LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

VIVE EL AQUÍ Y EL AHORA
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR JOAQUIN GONZALEZ

IMÁGENES DEL ESCRITOR JOAQUIN GONZALEZ

FRASES COINCIDENTES

JOAQUIN GONZALEZ

| FRASES | ESCRITOS |

La conciencia del ser humano del siglo XXI está abriendo la puerta a una nueva concepción de quiénes somos. Que el ser humano es un ser ante todo energético.

En un momento de mi vida pude ver y sentir esta realidad energética; en realidad incluso aquello que llamamos «físico», el cuerpo, los tejidos, hasta los huesos, sigue siendo un nivel de energía, vibrando a una frecuencia específica.

Cuando la Merkaba esta activada alrededor del cuerpo, es posible estar en completa protección, generada por el Amor del Universo.

El ser humano es un ser energético. Al igual que incorporamos una anatomía física, tenemos también una anatomía energética.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La liberación, iluminación o despertar no es otra cosa que intuir el innombrable estado de potencialidad total previo a la llegada de la consciencia.

La iluminación es el estado de paz que sucede cuando el flujo de pensamientos se calma.

Los genuinos aspirantes a la auténtica Iluminación deberían primero interrogarse a sí mismos, para de ese modo descubrir su inherente luz espiritual.

Cuando abandonas la idea de la iluminación te das cuenta de aquello a lo que apunta la idea de la iluminación.

La iluminación espiritual es caminar en lo oscuro llevando consigo la luz, cambiando sin fijación, alcanzando la fuente de la unidad suprema para responder infinitamente.

El no-tiempo, la no-dualidad. Es la iluminación evolutiva a la consciencia de unidad, es la inmediatez liberadora del presente eterno sin principio ni fin.

El Ideal de la Iluminación no es un ideal artificial, porque para el humano éste no es una imposición arbitraria externa, sino que corresponde con su propia naturaleza.

La insuperable y sublime Iluminación es, en esencia, inherente a cualquier persona.

Aquel que a través de su estado de iluminación ya no diferencia entre el alma inmortal y la existencia, ni tampoco entre el universo y la existencia; a este hombre se le reconoce como un liberado en vida.

La iluminación es la iluminación.

Si su liberación se convierte en su única prioridad, todo se abrirá para usted. La iluminación no sucederá al margen.

La iluminación es el final de la relación dolorosamente centrada en el yo.

El zen es la base para alcanzar la Iluminación y ejercer la maestría.

La iluminación espiritual es una apertura radical hacia el regalo extraordinario de haber obtenido una experiencia humana.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

La iluminación está ahí aún antes de que la practiquemos. Ésta es la comprensión errónea. Los anteojos mismos son la iluminación y ponérselos es también la iluminación.

La Iluminación Espiritual es comprender que todo ES, como debe SER.

La iluminación es cuando tu cuerpo está completamente en el sueño más profundo posible y tu consciencia está en la cima.

La iluminación no es un estado especial de perfección reservado para seres de otra dimensión.

La iluminación espiritual no puede ser dado, quitado ni perdido, por lo tanto no tenemos que convertirnos ni en maestros ni en discípulos.

El conocimiento emplea la antorcha para mostrar el camino. La iluminación, es en si la misma antorcha.

Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, no como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación.

No tengas la arrogancia de pretender que buscas la Iluminación; la Iluminación no puede verse.

Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a sí mismo es la iluminación.

Hasta que alcancéis la iluminación el Maestro Espiritual es indispensable.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

Hay una energía vital muy intensa contenida en el cuerpo. La energía de la Iluminación Espiritual es extremadamente enérgica que tienes que experimentar.

En el transcurso del tiempo uno no siente ni siquiera la existencia de Dios. Después de alcanzar la iluminación uno ve que los dioses y las deidades son todos mayas.

Rotar sobre su propio eje no es el único movimiento para el alma humana. También está su giro alrededor del Sol de una iluminación inagotable.

Si tantos sabios se han esforzado tanto para lograr la iluminación espiritual, es porque es la mayor alegría que uno puede conseguir en la Tierra.

La Iluminación es un estado de conciencia clara y pura, un estado de Visión Espiritual directa, un estado de Conocimiento Superior.

La Iluminación es un estado de perfecta libertad, ausente de toda clase de limitación subjetiva.

Maestro, qué conseguiré al alcanzar el Satori, iluminación Espiritual preguntó el joven. Conseguirás llegar a casa por la noche y dormir plácidamente.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

Cuando tomas conciencia de que todo lo que experimentas está en tu interior, esa vuelta a casa radical es la iluminación.

Cuando la atención consciente es continua e inamovible, aparece en el monje, la atención consciente como factor de iluminación.

Os saludo, amigos míos, con el saludo de la paz y agradecido por vuestra paciencia al seguir mis escritos en «La iluminación» durante este tiempo.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

YO SOY la plena comprensión e iluminación de esta cosa que quiero saber y comprender.

El sabio no necesita de milagros para alcanzar la iluminación.

La iluminación nunca pone obstáculos a la verdad, su luz, sabe que ella siempre encuentra su camino.

Cuando posees conocimiento, empleas una antorcha para mostrar el camino. Cuando posees la iluminación espiritual, te conviertes tú mismo en antorcha.

La percepción clara y consciente del yo eterno es el único despertar o iluminación, es la única liberación ilusoria de una esclavitud ilusoria, es el despertar del sueño viviente.

La iluminación no es una piedra filosofal que tenemos que encontrar.

La iluminación no es un logro o una conquista, sino que consiste en regresar a casa.

Una practica diaria diligente es iluminación.

El despertar es un instante de comprensión, donde se hace evidente que la falta de iluminación era solo un pensamiento, una creencia de que no era libre.

Al permanecer aquietado no se mira la mente como punto de referencia de quien eres. Lo que realmente eres no es ninguna idea de ignorancia o de iluminación.

La iluminación no sólo es atemporal. También es hermosa, verdadera e indestructible. Más que cualquier cosa separable o condicionada.

Hay cristales que son necesarios eliminar para poder ver la luz interior, prescindamos de ellos aquí y ahora para lograr la iluminación espiritual.