LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESPIRITUALIDAD SIN CREENCIAS
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR
UNA PALABRA Y SIN TILDE

EL PRINCIPITO NOS EDUCA PARA AMAR

POR: ANTOINE DE SAINT EXUPERY

No se sufre por amor, se sufre por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.

Imagen El Principito nos educa para amar

ENTRE EL AMAR Y EL QUERER

  • “Te amo” – dijo el principito…
  • “Yo también te quiero” – dijo la rosa.
  • “No es lo mismo” – respondió él…

Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento. Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados.

Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo. Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes. Cada ser humano es un universo. Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga motivaciones muy distintas. Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.

AMAR Y QUERER

Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.

Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar. Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento. Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza. Y conocerse es justamente saber de vos, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error. Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría.

Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía. Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.

Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí. Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar.

  • “Ya entendí” – dijo la rosa.
  • “No lo entiendas, vívelo” – dijo el principito.

LA ESPIRITUALIDAD DEL PRINCIPITO

Los profundos dones espirituales ocultos dentro de “El Principito”.

El Principito es un libro profundamente espiritual.

El Principito es sin duda un libro infantil, pero trata algunos temas de adultos bastante serios. No hay nada edulcorado: un accidente aéreo, los peligros de la inanición en el desierto y una serpiente venenosa que, al final, causa la muerte del Principito. El mismo Principito destaca durante la historia que añora su hogar y que “es tan misterioso el país de las lágrimas” de este mundo.

En “El Principito” hay una profunda reflexión espiritual para estar en paz.

“No importa en qué desierto metafórico nos encontremos en el transcurso de nuestra vida, siempre hay un pozo oculto que la riega y la hace florecer”.

En la historia, el narrador hace un aterrizaje forzoso en el desierto con su aeroplano y al poco se encuentra con el Principito. Los dos hablan y tratan de arreglar el avión, pero el Principito parece poco preocupado sobre morir en el desierto. No es que sea un suicida; es que tiene un secreto: hasta en el desierto hay agua. “Lo que más embellece al desierto”, dice el Principito, “es el pozo que oculta en algún sitio…”.

No importa en qué desierto metafórico nos encontremos en el transcurso de nuestra vida, siempre hay un pozo oculto que la riega y la hace florecer. Para encontrarlo, debemos aprender a ver más allá de las cuestiones materiales y de nuestra situación inmediata e ir directamente al corazón de la vida.

El Principito no ignora la realidad de que la vida puede ser menos que perfecta algunas veces. Los desiertos áridos son bien reales y hay ocasiones en las que tenemos que atravesarlos, a menudo de forma inesperada. Pero el autor recuerda a sus lectores que lo que vemos con nuestros ojos físicos no revela la imagen completa.

El Principito dice: “Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos”. En otras palabras, siempre podemos extraer más de la vida si tan sólo nos tomamos el tiempo de mirar con nuestros corazones. Lo que se revela así es a menudo mucho más importante que las distracciones del mundo visible.

“Si te gusta una flor que habita en una estrella, es muy dulce mirar al cielo por la noche. Todas las estrellas han florecido”.

Para el Principito, lo que ve con su corazón es su querida rosa (y para Saint-Exupéry, la flor representaba a su esposa en la vida real). No puede ver su rosa físicamente porque está muy lejos, creciendo en su planeta natal, perdido en la vastedad del cielo nocturno. Pero como sabe que su rosa está ahí fuera en algún lugar y debido a su inquebrantable amor por su rosa, todas las estrellas del cielo parecen sonreírle alegremente. Según él mismo explica: “Si te gusta una flor que habita en una estrella, es muy dulce mirar al cielo por la noche. Todas las estrellas han florecido”.

El amor es el regalo más preciado que recibimos de Dios. Con amor, no hay adversidad, contratiempo ni dificultad que pueda arrebatarnos la belleza y la alegría de vivir, aunque en algunos momentos experimentemos la tristeza y sintamos que nos hemos estrellado en un desierto. Por encima de cualquier circunstancia, la vida es hermosa porque en el universo hay un amor tan poderoso que vencerá a todo mal.


EL PRINCIPITO NOS EDUCA PARA AMAR


AMAR AMOR EDUCA


TE PUEDE INTERESAR

¿ES EL ANHELO DE AMOR UNA ESTUPIDEZ?

OSHO

Tú anhelas un amor que nazca de la meditación que no nazca de la mente. Ese es el único amor del que habla Jesús; ése amor es Dios, el verdadero amor.

EL AMOR INSTRUMENTO PODEROSO

OSHO

El corazón es un instrumento musical, contiene una música grandiosa. Dormida, pero está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada.

¿POR QUE ME RESULTA TAN DIFICIL AMAR?

OSHO

El amor de un niño hacia sí mismo es desviado por la religión. Lo condiciona de manera que su amor se dirija siempre hacia un objeto idolatra externo.

EL AMOR VENCE EL TEMOR Y SU VIBRACION

ELIZABETH GILCHRIST B

Si amas todo, se te desvelará el secreto de Dios en todas las cosas. El amor vence el temor y su vibración y al fin abarcarás al mundo entero con amor.

EL AMOR RENACE SIN EL MIEDO

ANTHONY DE MELLO

Sin odio, ni miedo, ni apegos, el amor renace, crece. Liberarse del odio es lo mismo que liberarte del miedo, pues el miedo es lo que produce el odio.

VIVIR EN EL AMOR ES ESTAR AQUI Y AHORA

ANTHONY DE MELLO

Si alguien sabe enseñarnos porque vivir en el Amor es estar aquí y ahora es el psicoterapeuta Anthony de Mello, el tiene la autoridad plena para hacerlo.

COMO ASESINAR EL AMOR

LUZ INTERIOR

La ambición salió con gran confianza, un año después el comité liderado por el odio estaba en reunión para elaborar un plan para poder matar el amor.

EL AMOR EN RELACIONES SANAS Y HONESTAS

JEFF FOSTER

El amor en relaciones sanas y honestas las personas renuevan su relación diciendo la verdad y dejando ir sus ideas preconcebidas acerca del otro.

LA RELIGION DEL AMOR

ANTHONY DE MELLO

Pocas personas viven realmente. No pueden hasta que no comprendan cuál es la falsedad que nuestra sociedad y las religiones del mundo han implantado.

LA MENTE ES EL OBSTACULO DEL AMOR

JIDDU KRISHNAMURTI

La Mente es el obstáculo del Amor porque esta prejuiciada. Si la mente está libre de sus creaciones, existe la posibilidad de descubrir lo que es real.

AMOR POR LA VIDA

OMRAAM MIKHAEL

El hombre consciente que es depositario de la vida divina, la Madre Naturaleza lo considera un ser inteligente, un hijo de luz y le abre sus puertas.

HERRAMIENTAS PARA LOS DISCIPULOS DEL AMOR

GERARDO SCHMEDLING

Conoce las herramientas para ser un discípulo del amor. Aprender con este sencillo método como aceptar y asumir toda circunstancia que se presente.

LA NUEVA CONSCIENCIA COLECTIVA DEL AMOR

ELIZABETH GILCHRIST B

La afinidad en conceptos y vibraciones nos conecta a la nueva consciencia colectiva del amor creando una sinfonía mental de respeto por la vida y lo creado.

LAS DECISIONES SERAN DE LA MENTE O DEL AMOR

MIGUEL RUIZ

Tú puedes elegir ahora mismo si tus decisiones serán de la mente o del amor. En las decisiones la cosa más importante es de dónde vendrán; no lo que serán.

PAZ Y AMOR

JEBUNA

Dios hoy hace presencia a través de su hijo amado hay alegría en los corazones. Es Navidad, les deseo Paz y Amor en sus corazones y el abrazo de Dios.

NOS MAS ODIO

JIDDU KRISHNAMURTI

Con una conciencia alerta empezamos a descubrir las causas del odio y de la ira, que son el miedo y el afán de protección del yo en sus aspectos.

DOS BUENOS CUENTOS DE AMOR

CUENTOS ZEN

Un hombre de cierta edad vino a la clínica donde trabajo para hacerse curar una herida en la mano. Tenía bastante prisa y mientras se curaba pregunto.

AMOR Y EMOCIONES ARDIENTES

JEBUNA

Una actitud ciega a determinada situación con pasión inmoral contagia y absorbe a un hipnotismo colectivo. Más fanáticas más arrastran y corrompen.

KRISHNAMURTI EXPLICA COMO DESCUBRIR LA VERDAD DEL AMOR

JIDDU KRISHNAMURTI

Krishnamurti explica como descubrir la verdad del amor y como el deseo, el apego, el pensamiento y el movimiento nos impide descubrir el verdadero amor.

AMOR VERDADERO

JEBUNA

Bueno poder practicar todo lo que digo, decirlo ya es un gran paso, esperemos que el sueño de amar verdaderamente se nos haga realidad aqui y ahora.