La lección de Jesús sobre la felicidad

POR: JESUS EL CRISTO

Imagen; La lección de Jesús sobre la felicidad; Jesus El Cristo

LECCIÓN SOBRE LA FELICIDAD

Mucha es la pena del hombre que nace de la desilusión de sus ambiciones y de las heridas a su orgullo.

Cierta vez, al encontrarse Jesús visitando a un grupo de evangelistas que trabajaban bajo la supervisión de Simón el Zelote, durante su reunión de la noche Simón preguntó al Maestro: ¿Por qué ocurre que algunas personas están tanto más dichosas y conformes que otras? ¿Es la felicidad asunto de experiencia religiosa? Entre otras cosas, Jesús dijo en respuesta a la pregunta de Simón:

Simón, algunas personas son por naturaleza más felices que otras. Muchísimo depende del deseo del hombre de ser conducido y dirigido por el espíritu del Padre que reside en él. ¿Acaso no habéis leído en las Escrituras las palabras del sabio: El espíritu del hombre es la candela del Señor, la cual escudriña lo más profundo de todo el ser?

También sabéis, que los hombres conducidos por el espíritu dicen: Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos; y es hermosa la heredad que me ha tocado. Mejor es lo poco del justo, que las riquezas de muchos protervos, porque el hombre bueno encuentra satisfacción dentro de sí mismo. El corazón alegre hermosea el rostro y es una fiesta constante. Mejor es lo poco con el temor al Señor, que el gran tesoro donde hay turbación.

Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordado donde hay odio. Mejor es lo poco con justicia que la muchedumbre de frutos sin derecho. Un corazón alegre es como un buen remedio. Más vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con pena y aflicción de espíritu.

Mucho de la pena del hombre nace de la desilusión de sus ambiciones y de las heridas a su orgullo.

Aunque los hombres tienen el deber para consigo mismos de hacer lo mejor que pueden con sus vidas en la tierra, habiendo hecho ese sincero esfuerzo deberían aceptar su destino con alegría y aplicar su ingenio a sacar el mayor provecho de lo que les tocó en suerte. Muchísimos de los problemas de los hombres se originan en el temor que alberga su propio corazón. Huye el impío sin que nadie lo persiga. Los impíos son como un mar en tempestad, que no puede estarse quieto y sus aguas arrojan cieno y lodo; no hay paz, dice Dios, para los impíos.

No busquéis pues la paz falsa y el gozo pasajero, sino la seguridad de la fe y la certidumbre de la filiación divina, que dan serenidad, felicidad y gozo supremo en el espíritu.

Jesús no consideraba este mundo un valle de lágrimas. Más bien lo consideraba la esfera donde nacen los espíritus eternos e inmortales en la ascensión al Paraíso, el valle para forjar almas.

Recuerda, primero haz a los demás lo que desees que te hagan a ti, entonces, habrá paz y felicidad en tu mente y tu corazón, y el ‘Padre’ podrá hacer su LABOR AMOROSA dentro de tu cuerpo, mente y corazón. Da y da abundantemente, y regocíjate de que tienes regalos para dar a los que tienen necesidad, porque según das así se te restauran tus dones de la manera que más necesitas. Da con el corazón contento, da con confianza y con el conocimiento de que donde hay carencia en tu vida, así hará el ‘Padre’ su labor amorosa con abundancia dentro de ti y para ti.


Felices son los de corazón puro, puesto que ellos verán a Dios.

Jesús el Cristo