LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL


 

FRASES JUDAS

CITAS JUDAS

CITAS JUDAS

JUDAS

La Sabiduría es sobrar con acierto y con conocimiento según el pensar de Dios; es caminar según la Ley, obedeciendo a sus decretos.

Este mundo es de expiación; el dolor es el crisol que nos purifica; el oro está puro cuando lo está, no antes, y por sacar apresuradamente el oro sólo haces que se dañe; no le temas al sufrimiento cuando no lo puedas detener.

La felicidad sólo se puede alcanzar en el Altísimo, lo demás son sombras que llenan de tiniteblas el camino y lo hacen doloroso.

La fe es algo que se consigue con el trabajo continuo de estudiarnos a nosotros mismos y de desbrozar aquellas cosas por las que la duda surge.

Orar es el arma con que cuentas para vencer la duda que, en últimas, es el vencimiento de tu propio egoísmo.

Sed lámparas vivas de esta Verdad y habréis ayudado a la obra redentora del Cristo.

Ser feliz requiere de muchos sacrificios, de vencer los propios deseos, incluso los más escondidos, para así entregarse de lleno a la Divinidad, sin dejar nada para vosotros.

La luz llega cuando el alma anhelante la espera y la pide pacientemente, sólo así la Divinidad prueba qué tanto el alma la busca verdaderamente.

No temas que el amor está contigo; desde que te fortalezcas y busques la Luz del Altísimo en cada paso de tu vida no habrá porqué temer, aunque el mundo se disuelva a tus pies.

Amas es ser consuelo para los que sufren y ejemplo para todos, y con esto poder ser una lámpara viva que dé su Luz en la densa oscuridad que nos rodea.

Saber ver aquellas cosas que obstaculizan nuestro camino es un ejercicio arduo pero certero, si persistimos en él logrando cambiar hábitos, defectos y costumbres que no nos dejan estar a tono con el pensamiento de Dios.

Benditos sean los que con su pensamiento ayuden al prójimo a encaminarse por los caminos de la Ley Eterna, que los conducirá a la dicha imperecedera.

¡Cuidado con la soberbia!, ¡cuidado con el juicio!, ¡cuidado con el pesimismo!, son tres sentimientos de la oscuridad que pueden destruir todo lo que has construido en una larga vida de sacrificios.

La paz y la humildad van de la mano, una y otra forman parte del concierto inefable del amor, pensar en la humildad es buscar la paz y la dicha certera, porque en ella la Divinidad se hará escuchar.

La fe se alcanza con la fortaleza, el empeño y la paciencia que el alma debe buscar en la oración.

El egoísmo es fruto de no haberte vencido y de guardar todavía algunas cosas para tí, cuando todas deberías entregárselas a la Divinidad.

No mires los defectos ajenos, puesto que éstos no te corresponde cambiarlos, pero sí dedícate con esmero a corregir los tuyos propios que son éstos lo que te debes preocupar por solucionar.

No señales los errores de los que están a tu alrededor, que esos no te corresponde arreglarlos, concentra tu mirada en tus propias dificultades y defectos, porque mirar hacia afuera puede desviarte del camino.

FRASES POR AUTOR

1 A 50 50 A 75 75 A 100 + DE 100