de personas compartan las mismas formas de patología mental no implica que estas personas estén cuerdas.

La creatividad requiere el coraje para soltar certezas.

El amor es una actividad, no un efecto pasivo; es un estar continuado, no un súbito arranque.

Mientras mas se frustra el impulso hacia la vida, mas fuerte es el impulso hacia la destrucción; cuanto mas se realiza la vida, menor es la fuerza de la destructividad. La destructividad es el resultado de la vida no vivida.

La alternativa fundamental para el ser humano es la elección entre vida y muerte, entre creatividad y violencia destructiva, entre realidad e ilusiones, entre objetividad e intolerancia, entre hermandad e independencia y dominación y sumisión.

No hay nada inhumano, maligno o irracional que no produzca algún tipo de consuelo si se hace en grupo.

En el amor ocurre la paradoja de que dos seres se vuelven uno y, sin embargo, permanecen dos.

La historia de la humanidad empezó con un acto de desobediencia y es muy probable que termine con un acto de obediencia.

El peligro del pasado era que los humanos se convirtieran en esclavos. El peligro del futuro es que esos humanos podrían convertirse en robots.

El hombre moderno piensa que pierde algo, el tiempo, cuando no hace las cosas rápidamente. Sin embargo, no sabe que hacer con el tiempo que gana, excepto matarlo.

La vida no tiene sentido, excepto el sentido mismo que cada uno le da a su propia vida al revelar todos sus poderes.

Somos una sociedad de gente profundamente infeliz: solitaria, preocupada, deprimida.

Anhelar significa estar preparado en cada momento para lo que aun no ha nacido y a la vez no desesperarse si no hay nacimiento en nuestra vida.

El amor es la unión con alguien o algo fuera de uno mismo, bajo la condición de conservar el individualismo y la integridad propios.

La cordura es simplemente lo que se encuentra en el marco de referencia del pensamiento convencional.

El nacionalismo es nuestra forma de incesto, es nuestra idolatría, es nuestra locura. El.

La libertad no significa licencia.

De la misma manera que la producción masiva requiere de la estandarización de mercancías, el proceso social requiere de la estandarización del ser humano, y esta estandarización se denomina igualdad.

El ser humano es el único animal cuya existencia es un problema que tiene que resolver.

Todos soñamos; no entendemos nuestros sueños, y aun así actuamos como si nada raro sucediera en nuestras mentes dormidas, raro al menos respecto a lo que nuestras mentes hacen lógica y decididamente cuando estamos despiertos.

Morir se tiñe de una amargura conmovedora, pero la idea de tener que morir sin haber vivido es insoportable.

El pensador revolucionario y critico esta siempre de alguna manera fuera de la sociedad y, al mismo tiempo, forma parte de ella.

Solo son prósperos quienes no quieren mas de lo que tienen.

La codicia es un pozo sin fondo que agota a la persona en un esfuerzo interminable por satisfacer la necesidad sin alcanzar nunca la satisfacción.

No hay ninguna palabra en el lenguaje que se haya prostituido mas que la palabra amor.

El amor de madre es paz. No necesita ser adquirido, no necesita ser merecido.

La principal tarea del ser humano en la vida es darse luz a si mismo, para convertirse en lo que realmente es. El producto mas importante de su esfuerzo es su propia personalidad.

El amor de una madre es como la paz. No necesita ser adquirido, no necesita ser merecido.

En el siglo XIX el problema era que Dios había muerto. En el siglo XX el problema es que el ser humano ha muerto.

Si soy lo que tengo y si pierdo lo que tengo, ¿entonces quien soy?

La avaricia es un pozo sin fondo que agota a la persona en un esfuerzo eterno por satisfacer la necesidad sin ni siquiera alcanzar satisfacción.

Resulta paradójico en el amor que dos seres se hagan uno, y a la vez sigan siendo dos.

Así como el amor es una orientación que se refiere a todos los objetos y es incompatible con la restricción a un objeto, la razón es una facultad humana que debe abarcar todo el mundo al que el hombre se enfrenta.

Si una persona quiere solamente a una única persona y es indiferente a todos las demás, entonces su amor no es amor, sino apego simbólico o egolatría dilatada.

La tarea psíquica que una persona puede y debe establecer para si misma no es sentirse segura, sino ser capaz de tolerar la inseguridad.

El ser humano es el producto de la evolución natural que nace del conflicto de ser un prisionero y separarse de la naturaleza y de la necesidad de encontrar unidad y armonía en ello.

[1/2]