LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCUCHA TU INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

GRÁFICOS ESCRITOR DRUNVALO MELCHIZEDEK

IMÁGENES ESCRITOR DRUNVALO MELCHIZEDEK

FRASES COINCIDENTES

DRUNVALO MELCHIZEDEK

| FRASES | ESCRITOS |

Al miedo hay que asustarlo. Hay que retarlo, llamarlo, invitarlo a entrar, y jugar de local: Hay que asustar al miedo para perder el miedo.

Cuando entremos nuevamente en el estado del Corazón Viviente, y comencemos a soñar del modo que lo hacíamos hace millones de años, nos daremos cuenta de que podemos cambiar cualquier cosa.

Somos ET’s. Los delfines también lo son; vinieron de Sirio con las ballenas. Muchos Pleyadianos están aquí desde hace mucho.

El mundo está tan metido en el miedo ahora mismo, con tanto temor y tan perdido; que no sabe cómo hacer las cosas.

Yo estoy consistentemente presente dentro de cada momento, sabiendo que esta consciencia hace brillar las más grandes posibilidades y potenciales de mi vida.

Eres Dios viviendo una experiencia humana.

Los ángeles no tienen forma. Se nos aparecen de manera diferente dependiendo de cómo y en qué creamos.

Las viejas formas, las formas con las que estamos familiarizados, comienzan a DISOLVERSE a maneras que son un tanto desconcertantes. Al mismo tiempo, nuevas formas comienzan a reemplazarlas, que son muy refrescantes porque son amorosas, amables y fáciles.

El corazón espiritual aquel donde se generan los pensamientos, el señor Jesucristo en repetidas ocasiones hablaba del corazón como ese enlace entre DIOS y el hombre.

Si no comprendemos que nuestros patrones de creencias son las piedras de tropiezo sobre el camino de los milagros, ¿cómo podremos alcanzar nuestro destino?

Nuestro espíritu es infinitamente más viejo: no ha habido un tiempo en el que no hayamos existido, como nunca habrá un tiempo en el que no existiremos.

El hacer, ese 'tengo que hacer esto o lo otro, o lograr algo' es parte de la conciencia de polaridad.

La Ascensión a los mundos espirituales mas elevados no es un proceso que solo los santos y las divinidades pueden lograr. Esto es para todos nosotros los que elegimos este camino de el Corazón, aquí en la tierra, ahora.

El mundo exterior es una proyección y una creación del mundo interior, ese que ha sido largamente olvidado por nuestros propios Corazones.

Estamos entrando en un tiempo en donde todo va a resultar obvio. Donde parezca no haber esperanza, va a aparecer el apoyo, y donde todo parezca como que no hay salida, vamos a encontrarla.

La luz del mundo ha estado en Tibet, China y la India por mucho tiempo. Se ha movido a Sudamérica, donde el latino va a ser el nuevo Tibet del mundo.

Estamos cerca del final de la polaridad y dualidad con las consecuentes ideas del Bien y el Mal; toda la estructura de lo que significa el Bien y el Mal.

La Ascensión puede lograrse sin dejar este mundo, y mientras somos concientes de todo lo que existe en nuestra Realidad.

Sabiduría del Corazón. El Corazón es un sabio y preciso guía hacia la verdad. La verdad es todo aquello que abra su Corazón y calme su mente.

La vida es entera, completa y perfecta, no le falta nada y siempre ha sido así.

Los ángeles no son una cuestión de creencias. Sé de su existencia con seguridad.

No es que todo llega a un final, es el fin de un ciclo y el comienzo de otro.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Alcancemos la iluminación en la vida cotidiana.

Hay ricos que creen que: LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL ESTÁ EN VENTA.

La iluminación es el presente en calma en el medio de la marea mental que nos lleva adelante y atrás.

Ve al origen dónde procede la luz interior. ¡Entra en el estado de la Iluminación! Conviértete en el amo de la consciencia misma.

La iluminación es simplemente un reconocimiento, no un cambio.

Si un pensamiento puede llegar a ti y salir de ti y tú puedes observarlo, entonces, este es el estado de la iluminación.

Los que entran en el camino con dianas y objetivos o tiene el apego a la idea de iluminación final o el despertar no puede avanzar.

Como para los niños Santa, no importa si la iluminación o la salvación que se ofrece son reales o no, siempre y cuando la creencia en ello sí lo sea.

La iluminación siempre esta ahí. La pequeña iluminación traerá la gran iluminación. Si respiras y eres consciente de que estas vivo, de que puedes tocar el milagro de estar vivo, ese es un tipo de iluminación.

La iluminación no es un logro o una conquista, sino que consiste en regresar a casa.

Al permanecer aquietado no se mira la mente como punto de referencia de quien eres. Lo que realmente eres no es ninguna idea de ignorancia o de iluminación.

Cuando en el budismo hablamos de la Iluminación, nos referimos a este estado de Conocimiento Superior, Amor, Compasión y Energía.

Para alcanzar la iluminación suprema uno reconoce espontáneamente su propia naturaleza original, la esencia mental que no puede crearse ni eliminarse.

La iluminación es simplemente ver las cosas como realmente son.

Un hombre común busca la libertad a través de la iluminación. Un hombre iluminado expresa la libertad a través de ser ordinario.

Sin duda, sin duda la Iluminación no existe; cualquier dogma es una ilusión.

La mente trabaja en el pasado, por lo que solo puede usar el pasado, que es lo conocido, mientras que la iluminación es un estado en el que siempre estás en lo desconocido, por lo que no puedes pensar en ello.

Estás viviendo el comienzo del Siglo XXI del Cerebro y el Milenio de la Mente, en un mundo que se está transformando desde una relativamente «oscura noche del alma» hasta una era de conciencia, desarrollo e iluminación espiritual.

La sabiduría de la Vida te está proporcionando la oportunidad para conducirte a la iluminación. No una iluminación futura, sino la que puede acontecer en ese preciso momento.

El aquí y el ahora nunca se te volverá a escapar si tienes una comprensión correcta de La Iluminación en el Zen, un entendimiento que te dará paz y calma.

El ámbito de su conocimiento son doctrinas que tienen como característica la meditación; en la acción, se alejan de la Iluminación y se confunden al hundirse en el polvo, quedando atrapados en él, incapaces de liberarse.

Cuando creemos firmemente en nuestro camino, hemos alcanzado ya la iluminación.

Si su liberación se convierte en su única prioridad, todo se abrirá para usted. La iluminación no sucederá al margen.

El Ideal de la Iluminación no es un ideal artificial, porque para el humano éste no es una imposición arbitraria externa, sino que corresponde con su propia naturaleza.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

El camino de la Iluminación es natural.

Cuando leí el nuevo reto de LA iluminación al colocar el tema de LA MEDITACIÓN para esta semana inmediatamente me acobardé. Ni modo tema muy complejo.

La iluminación sólo puede suceder cuando estás tan en silencio, tan relajado, que casi no estás. Tan sólo un puro silencio, e inmediatamente la explosión, la explosión sin fronteras de tu alma luminosa.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

No tengas la arrogancia de pretender que buscas la Iluminación; la Iluminación no puede verse.

La comprensión del Zen para la iluminación no son prácticas que debes seguir. Es el punto de partida para experimentar continuamente el aquí y el ahora.

La meditación trae la iluminación, trae el florecimiento, es la expresión del ser.

Le dijo el río al buscador: ¿Crees realmente que hay que inquietarse por la iluminación? Por muchas vueltas que dé, yo siempre estoy rumbo a mi origen.

Debes cumplir con tu deber en el mundo con amor, y eso por sí solo contribuirá significativamente a tu progreso en el camino de la iluminación.

La iluminación no es un estado alterado de conciencia. -Está saliendo de un estado alterado de conciencia.

Es un estado de no saber, eso es la iluminación. Y cuando estás realmente inmerso en no saber y no querer saber, no puede haber ninguna experiencia. No hay tiempo para ninguna experiencia.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado. La intención de hacer algo es de por sí la iluminación.

La iluminación siempre es repentina: No hay un progreso gradual hacia ella, porque toda gradación es de la mente y la iluminación no es de la mente.

Cuando un hombre ha alcanzado el samadhi, la iluminación definitiva, la unión con Dios, ser uno con Dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

Por iluminación entiendo el creer en la nada, creer en algo sin forma ni color que está dispuesto a tomar forma o color. Esta iluminación constituye la verdad inmutable.

La identificación recíproca y natural (del ego y del reflejo de la consciencia) persiste mientras se la considera real; las otras dos identificaciones se desvanecerán cuando terminen los efectos del karma y cuando surja la iluminación.

En realidad el reino de los cielos existe en nuestro interior, y por eso toda alegría y toda felicidad sale de nuestro interior. No va a rescatarnos nadie. Al experimentar el amor verdadero y alcanzar la iluminación, nos salvaremos nosotros mismos.

Hasta que no te vuelvas simple como un niño, no recibirás la iluminación divina. Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo.

En la búsqueda de la iluminación espiritual te das cuenta de que quien realmente eres no ha sido nunca tocado por ningún concepto o idea religiosa.

Estudiar los Cuerpos Sutiles del ser humano y el alma a través de la ciencia espiritual es esencial para el crecimiento y la iluminación espiritual.

El Zen es la única religión del mundo que enseña la iluminación repentina. Dice que la iluminación no lleva tiempo; puede ocurrir en un momento.

La iluminación espiritual no es un estado, una experiencia ni un objetivo que alcanzar en el futuro.

Y mientras estés sometido al nacimiento y muerte, nunca lograrás la iluminación.

No se trata en absoluto de practicar la meditación o de buscar la Iluminación; se trata de mirar dentro de uno mismo, de ver dentro de nuestra propia Naturaleza.