LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL PRESENTE ABSOLUTO
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR ROBERT AMBELAIN

IMÁGENES DEL ESCRITOR ROBERT AMBELAIN

FRASES COINCIDENTES

ROBERT AMBELAIN

| FRASES | ESCRITOS |

La Fe que no razona y se somete sin entender, tan pronto como Dios ha hablado, y la Humildad, que reconoce fácilmente su defecto de luz y su ignorancia.

La parte de la leyenda, en ausencia de documentos serios,... La Fe, desde el punto de vista del historiador o del hombre de Ciencia, es un círculo vicioso infranqueable.

El poder de la inteligencia y la sabiduría actúa contra la ceguera y el error, los dos males característicos de la ignorancia y el fanatismo.

Oh Espíritus Divinos de quienes aprendía conocer la excelencia, mi Alma os llama con confianza y se abre a Vosotros con amor.

La sabiduría es la elección del mejor de todos los datos accesibles a la inteligencia. La sabiduría opera desde su seno por eliminación.

En la imposibilidad de distinguir lo que perdió, de apreciar netamente su situación, el aspirante perdido tomará aquí fácilmente el Bien por el Mal, y se imaginará con testarudez estar en el camino de la Luz, estando en el de la Ignorancia.

El error nos trae la confusión interior, nos saca el sentido del Bien y del Mal, de lo Justo y de lo Injusto, de lo Bello y de lo Feo.

Acuérdame el Espíritu de Temor, temor filial que, unido al respeto y al amor, hará evitar con cuidado todo lo que puede disgustar a Dios nuestro Padre.

La ceguera reina como maestra en el alma de todo lo mundano, de lo fanático.

La Fe es la única verdadera Ciencia, y la única vía de la Regeneración y de la Salvación.

La inteligencia y la sabiduría siempre van a la par, pero la inteligencia sin la sabiduría, es peor que la ignorancia y el fanatismo.

La ceguera se opone a la inteligencia y el error a la sabiduría.

La Historia nunca se circunscribe a un determinado acontecimiento, y de que los prejuicios, a menudo, son más tenaces que los propios hechos.

La ciencia humana te será inútil cuando tengas que morir. No te servirá de nada haber sido filósofo o matemático.

La Ignorancia es fruto del orgullo.

Acuérdame el Espíritu de Inteligencia, que me esclarece en el conocimiento de las Verdades Eternas. Lo que atrae en las almas el Espíritu de Inteligencia, es la Fe y la Humildad.

No serás más feliz o desdichado por haber sabido o ignorado una infinidad de cuestiones.

La ceguera nos vela las realidades espirituales disimuladas bajo las apariencias, y se puede decir que, por ella, las Verdades Eternas se vuelven inaccesibles al Hombre perdido.

Acuérdame el Espíritu de Ciencia, que me enseña que la ciencia de la salvación es la sola ciencia necesaria, la única de la cual ninguna ciencia humana puede prescindir.

Por el error, el aspirante perdido no está más en estado de percibir lo que le es útil, y cuando el alma ha llegado tan lejos en esta caída hacia la ignorancia, que se puede difícilmente pensar en un ascenso por sus propios medios.

Acuérdame el Espíritu de Piedad, que me da una atracción filial del corazón hacia Dios y por ello me vuelve Su Servicio fácil y agradable.

Acuérdame el Espíritu de Fuerza, que no me deje tan débil frente al más leve esfuerzo, tan débil cuando hay que obedecer en vez de hacer mi voluntad, trabajar cuando no tengo deseos, vencerme al fin cuando la santa ley de Dios lo ordena.

Acuérdame el Espíritu de Consejo, que esclarece mi ruta hacia el cielo e impide perderme, como el viajero imprudente que se lanza sin guía en una ruta desconocida y peligrosa.

La Sabiduría nos hace juzgar todas las cosas, según la más alta de todas las Causas, de la cual todas las demás dependen sin que ella dependa de ninguna otra.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Cuando tomas conciencia de que todo lo que experimentas está en tu interior, esa vuelta a casa radical es la iluminación.

La práctica-realización de la iluminación completa, es conciencia fundamental de la realidad más allá del dualismo. Es darse cuenta de la realidad y experimentar esa realidad.

La experiencia de la iluminación proviene del esfuerzo sincero tanto del maestro como del discípulo.

A los discípulos se les dice que el deseo de iluminarse –el cual en realidad es el deseo de escapar del sufrimiento– es lo que los está previniendo de llegar a la iluminación.

Por iluminación entiendo el creer en la nada, creer en algo sin forma ni color que está dispuesto a tomar forma o color. Esta iluminación constituye la verdad inmutable.

La iluminación siempre esta ahí. La pequeña iluminación traerá la gran iluminación. Si respiras y eres consciente de que estas vivo, de que puedes tocar el milagro de estar vivo, ese es un tipo de iluminación.

La iluminación es simplemente ver las cosas como realmente son.

Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontáneo por la liberación y la iluminación.

Iluminación es descubrir la verdad que llevamos dentro.

La iluminación se une a las energías colectivas útiles y centradas en el amor, lo bueno y lo verdadero.

No hay principio a la iluminación, no hay medio ni fin. Si todavía ves la iluminación como una experiencia, no es la iluminación.

La iluminación es entender que no hay adónde ir, nada que hacer, y nadie tiene que ser excepto exactamente quién estás siendo ahora.

La iluminación es actualizar el potencial ilimitado y experimentar lo máximo en cada momento de la vida como algo nuevo. Viviendo en este espacio divino es la mejor vida y el mayor servicio a la sociedad.

La iluminación no es un logro o una conquista, sino que consiste en regresar a casa.

No hacemos a la ligera la idea de la iluminación, pero lo más importante es este momento, no hay algún día en el futuro. Tenemos que hacer nuestros esfuerzos ahora mismo. Esto es lo más importante para nuestra práctica.

Cuando la atención consciente es continua e inamovible, aparece en el monje, la atención consciente como factor de iluminación.

La iluminación no es un estado especial de perfección reservado para seres de otra dimensión.

Examinando temas que aparentemente son en extremo polémicos. Dentro del espíritu renovador de la página de LA iluminación de buscar la paz espiritual.

Cuando un hombre ha alcanzado el samadhi, la iluminación definitiva, la unión con Dios, ser uno con Dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

La iluminación espiritual es el esclarecimiento previo, es la percepción cuando la luz del alma fluye y se nutre constantemente desde la fuente.

Cuando sigue examinando e investigando el Dharma, aparece en el monje la energía como factor de iluminación.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

Aquel que a través de su estado de iluminación ya no diferencia entre el alma inmortal y la existencia, ni tampoco entre el universo y la existencia; a este hombre se le reconoce como un liberado en vida.

Mantén siempre tu mente tan luminosa y clara como el vasto cielo, el gran océano y el pico más alto: vacía de todo pensamiento. Mantén siempre tu cuerpo lleno de luz y calor. Llénate a ti mismo con el poder de la sabiduría y la iluminación.

Cultiva la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

La iluminación debe basarse en la práctica.

Desarrollar cualidades espirituales por medio de la práctica de las seis paramitas. Paramita se traduce por disciplina para el logro de la Iluminación.

Rotar sobre su propio eje no es el único movimiento para el alma humana. También está su giro alrededor del Sol de una iluminación inagotable.

La iluminación no es una piedra filosofal que tenemos que encontrar.

Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad… lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.

No es que menospreciemos la idea de lograr la iluminación, sino que lo más importante es el momento actual.

La Iluminación Espiritual es desaparecer todo EGO, y toda preocupación.

La tecnología y la ciencia son incapaces de resolver nuestros problemas. La tecnología puede utilizarse para fines buenos o malos. Sólo cuando se emplea con iluminación, sabiduría y equilibrio puede ayudarnos de verdad.

Solo hay una calamidad: la ignorancia. Y solo hay una solución: la iluminación.

La iluminación espiritual es una constante invitación, a través de cada momento de nuestra vida, a abrazarnos tal como somos, con todas nuestras imperfecciones.

Hay una energía vital muy intensa contenida en el cuerpo. La energía de la Iluminación Espiritual es extremadamente enérgica que tienes que experimentar.

Hay cristales que son necesarios eliminar para poder ver la luz interior, prescindamos de ellos aquí y ahora para lograr la iluminación espiritual.

No tengas la arrogancia de pretender que buscas la Iluminación; la Iluminación no puede verse.

La paz solo puede venir como una consecuencia natural de la iluminación universal y de la fusión de razas, y aún estamos lejos de esta dichosa realización.

La iluminación es la iluminación.

Es su derecho de nacimiento tener una vida poderosa, pacifica y significativa. Usted verdaderamente puede lograr la iluminación con una vida pacifica, porque usted ya esta iluminado ahora mismo.

Ten el valor de utilizar tu propio razonamiento. Ese es el lema de la iluminación.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

La iluminación es un fenómeno sorpresa, que abre en el ser humano la puerta a la grandeza divina y que viene acompañado de dos cambios sustanciales: el desmoronamiento del ego y la trascendencia del ser, del mundo finito a lo infinito.

La iluminación es una condición en la que el individuo ha llegado al extremo de una relación con la vida fundamentalmente centrada en el yo.

La iluminación sólo puede suceder cuando estás tan en silencio, tan relajado, que casi no estás. Tan sólo un puro silencio, e inmediatamente la explosión, la explosión sin fronteras de tu alma luminosa.

Cuando en el budismo hablamos de la Iluminación, nos referimos a este estado de Conocimiento Superior, Amor, Compasión y Energía.

Y mientras estés sometido al nacimiento y muerte, nunca lograrás la iluminación.

Cuando el cuerpo y la mente del monje están calmados en el arrebatamiento, aparece en él la tranquilidad como factor de iluminación.