LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

FRASES CÉLEBRES BERT HELLINGER

CITAS EXCELENTES BERT HELLINGER


La sabiduría es un sentimiento sin emoción que te lleva a toda acción precisa.

El sentimiento del amor posibilita soluciones, el del odio impide soluciones.

Quien no puede dormir es porque cree que debe vigilar.

El indignado se comporta como si fuese una victima, sin serlo.

El precio para salir de la depresión es la humildad.

El primer orden de la ayuda significa que uno solo da lo que tiene, y solo espera y toma lo que realmente necesita.

Ante un indignado, a las victimas les resulta difícil dejar atrás su sufrimiento y a los perpetradores, las consecuencias de la culpa.

El orden, sin embargo, nos viene dado y no es posible sustituirlo por el amor. Seria ilusorio.

Quedamos enredados en los destinos de personas que en nuestra familia se perdieron porque fueron olvidadas o excluidas de ella.

Cuando el representante del cliente se abandona a los movimientos del espíritu a veces mira al piso sin poder resistirse.

Un hijo no debe nunca conocer detalles que pertenecen a la relación de pareja de los padres.

¿Cual era ese orden del amor? Todos en la familia tienen el mismo derecho de pertenecer.

Los acontecimientos anteriores en un grupo y los sentimientos ligados con ellos están almacenados en una memoria colectiva.

El amor es una parte del orden. El orden precede al amor, y el amor únicamente puede desarrollarse en el marco del orden.

La vida te permite caer una y otra vez hasta que decidas aprender la lección.

La vida envía personas en conflicto para que reflejes lo que estas adentro.

La vida te saca del camino hasta que dejas de controlar todo y fluir como un rio.

El espíritu no tiene prisa.

La vida destruye todo lo superfluo hasta que solo queda lo importante.

Cuando ya no hay una demanda para la culpa, la fatalidad termina.

Lo que nos aparta de la madre se opone a la vida.

El duelo es despido y comienzo a la vez.

El momento oportuno es breve.

Lo que no se puede inclinar, se rompe.

Nos transformamos en lo que rechazamos y nos libera lo que amamos.

La vida te quitara hasta que dejes de quejarte y comiences a dar gracias.

El que se delimita, permanece limitado.

La vida envía personas en conflicto a curarte para que dejes de mirar hacia afuera.

La vida repite el mismo mensaje, hasta que finalmente escuche.

La vida no te dejara solo, así que deja de culparte y acepta todo como «Es».

La vida acorta tu tiempo, por lo que te apresuras a aprender a vivir.

Lo esencial se mantiene oculto.

La vida te acorta, te poda, te quita, te rompe, te desilusiona, te agrieta, te rompe ... hasta que solo en ti queda amor y por fin entiendes que solo esta Dios, y es lo único que esta en Nosotros y con Nosotros.

La vida te niega bienes y grandeza hasta que las dejas y comiences a servir.

La vida corta sus alas, hasta que no necesita alas, desaparece en su forma y vuela.

La vida te niega a Dios, hasta que lo ves en todos y en todo.

La violación de la jerarquía se ve en una familia especialmente cuando un niño quiere hacerse cargo de algo que es de sus padres para así salvarlos.

En la depresión se puede ver que uno de los padres, o ambos, son rechazados o que el acceso a uno de los dos es imposible, por las razones que sean.

La expiación es amor despilfarrado.

La vida te niega milagros hasta que comprendes que todo es un milagro.

La vida envía relámpagos y tormentas para despertarte.

La vida te moldea hasta que solo el AMOR permanezca en ti.

La vida te lo da para que tu mejor versión se manifieste.

La vida te ridiculiza hasta que te conviertes en nada, nadie se convierte en todo.

La vida te lastima hasta que sueltas tus caprichos y disfrutas de tu respiración.

La vida te atormenta hasta que sueltas tus caprichos y disfrutas de tu respiración.

La vida te despierta, te poda, te rompe, te decepciona.

La vida esconde tus tesoros hasta que aprendes a salir a la vida para recogerlos.

La vida te niega a Dios hasta que lo veas en todo y en todo.

La vida poda sus raíces, hasta que no raíces, desaparece en su forma y vuela.

La vida se ríe de ti hasta que dejas de tomar todo tan en serio y te ríes de ti mismo.

El que mucho habla, poco quiere .

La felicidad sorprende.

La culpa es cómoda.

La felicidad es ahora.

Ahí donde empieza el amor, deja de existir la culpa.

La vida pone a tus enemigos en el camino hasta que dejes de «reaccionar».

La preocupación es falta de confianza.

La culpa es arrogancia.

La vida te humilla y a veces te derrota hasta que decides dejar morir tu ego.

La adicción busca detener algo.

Solamente el que esta libre siente compasión.

La vida te rompe en tantas partes como se necesita para que la luz te penetre.

La vida te confronta con los rebeldes hasta que dejas de intentar controlar.

La paciencia hace feliz.

La paciencia confía.

La madurez permanece.

La mejor preparación esta en el momento presente.

No se puede hacerle trampas al orden.

Lo esencial sobrepasa la lógica.

La vida te aleja de lo que amas y entiendas que no somos este cuerpo sino el alma.

La vida te asustara tantas veces hasta que pierdas el miedo y recuperes tu fe.

La vida te enfrenta con rebeldes, hasta que dejas de tratar de controlar.

La vida te rompe y te quiebra en tantas partes como sean necesarias para que por allí penetre la luz.

La vida se ríe de ti tantas veces, hasta que dejas de tomarte todo tan en serio y te ríes de ti mismo.

La vida te aleja de las personas que amas, hasta que comprendes que no somos este cuerpo, sino el alma que el contiene.

La vida te quita el amor verdadero, no te lo concede ni permite, hasta que dejas de intentar comprarlo con baratijas.

La vida te decepciona al dejar de vivir con ilusiones y ver la realidad.

La vida te asusta y sobresalta todas las veces que sean necesarias, hasta que pierdes el miedo y recobras tu fe.

La vida te repite el mismo mensaje, incluso con gritos y bofetadas, hasta que por fin escuchas.

La vida te saca del camino y te presenta encrucijadas, hasta que dejas de querer controlar y fluyes como rio.

La vida deja que te caigas una y otra vez, hasta que te decides a aprender la lección.

La vida te envía personas conflictivas para que sanes y dejes de reflejar afuera lo que tienes adentro.

La vida te retira lo que tienes, hasta que dejas de quejarte y agradeces.

La vida no te deja en paz, para que dejes de pelearte, y aceptes todo lo que es.

La vida te destruye todo lo superfluo, hasta que queda solo lo importante.

La vida te desilusiona para que dejes de vivir de ilusiones y veas la realidad.

Honrar a los padres significa tomarlos tales como son, y honrar la vida significa tomarla y amarla tal como es: con el principio y el final, con la salud y la enfermedad, con la inocencia y la culpa.

Todo grupo dispone de una jerarquía que resulta del momento en que cada uno inicia su pertenencia al grupo. Es decir, quien entro en un grupo antes tiene prioridad sobre aquel que vino después.

La vida te pone enemigos en el camino, hasta que dejas de «reaccionar».

La vida te ridiculiza hasta que te vuelves nada, hasta que te haces nadie, y así te conviertes en todo.

Mira hacia adelante es lo que nos queda.

La vida te oculta los tesoros, hasta que emprendes el viaje, hasta que sales a buscarlos.

Honrar a los Padres es honrar la vida.

La vida te lastima, te hiere, te atormenta, hasta que dejas tus caprichos y berrinches y agradeces respirar.

Encontrar la Identidad solo si estas en Paz con ambos padres.

La vida te envía rayos y tormentas, para que despiertes.

Persevera en tus objetivos.

La vida no te da lo que quieres, sino lo que necesitas para evolucionar.

La sanación depende de determinados procesos en el alma; es decir, junto con el tratamiento medico hay que reconocer y poner en orden algo en el alma.

La vida te acorta el tiempo, para que te apures en aprender a vivir.

La vida te niega los milagros, hasta que comprendes que todo es un milagro.

La vida te corta las alas y te poda las raíces, hasta que no necesitas ni alas ni raíces, sino solo desaparecer en las formas y volar desde el Ser.

La vida te niega los bienes y la grandeza hasta que dejas de querer bienes y grandeza y comienzas a servir.

La vida te humilla y derrota una y otra vez hasta que decides dejar morir tu EGO.


TE PUEDE INTERESAR SOBRE BERT HELLINGER

TENEMOS MAS DE 40.000 FRASES