LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCUCHA TU INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

GRÁFICOS ESCRITOR MIGUEL DE CERVANTES

IMÁGENES ESCRITOR MIGUEL DE CERVANTES

FRASES COINCIDENTES

MIGUEL DE CERVANTES

| FRASES | ESCRITOS |

El amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento.

La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde.

Sé quién soy y quién puedo ser, si así lo elijo.

En la juventud aprendemos, en la vejez entendemos..

Sé lento con la lengua y rápido con el ojo.

No busques en nidos de antaño, pájaros volando.

Al poseedor de las riquezas no le hace dichoso el tenerlas, sino el gastarlas, y no el gastarlas como quiera, sino el saberlas gastar.

No seas ni siempre riguroso ni siempre blando y escoge entre estos dos extremos; que en ello está el punto de la discreción.

Sé breve en tus razonamientos, que ninguno hay gustoso si es largo.

Porque la esperanza siempre nace al mismo tiempo que el amor.

No hubo abrazos, porque donde hay un gran amor a menudo hay poca representación.

La abundancia de las cosas, aunque sean buenas, hace que no se estimen, y la carestía, aún de las malas, se estima en algo.

Cada uno es artífice de su propia ventura.

¿No sabes tú que no es valentía la temeridad?

Tal vez en la llaneza y en la humildad suelen esconderse los regocijos más aventajados.

Ninguna ciencia, en cuanto a ciencia, engaña; el engaño está en quien no sabe.

Solo una cosa tiene mala el sueño, según he oído decir, y es que se parece a la muerte, pues de un dormido a un muerto hay muy poca diferencia.

En las desventuras comunes se reconcilian los ánimos y se estrechan las amistades.

No hay recuerdo que el tiempo no borre ni pena que la muerte no acabe.

En la lengua consisten los mayores daños de la vida humana.

La pluma es la lengua del alma.

Por la calle del «ya voy» se va a la casa del «nunca».

Aunque la traición aplace, el traidor aborrece.

Pudor es un encanto que duplica los encantos de la hermosura.

No hay camino que no se acabe si no se le opone la pereza.

Oficio que no da de comer a su dueño, no vale dos habas.

Las armas requieren espíritu como las letras.

¿Qué locura o desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías?

No hay en la tierra, conforme a mi parecer, contento que se iguale a alcanzar la libertad perdida.

Quien canta, sus males espanta.

Al que mal vive, el miedo le sigue.

La figura de la muerte, en cualquier traje que venga, es espantosa.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…

Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre.

Para dar y tener, seso es menester.

El tiempo madura todas las cosas, ningún hombre nace sabio.

Amistades que son ciertas nadie las puede turbar.

Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus hechos.

El amor es invisible y entra y sale por donde quiere, sin que nadie le pida cuenta de sus hechos.

La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.

Promesas de enamorados, por la mayor parte son ligeras de prometer y muy pesadas de cumplir.

Las venganzas castigan, pero no quitan las culpas.

La pluma es la lengua del alma; cuales fueron los conceptos que en ella se engendraron, tales serán sus escritos.

Si hay música no puede haber nada malo.

El hacer bien a villanos es echar agua en la mar.

La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.

¿Es posible que vuestra merced no sabe que las comparaciones que se hacen de ingenio a ingenio, de valor a valor, de hermosura a hermosura y de linaje a linaje son siempre odiosas y mal recibidas?

Las esperanzas dudosas han de hacer a los hombres atrevidos, pero no temerarios.

Una retirada no es una derrota.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La iluminación es un fenómeno sorpresa, que abre en el ser humano la puerta a la grandeza divina y que viene acompañado de dos cambios sustanciales: el desmoronamiento del ego y la trascendencia del ser, del mundo finito a lo infinito.

Cuando en el budismo hablamos de la Iluminación, nos referimos a este estado de Conocimiento Superior, Amor, Compasión y Energía.

La iluminación destruye todas las ficciones. Te deja la consciencia esencial de tu propio ser.

Tu alma en la unidad viviente alcanza la verdadera iluminación; unidad con Dios.

Aquel que a través de su estado de iluminación ya no diferencia entre el alma inmortal y la existencia, ni tampoco entre el universo y la existencia; a este hombre se le reconoce como un liberado en vida.

Comprender la existencia armoniosa del aquí y el ahora es la esencia del Dharma y la espiritualidad. El Dharma es un camino a La Iluminación Espiritual.

La iluminación no es la consecuencia de un deseo, es una comprensión que va destruyendo la idea del yo.

Cultiva la energía como factor de iluminación.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

No es la búsqueda de estados mayores y mayores de felicidad y dicha lo que conduce a la iluminación, sino el anhelo de la realidad y la insatisfacción rabiosa con vivir algo menos que una vida plenamente auténtica.

La Iluminación Espiritual es comprender que todo ES, como debe SER.

YO SOY la plena comprensión e iluminación de esta cosa que quiero saber y comprender.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

La iluminación espiritual es la verdadera rebelión. Destruye las ficciones. Te deja sólo con lo que existe. La consciencia esencial de tu propio ser.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado. La intención de hacer algo es de por sí la iluminación.

No crear falsas ilusiones es la iluminación.

La Iluminación es un estado de visión Trascendental, libre de toda ignorancia y puntos de vista erróneo.

La iluminación siempre esta ahí. La pequeña iluminación traerá la gran iluminación. Si respiras y eres consciente de que estas vivo, de que puedes tocar el milagro de estar vivo, ese es un tipo de iluminación.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

El Zen es la única religión del mundo que enseña la iluminación repentina. Dice que la iluminación no lleva tiempo; puede ocurrir en un momento.

No hacemos a la ligera la idea de la iluminación, pero lo más importante es este momento, no hay algún día en el futuro. Tenemos que hacer nuestros esfuerzos ahora mismo. Esto es lo más importante para nuestra práctica.

No es que menospreciemos la idea de lograr la iluminación, sino que lo más importante es el momento actual.

La intención última de Buda es conducir a todos los seres sintientes a la felicidad suprema de la iluminación mostrándoles el camino del amor supremo.

La iluminación espiritual es una constante invitación, a través de cada momento de nuestra vida, a abrazarnos tal como somos, con todas nuestras imperfecciones.

Todos los caminos de bondad conducen a la iluminación y al despertar

Todo el camino espiritual se puede describir en el contexto del refugio. La perfección del refugio es la Iluminación, el único que no necesita tomar refugio es el Buda.

La iluminación espiritual es una apertura radical hacia el regalo extraordinario de haber obtenido una experiencia humana.

La iluminación no se alcanza después de entender la verdad. Darse cuenta de la verdad es vivir, existir aquí y ahora.

El budismo tibetano reconoce que para alcanzar la iluminación se necesitan ambos aspectos, el femenino y el masculino; es decir, sabiduría y compasión, a los cuales nos referimos en algunas ocasiones como sabiduría y método.

Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

La meditación trae la iluminación, trae el florecimiento, es la expresión del ser.

Hay cristales que son necesarios eliminar para poder ver la luz interior, prescindamos de ellos aquí y ahora para lograr la iluminación espiritual.

Una gran duda acaba siendo una gran Iluminación, una pequeña duda acaba siendo una pequeña Iluminación, ninguna duda da como resultado ninguna Iluminación

Una experiencia tiene un comienzo, un medio y un final. La iluminación está más allá del tiempo. Es el fin de los tiempos, de verdad. Y es para siempre: infinito.

Quien sepa que nada depende de nada habrá encontrado el Camino. Y quien sepa que la mente depende de nada siempre está en el lugar de la iluminación.

Ora a Dios con lágrimas en los ojos cuando quieras iluminación o te encuentras frente a cualquier duda o dificultad. El Señor eliminará todas vuestras impurezas, aplacará vuestra angustia mental y os dará iluminación.

La Iluminación es libre de todas esas formas habituales de pensamientos parcializados, negativos, distorsionados y oscuros, libre de todo prejuicio y de todo tipo de condicionamiento mental.

La iluminación y los seres sintientes es para todos aquellos que desean con sinceridad liberar de manera permanente a los seres sintientes del sufrimiento.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, no como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación.

Os saludo, amigos míos, con el saludo de la paz y agradecido por vuestra paciencia al seguir mis escritos en «La iluminación» durante este tiempo.

El desapego es iluminación porque niega las apariencias.

Expresado en la terminología budista, debemos comenzar con la iluminación y proseguir hacia la práctica y luego hacia el pensar.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

El único paso vital para la iluminación: aprende a dejar de identificarte con tu mente para que la luz de la conciencia se vuelva más fuerte.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

La Iluminación es un estado de energía inagotable y de espontaneidad absoluta, que se vuelcan continuamente en una acción creativa ininterrumpida.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

Un hombre común busca la libertad a través de la iluminación. Un hombre iluminado expresa la libertad a través de ser ordinario.

El ideal de la Iluminación es «El Ideal» natural para el ser humano, porque éste corresponde tanto a su naturaleza intrínseca como a sus necesidades más profundas.