LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

LIBÉRATE DE LO MUNDANO
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR PAUL WATZLAWICK

IMÁGENES DEL ESCRITOR PAUL WATZLAWICK

FRASES COINCIDENTES

PAUL WATZLAWICK

| FRASES | ESCRITOS |

La locura ha sido considerada siempre como la desviación de una norma que se consideraba en sí misma la verdad última, definitiva, tan definitiva que ponerla en duda era de por sí síntoma de locura o maldad.

Llegar a ser conscientes de quiénes somos realmente exigiría salir fuera de nosotros mismos y vernos objetivamente.

Un sádico, dice el mote conocido, es el que trata con delicadeza al masoquista.

El destino conduce al dócil, arrastra al desazonado.

¿Cuáles son las características que lo permiten y determinan? ¿Cómo se generan los problemas en nuestras vidas y cómo podemos solucionarlos? ¿Es la solución acertada hacer más de lo mismo?

La creencia de que la propia visión de la realidad es la única realidad, es el más peligroso de todos los delirios.

Yo no hice, yo no te lo dije. La comunicación verbal no puede reducirse a esta relación causa-efecto, sino que se trata de un proceso cíclico de intercambio constante.

Lo que es problemático no es absoluto y de algún modo inherente a la naturaleza de las cosas, sino que depende del caso particular y del punto de vista implicado.

En el ámbito de la psicoterapia, la aproximación estratégica demuestra cómo los problemas humanos, por complejos que sean, no tienen por qué requerir largas hospitalizaciones o soluciones complicadas.

En un universo en el que todo es azul, el concepto de lo azul no puede desarrollarse, debido a la ausencia de colores que sirvan como contraste.

La más peligrosa manera de engañarse a sí mismo es creer que sólo existe una realidad.

La venganza se quiere realizar cuando uno se encuentra impotente; si se elimina la sensación de impotencia, desaparece el deseo de venganza.

Lo más importante en una idea fija es que es capaz de crear su propia realidad.

Lo que busca no está en el lugar donde busca.

Parodia de la autoayuda, donde el lector puede encontrar algo de sí mismo, su propio estilo de convertir lo cotidiano en insoportable y lo trivial en desmesurado… ¡Ya basta de buscar la felicidad!

Gran parte del proceso de socialización consiste en enseñar al niño aquello que no debe ver, no debe oír, no debe pensar, sentir o decir.

Existen dos tipos diferentes de cambio: uno que tiene lugar dentro de un determinado sistema, que en sí permanece inmodificado, y otro, cuya aparición cambia el sistema mismo.

En oposición a un punto de vista muy común y de hondas raíces -que el orden y el caos no son verdades objetivas, sino que, al igual que otros muchos aspectos de la realidad, son dimensiones o valores que dependen de la perspectiva del observador.

Un aforismo del psicólogo norteamericano Alan Watts dice que la vida es un juego cuya primera regla es: esto no es un juego, es muy serio.

El constructivismo radical, por lo tanto, es radical porque rompe con las convenciones y desarrolla una teoría del conocimiento en la que el conocimiento no refleja un «objetivo» realidad ontológica.

Este axioma es paradójico: Ninguna persona puede dejar de comportarse y, dado que cualquier conducta conlleva un acto de comunicación, es imposible no comunicarse.

La madurez es la capacidad de hacer lo que está bien, aun cuando los padres lo recomiendan.

Aquí tendríamos otro efecto de la evitación, es decir, su virtud de atraer en determinadas circunstancias justamente lo que pretende evitarse.

Donde sale humo hay fuego, afirma una de estas conocidas perlas de la sabiduría. Aunque, como solía añadir el humorista Roda Roda, también puede salir del estiércol fresco.

Si se acepta que la normalidad mental no se puede definir objetivamente, entonces el concepto de enfermedad mental también es indefinible. Así, ¿Qué podemos decir de la terapia?

Persistencia y cambio han de ser considerados conjuntamente, a pesar de su naturaleza aparentemente opuesta.

Toda percepción y todo pensamiento son relativos y operan por comparación y contraste.

Toda conducta es comunicación, ya no manejamos una unidad-mensaje monofónica, sino más bien un conjunto fluido y multifacético de muchos modos de conducta -verbal, tonal, postural, contextual, etc.- todos los cuales limitan el significado de los otros.

En las relaciones humanas y en la interpretación de las mismas no existen verdades sencillas, lo normal es que no se dé la uniformidad, sino la diversidad de formas de acción e interpretación.

Cuando se le preguntó al maestro Shin-t'ou cuál era el contenido último del budismo, respondió: No lo comprenderéis hasta que no lo tengáis. Pero, quien una vez lo ha tenido, no necesita ya, evidentemente, ninguna explicación.

Una población de cuatro millones de habitantes no es tan sólo diferente de un individuo cuantitativamente, sino cualitativamente, debido a que implica sistemas de interacción entre los individuos.

Es el lenguaje del hemisferio derecho. En él se expresa la concepción del mundo y es, por tanto, también la llave del ser en el mundo y del sufrir por el mundo de una persona.

Unos axiomas simples sobre el comportamiento en las relaciones humanas. Si queréis comunicaros, sed más amorosos, es necesario el amor, no el lenguaje.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La percepción clara y consciente del yo eterno es el único despertar o iluminación, es la única liberación ilusoria de una esclavitud ilusoria, es el despertar del sueño viviente.

Llega al punto en que sólo quede el dueño de casa, sin que vengan huéspedes. Sólo entonces Dios, sólo entonces el estado de nirvana, la iluminación, la suprema luz, la verdad, o como quieras llamarlo, golpeará a tu puerta.

La paz solo puede venir como una consecuencia natural de la iluminación universal y de la fusión de razas, y aún estamos lejos de esta dichosa realización.

La iluminación es una condición en la que el individuo ha llegado al extremo de una relación con la vida fundamentalmente centrada en el yo.

La identificación recíproca y natural (del ego y del reflejo de la consciencia) persiste mientras se la considera real; las otras dos identificaciones se desvanecerán cuando terminen los efectos del karma y cuando surja la iluminación.

Dirigir la atención al interior conduce a la liberación de los sentimientos ordinarios, y te permite llegar al trascendente reino de la suprema Iluminación.

En la práctica del zazen para la iluminación te conviertes en un charco de descanso, sin ondas algunas de deseo, sin ir alguna parte, sin ambición alguna.

La Iluminación es un estado de energía mental y espiritual inagotable e inconmensurable.

La iluminación espiritual es la experiencia de lo divino.

No hay principio a la iluminación, no hay medio ni fin. Si todavía ves la iluminación como una experiencia, no es la iluminación.

Si a la Presencia «YO SOY» se le pide Luz, Amor, Sabiduría, Poder o Iluminación, es imposible ser egoísta. Una no va con la otra, «YO SOY» elimina lo negativa.

La iluminación espiritual es una apertura radical hacia el regalo extraordinario de haber obtenido una experiencia humana.

El ideal para todo el ser humano es la Iluminación, la Budeidad.

Es su derecho de nacimiento tener una vida poderosa, pacifica y significativa. Usted verdaderamente puede lograr la iluminación con una vida pacifica, porque usted ya esta iluminado ahora mismo.

En este mundo, los aspirantes pueden encontrar la iluminación mediante dos caminos. Para la persona contemplativa está el camino del conocimiento; para la persona activa está el camino de los actos desinteresados. Fuente:

Cultiva la tranquilidad como factor de iluminación.

El no-tiempo, la no-dualidad. Es la iluminación evolutiva a la consciencia de unidad, es la inmediatez liberadora del presente eterno sin principio ni fin.

La experiencia de la iluminación proviene del esfuerzo sincero tanto del maestro como del discípulo.

La iluminación es un estado de paz indescriptible, una paz profunda y apasionada, no fría y vacía como tus pensamientos. Una vez que te das cuenta de este estado, no puedes perderlo.

En el transcurso del tiempo uno no siente ni siquiera la existencia de Dios. Después de alcanzar la iluminación uno ve que los dioses y las deidades son todos mayas.

Es un estado de no saber, eso es la iluminación. Y cuando estás realmente inmerso en no saber y no querer saber, no puede haber ninguna experiencia. No hay tiempo para ninguna experiencia.

La iluminación es la intimidad con todas las cosas.

La iluminación espiritual no puede ser dado, quitado ni perdido, por lo tanto no tenemos que convertirnos ni en maestros ni en discípulos.

No existe una diferencia fundamental entre la preparación para la muerte y la práctica de la muerte, y la práctica espiritual que conduce a la iluminación.

El ámbito de su conocimiento son doctrinas que tienen como característica la meditación; en la acción, se alejan de la Iluminación y se confunden al hundirse en el polvo, quedando atrapados en él, incapaces de liberarse.

Aquellos que perfeccionan sus mentes en los Factores de Iluminación, sin ataduras, deleitándose en el abandono de la avidez, esos, libres de corrupción, esclarecidos, alcanzan el Nirvana incluso en este mundo.

¿Qué es más importante: alcanzar la iluminación o alcanzar la iluminación antes de alcanzar la iluminación?

Cuando el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación.

El despertar es un instante de comprensión, donde se hace evidente que la falta de iluminación era solo un pensamiento, una creencia de que no era libre.

Quien sepa que nada depende de nada habrá encontrado el Camino. Y quien sepa que la mente depende de nada siempre está en el lugar de la iluminación.

No se trata en absoluto de practicar la meditación o de buscar la Iluminación; se trata de mirar dentro de uno mismo, de ver dentro de nuestra propia Naturaleza.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

La iluminación es el estado de la mente pura. Es conocimiento no dualista y se llama sabiduría primordial. Sus experiencias son auténticas; es decir, no tienen ilusión. La mente pura es libre y dotada de numerosas cualidades.

El camino de la Iluminación es natural.

Iluminación: estás constantemente buscando un nuevo terreno donde no sabes cómo caminar, eso es un proceso espiritual.

La iluminación no es más que la ausencia total de resistencia a lo que es. Fin de la historia.

Tienes que encender tu propia lámpara; nadie más te dará la salvación. El método simple para la iluminación es conocerse primero a sí mismo.

La iluminación es el estado de paz que sucede cuando el flujo de pensamientos se calma.

Descansa tus esperanzas en la base de la atención y haz tu morada en el principio de las cosas; sólo en medio del silencio esencial puedes encontrar la iluminación espiritual.

En el mercado de la iluminación unos gustan de sentirse que están en un camino espiritual y comercializan sabiduría como si tratase de una mercancía.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

Cuando este arrobamiento espiritual emerge en alguien que ya posee la energía, surge en el monje el arrobamiento como factor de iluminación.

Iluminación es la solución a la búsqueda de Dios y no la encuentran en un lugar externo, si no más bien la encuentran en el interior.

No hay razón para perder la risa. Si alcanzas La iluminación Espiritual o el estado extático, la risa es todo lo que queda.

La iluminación no es la consecuencia de un deseo, es una comprensión que va destruyendo la idea del yo.

Desarrollar cualidades espirituales por medio de la práctica de las seis paramitas. Paramita se traduce por disciplina para el logro de la Iluminación.

La insuperable y sublime Iluminación es, en esencia, inherente a cualquier persona.

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual.