LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

ALEJANDRO MAGNO Y LA BOTELLA DE AGUA

FRASES Y CITAS EMILIO CARRILLO

CITAS Y PENSAMIENTOS EMILIO CARRILLO

CITAS Y PENSAMIENTOS EMILIO CARRILLO

RESULTADOS PARA EMILIO CARRILLO

EMILIO CARRILLO

| FRASES | ESCRITOS |

La disidencia compasiva es el ser más íntimo y certero irradiando pura conmiseración e infinita alegría, sin atisbo de hostilidad, juicio o resentimiento.

La disidencia consciente ha de ser radical, pacífica, compasiva, creativa, activa, valiente y tierna. Y todas estas siete características a la vez: al unísono.

Se acabó el miedo a la muerte que provoca el miedo a la vida y la desconfianza hacia esta, viéndola como una francotiradora que en cualquier momento te da el susto.

Amplia tu compasión: A toda la humanidad, sin fronteras de ningún tipo, actuando lo más integralmente posible, que no caritativamente, ante la pobreza y ante todo tipo de marginación y exclusión.

Nadie viene a este plano físico para quedarse. Y nadie lo abandona sino exactamente cuándo corresponde, ni antes ni después, en función de las experiencias que decidió desplegar.

La disidencia es morir a una forma de vida para nacer a otra distinta, situarte en el centro del huracán y sacar lo mejor de ti mismo.

Inocencia consciente, para tender la mano amorosamente a ese otro que fui, soy o seré.

Delicadeza, para, en vez de exigir atención e imponer nuestros criterios, escuchar de corazón lo que construye el diálogo, el enriquecimiento mutuo y los puntos de encuentros.

Sensibilidad, para, en lugar de competir, dominar y controlar, sentir con el otro lo que provee acompañamiento.

Calidez, para que en nuestro nuevo sendero no existan las irracionalidades que nos llevaron a confundir valor y precio e invisibilidad a la auténtica naturaleza de las cosas.

Dulzura, para vivir sin las barreras emocionales del poder y la obediencia, en todas sus escalas, también la familiar y doméstica.

La ternura es la llave de la disidencia consciente con la que estamos comprometidos desde nuestro ser verdadero.

La disidencia valiente es para tener sed de Justicia y trabajar por la Paz sin temor a ser injuriados, calumniados o perseguidos; y asumiendo, como antes se expresó, las consecuencias físicas, materiales y espirituales que esto implique.

La disidencia activa es cuando nos liberamos de los juicios y brilla el discernimiento que nos impulsa a lo que Gautama Buda llamó la Acción Correcta.

La disidencia creativa es que nuestra energía, al completo, se ponga al servicio de lo nuevo, de su creación, de su construcción.

La disidencia amorosa es el amor que todo lo abarque, que todo lo llene e ilumine, a cada ser sintiente, a cada forma de vida.

La disidencia compasiva es para que desde nuestro ser más íntimo y certero irradie pura conmiseración e infinita alegría, sin atisbo de hostilidad, juicio o resentimiento.

La disidencia pacifica no es la violencia, el ojo por ojo y el suponer que el fin justifica los medios son consustanciales a los falaces sistemas de creencias que, en su vesania, impuso lo viejo.

La disidencia radical en el sentido estricto de la palabra, esto es, que vaya a la raíz, a los fundamentos; que sea total, rotunda y real.

La disidencia consciente es, a la par, una acción y un estado.

La disidencia hacia el exterior, la de conocer la realidad que nos rodea en sus diversas manifestaciones e implicaciones.

La disidencia hacia el interior, la de conocerse a uno mismo, tanto nuestra apariencia pasajera –física, emocional y mental- como la Esencia imperecedera –nuestro auténtico ser-.

Para avanzar hacia la disidencia, la clave es la consciencia.