LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

| FRASES GRÁFICAS | FRASE TEXTO |

CUENTO PARA HOY

EL AMOR Y LAS FLORES DE BLAVATSKY

FRASES Y CITAS ECKHART TOLLE

CITAS Y PENSAMIENTOS ECKHART TOLLE

CITAS Y PENSAMIENTOS ECKHART TOLLE

RESULTADOS PARA ECKHART TOLLE

ECKHART TOLLE

| FRASES | ESCRITOS |

Los hombres hicieron a Dios a su imagen.

El amor nunca desea ni teme nada.

Rendición es lo mejor que puedes hacer para traer cambios positivos.

Ninguna acción positiva puede surgir del estado de conciencia de no-rendición.

Tu solo puedes ser al mismo tiempo feliz y completamente presente en el ahora.

La felicidad es ahora, el miedo es exceso de futuro y la culpa exceso de pasado.

Oponerse al ahora siempre será una característica del ego. Esa oposición crea la negatividad de la cual se alimenta el ego, la infelicidad que tanto le gusta.

La satisfacción del ego durara poco porque para el ego, el momento presente apenas existe. Sólo considera importante el efímero pasado y futuro.

El ego surge cuando nuestro sentido del ser, del yo soy, que es conciencia sin forma, se enreda con la forma.

No reaccionar al EGO de los otros, es una de las maneras más eficaces de superar el propio EGO.

La conciencia despierta es el estado de mayor gozo, de aceptación o de entusiasmo que crea felicidad.

El amor es un estado… el amor es tu interior. No lo puedes perder, no te puede dejar.

La quietud es paz interior; y esa quietud y esa paz son la esencia de tu ser. Es la quietud interior que salvará y transformará el mundo.

Los pensamientos que han surgido de la quietud y la paz, tienen todo el poder de llevarte a la misma quietud y paz de la que surgieron.

La esencia de tu ser es quietud y paz interior y esa quietud y esa paz son la esencia de tu Ser. Es la quietud interior que salvará y transformará el mundo.

Las religiones tienen una verdad, la verdad fundamental, pero la mente humana convierte esa verdad en un objeto mental, en una creencia.

Las religiones son igualmente falsas e igualmente verdaderas, depende cómo se les utilice. Se les puede utilizar al servicio del ego o al servicio de la verdad.

La conciencia despierta toma las riendas y dirige toda tu vida desplazando al ego.

La conciencia despierta es el estado de gozo, aceptación o entusiasmo que crea felicidad.

El entusiasmo y el ego no pueden coexistir porque el uno implica la ausencia del otro.

El entusiasmo es el poder a través del cual el plano mental se traslada a la dimensión física.

Sintamos que somos la puerta a través de la cual fluye la energía desde la Fuente inmanifiesta de toda vida, para beneficio de todos.

Donde hay identificación hay apego, una de las grandes fuentes de sufrimiento.

A través del entusiasmo entramos en armonía perfecta con el principio expansivo y creador del universo, pero sin identificarnos con sus creaciones, es decir, sin ego.

El entusiasmo no desea nada pero tampoco carece de nada.

El deseo del ego siempre trata de recibir de algo o de alguien; el entusiasmo de su propia abundancia.

El entusiasmo no necesita utilizar ni manipular a la gente porque es el poder creador mismo y, por tanto, no necesita robarle energía a una fuente secundaria.

El entusiasmo no genera confrontación, su actividad no produce ganadores y perdedores; en lugar de excluir, incluye a los demás.

El entusiasmo permanente genera una ola de energía creadora y entonces lo único que debemos hacer es montarnos sobre esa ola.

Cuando le sumamos una meta al placer de lo que hacemos, cambia la frecuencia en la cual vibra el campo de energía.

La alegría de Ser es la alegría de estar conscientes.

Todo lo que haga en un estado de alerta se convierte en fuente de gozo en lugar de irritación, tedio o tensión.

Cuando el poder creador del universo toma conciencia de sí mismo, se manifiesta en forma de alegría.

Realizar una acción en estado de aceptación significa estar en paz mientras la realizamos. Esa paz es una vibración sutil de energía que penetra en lo que hacemos.

En un estado de aceptación, gozo o entusiasmo, descubrimos que estamos creando felicidad para nosotros y para los demás.

Siendo consciente tengo el poder de elegir, transformando el presente en un amigo.

Siendo consciente practico la presencia, abrazando el lugar donde ocurre la vida.

Transmuta la ansiedad en conciencia. La conciencia expone la ansiedad a la luz, y lo que queda expuesto a la luz se convierte en luz.

La atención consciente sostenida corta el vínculo entre la ansiedad y el proceso de pensamiento, y pone en marcha el proceso de transmutación.

El Ser no puede ser dado ni quitado. El Ser ya está en ti en toda su plenitud. ¡Ahora!

El Ahora es inseparable de tu verdadero ser, de quien eres en el nivel más profundo.

El perdón es no ofrecer resistencia a la vida, es vivir.

El perdón es abandonar la queja y dejar ir la tristeza.

La mente siempre esta busca alimento para su identidad. Así es como el EGO viene a la existencia y se puede recrear continuamente a sí mismo.

Acepta a los demás en su esencia y así, el EGO ya no rige tu relación. No dejes que los conceptos creen en ti una barrera artificial contra el otro.

El sufrimiento es uno de los profesores más severos que tenemos. La resistencia es inútil.

Sin el sufrimiento, no tendrías profundidad como ser humano, ni humildad, ni compasión.

La sombra que proyecta EL EGO, tiene miedo de la LUZ de la conciencia.

La LUZ es muy dolorosa para quienes han vivido siempre en la oscuridad.

El único paso vital para la iluminación: aprende a dejar de identificarte con tu mente para que la luz de la conciencia se vuelva más fuerte.

La mente es el mayor obstáculo a la iluminación espiritual, ella te utiliza inconscientemente, te identificas con ella, eres su esclavo.

Toda la mayor parte del dolor humano es todo innecesario. Es creado por uno mismo… Mientras la mente humana no observada estará dirigiendo todas nuestras vidas.

Las relaciones mismas no son la misma causa del dolor y de la infelicidad… Sino que sacan a la superficie el dolor y la infelicidad que ya están en ti.

El silencio exterior crea silencio interior, todo es tranquilo y se aquieta.

Nada en el mundo se parece tanto a dios como la quietud y el silencio.

Emana lo más sagrado de la vida en la muerte. La paz de Dios llega a ti en la aceptación de la muerte.

La vida es eterna. La muerte no es lo contrario de la vida. La vida no tiene opuesto. Lo opuesto de la muerte es el nacimiento.

Cuando te das cuenta del silencio, se produce un estado de alerta interna. Estás presente, ahora; Y te liberas en paz del colectivo humano.

Oír el silencio, donde sea que estés, es una forma fácil de hacerse presente. Incluso si hay ruido; Hay silencio bajo y entre los sonidos.

Aquietarse y escuchar activa la inteligencia no conceptual que anida dentro de ti. Deja que el silencio y la quietud dirijan tus palabras y tus acciones.

Si perdono y libero. Me estoy permitiendo caminar, ¡hacia un futuro más brillante!

Perdonar es mucho más fácil, si recuerdas que tus hermanos, son humanos como tu.

Sólo la conciencia sabe perdonar y dejar ir, el perdón es no resistencia, es permitir a la vida vivir a través de usted.

Rendirse es la simple pero profunda sabiduría de ceder, en lugar de oponerse al flujo de la vida. El único lugar en el que puedes experimentar el Ahora.

Si el pensamiento compulsivo mengua y es remplazado por una quietud alerta, es porque eres plenamente consciente; tu mente no pone resistencia en el Ahora.

Permite al ahora se exprese tal como es. No resistencia y rendición en el Ahora es cuando aceptas este momento completamente, ya no discutes con lo que es.

Al ser consciente, usted se convierte en un puente entre lo No Manifestado y lo manifestado. Entre Dios y el mundo. Este es el estado de unión con la Fuente que llamamos iluminación.

Cuando su conciencia está dirigida al exterior, surgen la mente y el mundo. Cuando está dirigida al interior, comprende o realiza su propia Fuente y retorna a casa, a lo No Manifestado.

La presencia es conciencia pura buscando a Dios en el reino de lo No Manifestado, el cuerpo interior recordando su origen para poder retornar a la Fuente.

Sólo cuando tu mente ruidosa se queda en silencio puede conectar con la naturaleza y sanar la separación creada por el exceso de pensamiento.

Sólo cuando percibes la naturaleza y te unes a ella en el campo de la quietud, éste se llena de tu conciencia y logras una conexión con la naturaleza.

Para ingresar en la dimensión de la quietud de tu pensamiento, en la conciencia de la naturaleza; debes permanecer en este instante, tan sólo aquí y ahora.

Y tu identidad esencial es inseparable desde el momento presente. Es el presente eterno y eterno. Significa ir muy profundo y encontrar esta base inquebrantable contra el miedo.

Al estar presente en el ahora, nada debe ser temido. Es sólo cuando sales del momento presente que el miedo ocurre como una forma de pensamiento que crea una emoción.

Cuando muere el EGO, de repente, no reaccionas; aceptas. Te rindes. Cuando la rendición ocurre, trae consigo la muerte psicológica del "yo", que no pueden vivir en la rendición.

Al rendirte, esa sensación de un yo mental se derrumba. Solo queda el Yo —no la forma «yo», sino una sensación más profunda de ser, de presencia. Luego viene una paz enorme.

El secreto es no resistirse a las formas egoicas para que ellas mueran. Rendirse a las formas te llevan a una liberación que trae consigo una paz enorme.

Rendirse es la simple pero profunda sabiduría de ceder, en lugar de oponerse al flujo de la vida. Ríndete y experimenta el flujo de la vida en el Ahora.

La no-rendición endurece a tu forma psicológica, surge la caparazón del ego que es un estado divide, creando un fuerte sentido de separación.

Rendición es lo mejor que puedes hacer para traer cambios positivos. Ninguna acción positiva puede surgir del estado de conciencia de no-rendición.

Nuestro propósito y nuestro destino es traer una nueva dimensión a este mundo, viviendo en unidad consciente con la totalidad y en armonía consciente con la inteligencia universal.

El todo está compuesto por existencia y Ser, lo manifestado y lo no manifestado, el mundo y Dios. Estando en armonía con el todo, te conviertes en una parte consciente de la interconexión del todo y de su propósito.

Cuando entras en el ahora, sales del contenido de tu mente. La corriente incesante de pensamientos se apacigua.

Simplemente, sé y disfruta siendo. Si estás presente no tienes ninguna necesidad de esperar.

Paradójicamente, lo que mantiene en marcha la llamada sociedad de consumo es el hecho de que intentar encontrarte a ti mismo a través de las cosas no funciona. La satisfacción del ego dura poco, y tú sigues buscando más, comprando, consumiendo.

Cuando le brindas atención completa a la persona con quién interactúas, eliminas el pasado y el futuro de la relación.

Para poner fin a la miseria que ha afligido a la condición humana durante miles de años, tienes que comenzar por ti mismo y tomar responsabilidad de tu estado interno en un momento dado. Eso significa ahora.

La vida nos pone en el camino las experiencias que más necesitamos para la evolución de nuestra conciencia. ¿Cómo saber si ésta es la experiencia que necesitas? Porque es la experiencia que estás viviendo en este momento.

Es cierto que sólo una persona inconsciente intentará usar o manipular a las demás, pero es igualmente cierto que sólo una persona inconsciente puede ser usada y manipulada.

Oír el silencio, dondequiera que esté, es una forma fácil y directa de hacerse presente. Incluso si hay ruido, hay siempre silencio bajo y entre los sonidos.

El mayor logro de la humanidad no son sus obras de arte, la ciencia o la tecnología, sino el reconocimiento de su propia disfunción.

El amor es un estado. Tu amor no esta en el exterior; esta profundamente en tu interior. No lo puedes perder y no te puede dejar.

Vivir respecto a una imagen que tienes de ti mismo o que otras personas tienen de ti es una vida inauténtica.

Se consciente de ser consciente.

Si no puedes aceptar lo que es, eso implica que nunca puedes aceptar a las personas como son.

Convierte en práctica el hecho de retirar la atención que prestas al pasado y al futuro cuando no sean necesarios.

En un nivel profundo ya estas completo. Cuando te das cuenta de ello, hay una energía alegre tras todo lo que haces.

El amor no desea ni teme nada.

Es a través de la gratitud por el momento presente que la dimensión espiritual de la vida se abre.

El fundamento de la grandeza es honrar los cosas pequeñas del momento presente, en lugar de perseguir la idea de grandeza.

La conciencia es el mayor agente de cambio.

¿Cómo puedes estar resentido con alguien que está enfermo? La única respuesta apropiada es la compasión.

El placer siempre se deriva de algo fuera de ti, mientras que la alegría surge desde dentro.

Cuando tu conciencia se dirige hacia fuera, surgen la mente y el mundo. Cuando se dirige hacia dentro, alcanza su propia fuente y regresa a casa, a lo no manifestado.

No es raro que las personas pasen su vida entera a la espera de empezar a vivir.

No puedes amar a tu compañero o compañera un momento y atacarle al siguiente. El verdadero amor no tiene opuesto.

El reconocimiento y la aceptación de los hechos te permite cierta libertad respecto a ellos.

La muerte es un despojo de todo lo que no eres. El secreto de la vida es «morir antes de morir» y encontrar que no existe la muerte.

La aceptación parece un estado negativo, pero en realidad trae algo completamente nuevo a este mundo. Esa paz, una vibración de energía sutil, es la conciencia.

No encuentras la paz reordenando las circunstancias de tu vida, sino dándote cuenta de quién eres al nivel más profundo.

La gente tiende a residir más en las cosas negativas que en las positivas.Por tanto, la mente se obsesiona con las cosas negativas, con juicios, culpa y ansiedad producida por pensamientos sobre el futuro.

Lo que el ego no sabe, es que sólo abandonando la resistencia, haciéndote vulnerable, puedes descubrir tu verdadera y esencial invulnerabilidad.

El mayor catalizador del cambio en las relaciones es la aceptación total de tu pareja tal como es, dejando completamente de juzgarla y de intentar cambiarla.

Lo que una oruga llama el fin del mundo, nosotros lo llamamos mariposa.

Las relaciones mismas no son la causa del dolor y de la infelicidad, sino que sacan a la superficie el dolor y la infelicidad que ya están en ti.

Si tu pasado fuera tu pasado, si su dolor fuera tu dolor, si tu nivel de conciencia fuera tu nivel de conciencia, pensarías y actuarías exactamente como él o ella. Esta compresión trae consigo perdón, compasión y paz.

A medida que uno crece, va formándose una imagen mental de sí mismo basada en su condicionamiento personal y cultural. A este yo fantasma lo llamamos ego.

El comienzo de la libertad es la comprensión de que no eres la entidad que te posee, el que piensa. Saber esto te permite observar esta entidad. En el momento en que empiezas a observar al que piensa se activa un nivel más alto de conciencia.

Lo que te hace seguir adelante es la esperanza, pero la esperanza hace que estés enfocado en el futuro, y ese enfoque permanente perpetúa tu negación del ahora y, por tanto, tu infelicidad.

Una parte esencial del despertar consiste en reconocer esa parte que todavía no despierta, el ego con su forma de pensar, hablar y actuar, además de los procesos mentales colectivos condicionados que perpetúan el estado de adormecimiento.

Si no cambian las estructuras de la mente humana, terminaremos siempre por crear una y otra vez el mismo mundo con sus mismos males y las mismas disfunciones.

El miedo psicológico del que hablamos, siempre se refiere a algo que podría ocurrir, no a algo que ya está ocurriendo.

El ego no es más que eso: la identificación con la forma, es decir, con las formas de pensamiento principalmente.

Desde tiempos inmemoriales, las flores, los cristales, las piedras preciosas y las aves han tenido un significado especial para el espíritu humano.

El pensamiento de que estás siendo amenazado, física o psicológicamente, hace que el cuerpo se contraiga, y ese es el aspecto físico de lo que llamamos miedo.

La mente es esencialmente una máquina de supervivencia. Ataque y defensa contra otras mentes, recoger, almacenar y analizar información, eso es en lo que es buena, pero no es creativa en absoluto.

Lo bueno es que puedes liberarte de tu mente. Esa es la única liberación verdadera. Puedes dar el primer paso ahora mismo. Empieza por oír la voz de tu cabeza tan a menudo como puedas.

El momento en que se reconoció por primera vez la belleza fue uno de los más significativos de la evolución de la conciencia humana. Los sentimientos de alegría y amor están íntimamente ligados con ese reconocimiento.

En lugar de observar al que piensa, puedes crear también una brecha en la corriente de la mente simplemente dirigiendo el foco de atención hacia el ahora.

El amor, la alegría y la paz no pueden florecer hasta que te hayas liberado del dominio de la mente.

Un día puede que te sorprendas a ti mismo sonriendo a la voz de tu cabeza, como sonreirías ante las travesuras de un niño.

El único paso vital en tu camino hacia la iluminación es este: aprende a dejar de identificarte con tu mente. Cada vez que creas una brecha en el fluir de la mente, la luz de la conciencia se vuelve más fuerte.

Si el precio de la paz fuera una disminución de la consciencia y el precio de la quietud una falta de vitalidad y estado de alerta, no valdría la pena tenerlas.

Cuando un pensamiento pierde fuerza, experimentas una discontinuidad en la corriente mental, una brecha de no mente.

Muchos viven con un torturador en la cabeza que continuamente los ataca, los castiga y les drena la energía vital. Esto causa sufrimiento e infelicidad así como enfermedad.

El pensador compulsivo, lo que quiere decir casi todo el mundo, vive en un estado de separación aparente, en un mundo enfermizamente complejo de problemas y conflictos continuos, un mundo que refleja la creciente fragmentación de la mente.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

La palabra iluminación evoca la idea de un logro sobrehumano y el ego quiere conservar las cosas así, pero es simplemente el estado natural de sentir la unidad con el ser.

Los que no han encontrado su verdadera riqueza, que es la alegría radiante del ser y la profunda e inconmovible paz que la acompaña, son mendigos, incluso si tienen mucha riqueza material.

Reconocer el bien que ya hay en tu vida es el fundamento de toda la abundancia.

Algunos cambios parecen negativos en la superficie, pero te darás cuenta de que se esta creando espacio en tu vida para que algo nuevo emerja.

Mientras que antes vivías en el futuro o pasado, y hacías breves visitas al ahora, a partir de ya ten tu morada en el ahora y haz breves visitas al pasado y al futuro cuando sea necesario.

Date cuenta profundamente de que el momento presente es todo lo que tienes. Haz del ahora el foco primario de tu vida.

La vida es la bailarina y tú eres el baile.

No dejes que un mundo loco te diga que el éxito es otra cosa que un momento presente exitoso.

La vida no es tan seria como la mente hace que parezca.

Si el futuro imaginario es mejor, te da esperanza o expectativas placenteras. Si es peor, crea ansiedad. Ambas son ilusorias.

Si no puedes sentirte a gusto cuando estás solo, buscarás una relación para remediar tu inquietud.

La principal causa de la infelicidad nunca es la situación, sino tus pensamientos sobre ella.

Convierte en un hábito preguntarte a ti mismo: ¿Qué pasa dentro de mí en este momento? Esta pregunta te orientará en la dirección correcta. Pero no analices, simplemente observa.

No te preocupes por el fruto de tus acciones: mantente atento a la acción misma. El fruto ya vendrá cuando corresponda.

El poder para crear un mejor futuro esta en el momento presente: creas un buen futuro creando un buen presente.

Si las cosas pequeñas tienen el poder de molestarte, entonces quién crees que eres es exactamente eso: pequeño.

La mayor parte del dolor humano es innecesario. Es creado por uno mismo, mientras que la mente no observada dirige nuestras vidas.

La no resistencia es la clave para el mayor poder en el universo.

El poder sobre los demás es debilidad disfrazada de fuerza.

Tú estás en el aquí y ahora, mientras que tu mente está en el futuro.

Cualquier cosa que luches, te fortalece, y lo que resistes, persiste.

No busques la felicidad. Si la buscas, no la encontrarás, porque buscarla es la antítesis de la felicidad.

Ser espiritual no tiene nada que ver con lo que crees y si con tu estado de consciencia.

La vida es una aventura, no es un viaje organizado.

Lo significativo se esconde en lo insignificante. Aprecia todo.

El cerebro no crea la consciencia, pero la consciencia crea la mente.

La preocupación aparenta ser necesaria, pero no sirve a ningún propósito útil.

En lugar de ser tus pensamientos y emociones, sé la consciencia tras ellos.

El pasado no tiene poder sobre el momento presente.

Solo puedes perder algo que tienes, pero no puedes perder algo que eres.

Practica la presencia, abraza el lugar donde ocurre la vida.

Todos los problemas son ilusiones de la mente.

Tienes mucho que aprender de tus enemigos.

Debajo de la ira siempre hay dolor.

Sea lo que sea lo que el momento presente contenga, acéptalo como si lo hubieras elegido.

Amar es reconocerte a ti mismo en otro.

Reconocer la locura es, por su puesto, el comienzo de la sanación y la trascendencia.

Si no es ahora, ¿cuándo?

A los ojos del ego, la autoestima y la humildad son contradictorios. Pero en realidad ellos son uno y lo mismo.

Si no estás viviendo este momento, no estás realmente viviendo.

No busques la felicidad. Si la buscas, no lo encuentras, porque la búsqueda es la antítesis de la felicidad.

Vivir con una imagen que tienes de ti mismo o que los demás tienen de ti, es la vida no auténtica.

No es raro que las personas pasen toda su vida esperando para empezar a vivir.

Todo lo que se lucha, se fortalece, y lo que se resiste, persiste.

Esto también pasará.

La principal causa de la infelicidad nunca es la situación, sino tus pensamientos sobre ella

La preocupación pretende ser necesaria, pero no sirve para ningún propósito útil.

La vida te dará la experiencia más útil para la evolución de tu conciencia. ¿Cómo sabrás que esta es la experiencia que necesitas? Debido a que esta es la experiencia que estás teniendo en estos momentos.

Reconociendo el bien logras en tu vida el fundamento de toda la abundancia.

La gente mira el futuro con la expectativa de que con el tiempo alcanzarán la felicidad, pero no se puede encontrar la verdadera felicidad mirando hacia el futuro.

La mente es un instrumento excelente si se utiliza correctamente. Si se utiliza erróneamente, sin embargo, se hace muy destructiva. Para decirlo con mayor precisión… por lo general no la utilizamos en absoluto. Ella nos utiliza.

El placer siempre deriva de algo fuera de ti, mientras que la alegría surge desde dentro.

Cuando te quejas, te haces una víctima. Deja la situación, cambia la situación o acéptela, todo lo demás es una locura.

Limita tu vida hasta este momento. Tu vida puede estar llena de problemas, la mayoría de las vidas lo están, pero averigua si tienes un problema en este momento. ¿Tienes un problema ahora mismo?

Si las estructuras de la mente humana se mantienen sin cambios, siempre vamos a terminar volviendo a crear el mismo mundo, los mismos males, las mismas disfunciones.

Algunos cambios se pueden ver negativamente al principio, pero pronto te darás cuenta de que el espacio está creando en tu vida para algo nuevo para ti.

La vida no es tan grave como la mente hace que sea.

La muerte es un despojo de todo lo que no eres. El secreto de la vida es «morir antes de morir»… y encuentra que no hay muerte.

La principal causa de la infelicidad no es la situación, aunque eso creas. Se consciente de los pensamientos que estás teniendo. Separarlos de la situación, que siempre es neutral. Es como es.

Estoy agradecido por siempre este momento, el ahora, sin importar la forma que adopte.

Todos los artistas verdaderos, lo sepan o no, crean desde un lugar de no-mente, desde la quietud interior.

Al no cubrir el mundo con palabras y etiquetas, un sentido de lo milagroso vuelve a tu vida que se perdió hace mucho tiempo, en lugar de utilizar el pensamiento, déjate poseer por el pensamiento.

Aceptar y luego actuar. Cualquiera que sea el contenido del momento presente, lo acéptalo como si se hubiera elegido. Siempre se debe trabajar con él, no contra él.

Todas las cosas que realmente importan, la belleza, el amor, la creatividad, la alegría y la paz interior surgen de más allá de la mente.

Ser espiritual no tiene nada que ver con lo que crees y tiene todo que ver con tu estado de conciencia.

Yo no creo en un agente externo que crea el mundo y luego se va. Pero creo firmemente que hay una inteligencia en el trabajo en cada flor, en cada brizna de hierba, en cada célula de mi cuerpo. Esto es la creación del universo. Es un proceso continuo.

Reconocer la propia locura es, por supuesto, el surgimiento de la cordura, el comienzo de la curación y la trascendencia.

Con la quietud viene la bendición de la paz.

Tu viaje exterior puede contener un millón de pasos; tu viaje interior tiene un solo: el paso que estás tomando en este momento.

Se puede encontrar la paz no reordenando las circunstancias de tu vida, sino dándote cuenta de que estás en un nivel más profundo.

Es a través de gratitud por el momento presente que la dimensión espiritual de la vida se abre.

Cuanto más rápidamente colocamos etiquetas verbales o mentales a las cosas, personas o situaciones, más superficial y sin vida se convierte tu realidad.

Cada queja es una pequeña historia que la mente cree totalmente.

La aceptación se parece a un estado pasivo, pero en realidad trae algo totalmente nuevo a este mundo. Trae la paz, una vibración de energía sutil, que es la conciencia.

Cualquier cosa que te molesta y reacciona en otro, también está en ti.

El hombre hizo a Dios a su imagen.

Lo que la oruga llama el fin del mundo, nosotros lo llamamos una mariposa.

Ser debe ser sentido. No se puede pensar.

No dejes que un mundo te diga que el éxito es algo más que un momento presente con éxito.

El «alma» es una de las palabras que se pueden utilizar para hablar de su ser más profundo, la esencia de lo que eres.

El ego quiere querer más de lo que quiere tener.

La vida es un baile y tú eres el bailarín.

Las interacciones humanas se convierten en auténticos imposibles cuando se pierden a sí mismo en un papel.

Tú te vuelves más poderoso con cualquier cosa que hagas, si la acción se lleva a cabo por ti mismo y no como un medio para proteger, mejorar o cumplir con su rol de tu identidad.

Sólo la verdad de lo que eres, de realizarte, te hará libre.

Nada mejor que una liberación para darse cuenta de que la «voz en mi cabeza» no es lo que soy. ¿Quién soy yo entonces? El que veo.

Hazte consciente de ser consciente.

Nada ha sucedido en el pasado; sucedió en el Ahora. Nada va a pasar en el futuro; va a pasar en el Ahora.

El amor es un estado del ser. Tu amor no está fuera; está muy dentro de ti. Nunca se puede perder, y no se puede dejar.

Amar es reconocerte a ti mismo en el otro.

La condición humana es perdernos en nuestros pensamientos.

Si el peligro surge en el momento presente, puede haber una emoción. Incluso puede haber dolor. Pero eso es un reto, no un problema. Para un problema para existir necesariamente actividad mental repetitiva en el tiempo.

Si hay personas que no has logrado perdonar, no vas a despertar realmente. Tienes que dejar ir.

¿Hay alguna diferencia entre la felicidad y la paz interior? Sí. La felicidad depende de las condiciones y de ser percibidas como positivas; la paz interior no es así.

Tú no te vuelves bueno tratando de ser bueno, sino por la búsqueda de la bondad que ya está dentro de ti, y permitiendo que la bondad a emerja.

Este es mi secreto, dijo: No me importa lo que pase.

Nada de lo que sucedió en el pasado te puede impedir estar en el presente, y si el pasado no puede evitar que estés en el presente ahora, ¿qué poder tiene?

Si tu mente lleva una pesada carga del pasado, experimentarás más de lo mismo. El pasado se perpetúa a través de la falta de presencia. La calidad de tu conciencia en este momento es lo que da forma al futuro.

La significación se esconde en lo insignificante. Apreciar todo.

Siempre se puede hacer frente al momento presente, pero no se puede hacer frente a algo que es sólo una proyección mente: no se puede hacer frente al futuro.

Conocerte a ti mismo es estar enraizado en el Ser, en lugar de perderte en tu mente.

He vivido con varios maestros Zen; todos ellos gatos.

Estar a gusto con no saber es crucial para que las respuestas que vengan a ti.

Muchas personas identifican el sentido de sí mismas con los problemas que tienen, o piensan que tienen.

No eres un problema que hay que resolver.

Los dogmas son prisiones conceptuales colectivos. Y lo extraño es que la gente ama sus celdas porque les dan una sensación de seguridad y una falsa sensación de «yo sé». Nada ha causado más sufrimiento a la humanidad de sus dogmas.

Tú eres el universo, no estás en el universo.

El placer es siempre deriva de algo fuera de ti, mientras que la alegría surge desde dentro.

Poder sobre los demás es debilidad disfrazada de fuerza.

A veces dejar pasar las cosas es un acto de poder mucho mayor que obstinarte en mantenerlas.

Las palabras reducen la realidad a algo que la mente humana pueda comprender, que no es mucho.

La definición de ti mismo a través del pensamiento te está limitando a ti mismo.

Tú no estás separado del todo. Eres uno con el sol, la tierra y el aire. Tú no tienes una vida, tú eres la vida.

La principal causa de la infelicidad no es la situación, son tus pensamientos sobre ella.

Date cuenta profundamente que el momento presente es todo lo que tienes. Haz que él ahora sea el foco principal de tu vida.

El pasado te da una identidad y el futuro contiene la promesa de la salvación, de cumplimiento en forma tal vez. Ambos son ilusiones.

Sólo se puede perder algo que tienes, pero no se puede perder algo que eres.

En lugar de preguntarte, ¿Qué es lo que quiero de la vida?, una pregunta más poderosa es, ¿Qué quiere de mí la vida?

Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo. Y cuando pierdes contacto contigo mismo, te pierdes de la naturaleza.

Si quieres que la ansiedad y el miedo no reinen en tu vida, conecta con tu cuerpo y tu respiración, practicando el foco en el Ahora.

Solo puedes ser al mismo tiempo feliz y completamente presente en el Ahora. La ansiedad y el miedo son exceso de futuro, la culpa y la tristeza exceso de pasado.

La razón ahora de no poner la mano al fuego no es por miedo, su mente sabe que se quemará. Usted no necesita al miedo y al ego para evitar el peligro.

La conciencia es el poder oculto tras el momento presente. Por eso también podemos llamarlo Presencia.

El ego surge cuando nuestro sentido del Ser, del "yo soy", que es conciencia sin forma, se enreda con la forma.

Estas totalmente identificado con la forma y, por lo tanto, en las garras del ego. La voz de tu cabeza te hace compañía y te pierdes en cada emoción.

Para el ego, el momento presente apenas existe. Sólo considera importantes el pasado y el futuro. Incluso cuando parece que el ego está en el presente, no ve el presente: lo percibe equivocadamente porque lo mira con los ojos del pasado.

No es fácil vivir con una persona iluminada. El ego lo encuentra extremadamente amenazador porque en sus posiciones fijas no encuentran resistencia, lo que le produciría al EGO una pérdida de identidad.

Cada pensamiento pretende tener una gran importancia. Quiere captar toda tu atención. He aquí un ejercicio espiritual que puedes practicar: no te tomes tus pensamientos demasiado en serio.

Hay cuatro palabras en las cuales se encierra el secreto del arte de vivir, el secreto del éxito y la felicidad: uno con la vida. Ser uno con la vida significa ser Uno con el Ahora.

Cuando usted sabe que no está en paz, su conocimiento crea un espacio tranquilo que rodea a su falta de paz en un abrazo amoroso y tierno que la transmuta y la convierte en paz.

Si bien el cuerpo es muy inteligente, no está en capacidad de distinguir entre una situación real y un pensamiento. Reacciona a todos los pensamiento como si fueran la realidad.

Quienes dan el verdadero salto evolutivo despertando, reconociendo la Presencia. Son los humildes que carecen de ego y reconocen esa esencia en todas las formas de vida.

Si todos tus actos surgen de la conciencia de todo momento presente, cualquier cosa que hagas, hasta la acción más simple… quedará impregnada de cuidado, calidad y amor.

La sabiduría no es un producto del pensamiento. Es el conocer profundo, que es la sabiduría, surge en el simple acto de prestar toda tu atención a alguien o algo.

Si las estructuras de la mente humana permanecen inalteradas, siempre acabaremos recreando básicamente el mismo mundo, los mismos males, la misma disfunción.

¿Qué determina la calidad de tu conciencia? El grado de presencia que tengas. Por tanto, el único lugar donde puede ocurrir el verdadero cambio es el ahora.

Ser incapaz de dejar de pensar es una enfermedad terrible, pero no nos damos cuenta de ella porque casi todo el mundo la sufre y se considera algo normal.

Al vivir alineado con el momento presente, también alineas tu voluntad individual con la voluntad universal, que podrías llamar «la voluntad de Dios».

Todo lo que se logra a través de la astucia es perecedero, mezquino y con el tiempo se destruye a sí mismo. La astucia divide; lo inteligente incluye.

La voz de la mente tiene vida propia. Las personas están a merced de esa voz, lo cual quiere decir que están poseídas por el pensamiento por la mente.

La conciencia humana debe hacer ahora una transformación seria, dando un salto evolutivo para poder enfrentar ya la crisis radical del planeta tierra.

Espacio es el reino inmóvil infinitamente profundo de la no-mente, el equivalente interno del tiempo es la presencia, la conciencia del eterno ahora.

El contacto interno crea un espacio abierto, de no-mente, en el que puede florecer el amor. Pero si la mente dirige tu vida los problemas aparecerán.

Solamente hay una Verdad absoluta de la cual emanan todas las demás verdades. Cuando hallamos esa Verdad, nuestros actos ocurren en armonía con ella.

Oponerse al ahora es una característica del ego. Esa oposición crea la negatividad de la cual se alimenta el ego, la infelicidad que tanto le gusta.

No se puede encontrar la verdad absoluta donde no está: en las doctrinas, las ideologías, las normas o los relatos que son solo una verdad relativa.

Ama y vive unido a la vida, eso hace al mundo menos mundano, menos denso, más transparente a la dimensión divina, a la luz de la consciencia misma.

Dejarse llevar por la existencia es estar ejercitando el poder del ahora. Vivir en el pasado o en el futuro es dejarse llevar por la no-existencia.

Establezca su residencia en el Ahora y haga breves visitas al pasado y al futuro cuando se requieran para manejar los asuntos prácticos de la vida.

Aprendamos sobre la forma como trabaja la mente en el ahora antes de llegar a un punto cercano a la conciencia plena o a la iluminación espiritual.

Solo la Presencia te libera del ego, solo tú puedes estar presente aquí y ahora para deshacer tu pasado y trasformar así tu estado de consciencia.

Durante miles de años, la humanidad se ha dejado poseer cada vez más de la mente, sin poder reconocer que esa entidad poseedora no es nuestro Ser.

Aquietarse, mirar y escuchar activa la inteligencia no conceptual que anida dentro de ti. Deja que la quietud dirija tus palabras y tus acciones.

Sabiduría es lo que necesita la humanidad. La sabiduría viene cuando uno es capaz de aquietarse. Sólo mira, sólo escucha. No hace falta nada más.

La voluntad separada tiene que ver con el «yo», el «yo», el ego. Pero hay una Conciencia divina, la Conciencia única, hay un impulso evolutivo.

En cuanto honras el momento presente, toda infelicidad y esfuerzo se disuelven, y la vida empieza a fluir con suavidad, alegría y amor.

La muerte es un despojo de todo lo que no eres. El secreto de la vida es “morir antes de morir” y encontrar que no existe la muerte.

El eterno presente es el espacio dentro del que se despliega tu vida, el único factor que permanece constante. La vida es ahora.

El presente eterno es el espacio en que se despliega la totalidad de su vida, el único factor que se mantiene constante.

Cuando te identificas con las cosas, no las aprecias por lo que son, las aprecias porque te estás buscando en ellas.

La práctica espiritual más eficaz que hay y la más simple: continuo alineamiento con la forma del momento presente.

Cuanto más te enfocas en el tiempo ―pasado y futuro― más pierdes el ahora, lo más precioso que hay.

No reaccionar al ego de los otros es una de las maneras más eficaces de superar el propio ego.

El principal foco de atención de la persona iluminada es siempre el Ahora.

He vivido con varios maestros Zen todos ellos gatos.