La iluminación espiritual

Frases Confiar

Citas Confiar


Se puede confiar en las promesas de la gente sobre cualquier cosa, salvo si se trata de dinero.

¿A quien confiare mis penas? La noche es oscura. Las horas transcurren sin que el vuelva.

Ya se trate de ciencia o historia, es preciso desconfiar de la ignorancia que se encierra bajo el termino fatalidad.

Si obramos desde la inteligencia de la Ley de Permanencia podemos confiar en que esto y aquello también pasara.

Las mentiras de los poderosos nos hacen desconfiar de gobiernos y grandes empresas.

Si un pastor falla, hay que separarlo de los otros pastores, pero, ay si las ovejas empezaran a desconfiar de los pastores.

Mientras atribuya a otras personas la responsabilidad de como se siente, no tendrá el poder de cambiar su vida y perderá la capacidad de confiar en si mismo y en el mundo.

Confía en tu propia sabiduría e intuición. Esto no equivale a confiar siempre en tus pensamientos. Descubrirás que los pensamientos cambian, vienen y se van.

Si la gente no sabe lo que va a hacer para mejorar sus vidas o les dan placer, entonces la idea de que se puede confiar en la gente a hacer lo que les de el placer se convierte en cuestionable.

Los escépticos se pueden ordenar en dos clases: el escéptico negativo, que niega que la verdad exista y que si existiera el ser humano no tendría las capacidades para alcanzarla, y este es su mayor error; no confiar en sus propias capacidades.

Siempre debemos confiar en el poder y el amor de Dios, aun en la hora mas oscura de nuestro dolor.

Si consigues abandonar tus propios hábitos y confiar en la llegada de la inspiración, veras como sucede.

Para sentirte realizado contigo mismo no necesitas riquezas ni poder, solo ser tu mismo y confiar en tu instinto.

El compromiso requiere una actitud que considera la dificultad como un reto; tienes que confiar en ti mismo, confiar en que tienes la capacidad que necesitas para mejorar la situación y resolver los problemas.

La clave de la serenidad es confiar en que el universo te cubre la espalda.

Yo jamás había caído en la cuenta de que confiar en Dios significaba confiar en el amor. Había oído decir que Dios era amor, pero jamás había comprendido que quería decir eso exactamente.

Sabía usted que después de dar pequeños pasos para creer y confiar, veremos resultados y estamos dispuestos a dar pasos más grandes.

La guerra es un asunto demasiado grave para confiárselo a los militares.

No puede confiarse en la intuición en ausencia de regularidades estables en el entorno.

Es mas fácil hacer lo correcto cuando sabemos que es lo correcto de hacer. No podemos confiar en el instinto para encontrar el Camino. Necesitamos ser guiados.

Cuanto mayor es la prosperidad tanto menor se debe confiar en ella.

Para confiar en tus vibraciones, primero tienes que ser capaz de sentirlas, y para hacer esto, debes calmar tu mente.

No debemos confiarnos en aquellos que presumen de generosos con el bien ajeno.

Sabía usted que el fanático buscará modelos en los cuales verse reflejados, ya que porta esa distintiva atracción inherente a los grandes personajes para imitar, confiar y esperanzarse.

La confianza básica es confiar lo suficiente para que la mente se detenga y este en silencio, confiando en que la comprensión se presentara.

Nos concentramos en lo que conocemos e ignoramos lo que no conocemos, lo cual nos hace confiar demasiado en nuestras creencias.

Sabía usted que el mensajes subliminal esquiva nuestras barreras de la selección inteligente, quedando nuestra voluntad anulada, ya que nuestro cerebro lo acepta sin desconfiar.

Psicológicamente, debes confiar en ti mismo, y esa confianza debe estar basada en los hechos.

Después de andar solo queda un paso; confiar en el resultado final y en nuestras habilidades, dones y posibilidades.

Tener fe es confiarte al agua. Cuando nadas, no te agarras del agua porque si lo haces te hundirás y te ahogaras. En cambio lo que haces es relajarte y flotar.

Sabía usted que el mensaje subliminal esquiva nuestras barreras de la selección inteligente, quedando nuestra voluntad anulada, ya que nuestro cerebro lo acepta sin desconfiar.

La regularidad puede influir al cambio positivo. Siempre hay que buscar retos. Hallar nuevas preguntas. Tener el valor de pensar en grande y confiar en tu potencial y en tus decisiones.

La sabiduría humana se encierra por entero en estas dos palabras: Confiar y esperar.

Tienes que confiar en ti y decidir si crees o no lo que alguien te dice.

Tal vez piensas: “Y si hoy cometo un error, ¿me arrepentiré?”. Yo no creo en el arrepentimiento. Siento que todo nos lleva a dónde estamos y solo tenemos que saltar hacia adelante, mejor dicho, debemos confiar y ver qué pasa.

Nos concentramos demasiado en lo que conocemos e ignoramos lo que no conocemos, lo cual nos hace confiar demasiado en nuestras creencias.

La guerra es un asunto demasiado grave para confiárselo a los militares, decía Clemenceau. Quizá también lo sea para dejársela los historiadores que hablan de la guerra como ejemplo de grandeza de unos pueblos sobre otros, de unas civilizaciones sobre el resto, de unas naciones sobre todas las demás. Y quizá tampoco habría que dejarla en manos de los educadores que consciente o inconscientemente relacionan guerra con progreso. Progreso ligado a la grandeza de los individuos o de los pueblos. Grandeza cuyo origen es la guerra y por tanto la crueldad, el abuso o la violación.

Sin embargo, el único hombre en quien desconfiar es el hombre que nunca comete un error, nunca comete un error, nunca falla en lo que intenta hacer. Es un farsante o se queda con la caja fuerte, el juzgado y el trivial.

Debemos confiar en nosotros mismos y ser buenos con nosotros mismos.

La confianza básica es poder confiar en que somos capaces de hacer algo. Significa aceptar y confiar en el silencio, la serenidad y el no-Ser.

Hoy hare lo que me inspire y confiare en que el universo me apoyara.

A una persona con una mentalidad escéptica le resulta muy difícil confiar en un maestro genuino, incluso después de haberlo conocido y haber recibido las reveladoras instrucciones.

No puedes confiar en tus ojos cuando tu imaginación esta fuera de foco.

Cuando comienzas a confiar en tu potencial es como si abrieras frente a ti un nuevo universo de posibilidades.

El progreso llega a aquellos que se adiestran ininterrumpidamente; confiar en técnicas secretas no te llevara a ninguna parte.

Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en el.

Sin confiar en nada, con su mente y su ser disciplinados y todo anhelo de goce en abandono, cumple las acciones solo por el cuerpo y no cae en error.

Debes rendirte a tu propio interés. Ama a los otros tanto como a ti mismo. Entonces podrás confiar en todas las cosas bajo el cielo.

[1/2]