LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

LOS VERDADEROS AMIGOS

FRASES Y CITAS MIJAIL TAL

CITAS Y PENSAMIENTOS MIJAIL TAL

CITAS Y PENSAMIENTOS MIJAIL TAL

RESULTADOS PARA MIJAIL TAL

MIJAIL TAL

| FRASES | ESCRITOS |

A la pregunta: ¿Qué representó para usted el cálculo de sus probabilidades de victoria en el Torneo de Portoroz?, el excampeón mundial Tal respondió: Para mí, el tablero de ajedrez es un campo de batalla y no los libros de un contable.

Tuve suerte porque 1960 fue bisiesto y pude ser campeón un día más. Pero eso no me preocupa, porque el título de campeón es provisional, mientras que el de excampeón es eterno.

Los aficionados al ajedrez, los aficionados y los lectores solo son felices cuando un gran maestro se arriesga, mas bien que cuando se limita a mover los trebejos.

Con el tiempo, empecé a progresar en partidas decisivas. Tal vez porque me di cuenta de una simple verdad: no solo estaba yo nervioso sino también mi oponente.

Me comparan con Lasker, lo que es un honor excesivo. Lasker estaba perdido en todas las partidas, mientras que yo lo estoy en una si y en otra no.

Un jugador de ajedrez es primordialmente un actor. Se sienta en el escenario preguntándose qué jugada le va a agradar más a la concurrencia.

Es un honor exagerado. ¡Lasker cometía errores en todas sus partidas y yo solamente en una sí y en otra no!. (Al ser comparado con Lasker).

Lo mismo que nuestra imaginación se agita por la sonrisa de una muchacha, así la imaginación se agita por las posibilidades del Ajedrez.

Cuando le pregunté a Fischer porqué no había jugado cierta movida en nuestra partida, el respondió: -Bueno, ¡te reíste cuando la anote!

El hombre acepta sin problemas que una máquina corra más que él. Pero, difícilmente aceptará, que piense mejor que él.

Si prohibiesen el Ajedrez, probablemente me haría contrabandista.

El ajedrez ocupa en mi vida un ciento por cien, más diez.

Hay dos clases de sacrificios: los correctos y los míos.