La iluminación espiritual

Frases Zhuangzi

Citas Zhuangzi


Quien equipara lo visible con lo invisible, no temerá las vicisitudes de la vida y de la muerte.

La vejez que no tiene mas primacía que la del tiempo, no es verdadera primacía. Ser hombre y no aventajar a los demás con hombría de bien, no es mas que vejez.

A nadie se le coge si no es en la trampa de aquello a lo que esta aficionado.

Los pies pisan el suelo; pero es aquello que no pisan lo que permite caminar. Aquello que se conoce es poco; pero, apoyado en lo poco que se conoce es posible conocer mucho.

La utilidad de la red esta en los peces que coge. Cogidos los peces, se olvida la red. La utilidad de la trampa radica en los conejos que captura. Capturados los conejos, se olvida la trampa. La utilidad de las palabras esta en las ideas que expresan.

Ser inmortales ¿Para que? El cuerpo se corrompe, así también el espíritu. ¿Podemos negar ese inmenso dolor? ¿La vida del hombre es tan absurda? ¿O es que soy el único que lo piensa, yo, el mas absurdo de entre todos?

El Cielo y la Tierra tienen funciones separadas. El ying y el yang tienen sus raíces escondidas. Conserva cuidadosamente tu cuerpo, y las cosas materiales prosperaran por si mismas.

El nacimiento de un hombre es el nacimiento de su dolor.

El hombre de espíritu ni es muy intimo de nadie ni demasiado distante.

Hay un gran árbol; su tronco es tan grueso que seria muy difícil cortarlo. Ahí sigue al borde del camino. Los carpinteros que pasan por allí ni se dignan mirarle, pero muchos viajeros se cobijan bajo su enorme sombra.

El sabio todo lo une. El necio todo lo divide.

Mejor que mostrar con un significado que el significado no es significado, utiliza el no significado para demostrarlo.

Es fácil mantenerse quieto y no dejar rastro, pero es difícil andar sin tocar la tierra.

El sabio ve lo que ve. El necio añade a lo que ve.

Nadie esta tan equivocado como el hombre que conoce todas las respuestas.

Inteligencia apropiada para desempeñar un oficio, conducta ejemplar en la sociedad, virtud pareja a la del príncipe, talento suficiente para servir al estado, todos ellos atributos que hacen a un hombre tan orgulloso como esas pequeñas criaturas.

Un pequeño saber no puede equipararse a uno grande. Ni una corta vida a una larga existencia. ¿Como se sabe que esto es así? El hongo que solo vive una mañana desconoce el ciclo de la luna. La cigarra de verano nada sabe de primaveras ni de otoños.

La amistad de los tontos es dulce como el vino.

No puede uno crecer mas por haber subido mas alto, ni tampoco puede ser mas pequeño por vivir en un lugar mas bajo.

No hay arma mas mortífera que la voluntad. Ni la mas afilada de las espadas puede comparársele.

En el contacto con las cosas, el corazón del hombre se enreda y lucha: prudencia, astucia, calma.

Aquel que se ve controlado por objetos pierde la posesión de su ser interior. Si ya no se valora a si mismo, ¿Como puede valorar a otros? Si ya no valora a otros. Queda abandonado. No le queda nada.

El nombre de las cosas es el nombre que nosotros les damos.

Lo bien hecho necesita tiempo. Lo mal hecho es irreversible. ¿Como no ser prudente? Deja que tu corazón libre vague entre las cosas; entrégate a lo inevitable y nutre tu propio centro: es la mas alta perfección.

¿Acaso puede haber hijos y nietos si antes no hubiera habido hijos y nietos?

Una rana en un pozo no puede concebir el océano.

El gran saber todo lo abarca. El pequeño todo lo divide.

Si la vida pesa mucho, las riquezas pesaran poco.

La nivelación hecha con un nivel mal nivelado no es nivelación.

Continua en lo fácil y estas en lo correcto.

Cuando el corazón esta bien, el pro y el contra se olvidan.

El hombre de espíritu, por otra parte, detesta ver que la gente se reúne a su alrededor. Evita a la multitud. Porque allí donde hay muchos hombres, existen también muchas opiniones y pocos acuerdos.

Permanece quieto, se puro; no fatigues tu cuerpo, no perturbes tu esencia vital, y vivirás por siempre.

Cuando mas firmemente insistimos en que todos los demás sean razonables, nos volvemos nosotros mismos irrazonables.

Cortando cada día una mitad a un palo de un pie de largo, no se acabara en diez mil siglos.

¿Este inmenso azul del cielo es su verdadero color o es el efecto de la distancia infinita?

Si el agua es poco profunda no puede sostener un barco; pero el agua de un tazón volcada en un pequeño hoyo puede hacer un barco de una simple hoja de hierba.

El hombre de verdad ve lo que ve el ojo y no le añade nada que no este ahí.

Las extremidades de los patos son cortas pero si pretendes alargarlas, será con dolor. Las patas de las grullas son largas pero si las acortas, será también con dolor.

Cuando inspecciones un templo, no te olvides de recorrer también los retretes.

Las palabras deben siempre detenerse ante lo que el entendimiento ignora.

El buen orden resulta espontáneamente cuando se dejan las cosas a si mismas.