LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

ESCRITOS, FRASES Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO INTERIOR
UNA PALABRA Y SIN TILDE

BUDA VIVO BUDA MUERTO

ANTHONY DE MELLO

El sacerdote le refirió el hecho a un maestro Zen: Seguramente eres un mal sacerdote, porque has dado más valor a un Buda muerto que a un hombre vivo.

Imagen Buda vivo Buda muerto

Buda muerto

Una fría noche de invierno, un asceta errante pidió asilo en un templo. El pobre hombre estaba tiritando bajo la nieve y el sacerdote del templo, aunque era reacio a dejarle entrar, acabó accediendo: Está bien, puedes quedarte, pero sólo por esta noche. Esto es un templo, no un asilo. Por la mañana tendrás que marcharte.

A altas horas de la noche, el sacerdote oyó un extraño crepitar. Acudió raudo al templo y vio una escena increíble: el forastero había encendido un fuego y estaba calentándose. Observó que faltaba un Buda de madera y preguntó: ¿Dónde está la estatua?.

El otro señaló al fuego con un gesto y dijo: Pensé que iba a morirme de frío...

El sacerdote gritó: ¿Estás loco? ¿Sabes lo que has hecho? Era una estatua de Buda. ¡Has quemado al Buda!.

El fuego iba extinguiéndose poco a poco. El asceta lo contempló fijamente y comenzó a removerlo con su bastón.

¿Qué estás haciendo ahora?, vociferó el sacerdote.

Estoy buscando los huesos del Buda que, según tú, he quemado.

Más tarde, el sacerdote le refirió el hecho a un maestro Zen, el cual le dijo: Seguramente eres un mal sacerdote, porque has dado más valor a un Buda muerto que a un hombre vivo.

ENCIENDE TU FUEGO

El hombre que enseño a los de la tribu a producir fuego.

Hubo un hombre que inventó el arte de producir fuego. Tomó sus herramientas y fue a una tribu que residía en un lugar del norte en que hacía mucho frío, un frío cortante. Les enseño a los de la tribu a producir fuego. Ellos se interesaron muchísimo. Les enseño que el fuego era útil para varias cosas: para cocinar, para calentarse, etc. Ellos estaban muy agradecidos con él por haberles enseñado el arte de producir fuego.

Pero antes de que pudieran expresar su gratitud, el hombre desapareció. A él no le interesaba el reconocimiento o la gratitud de la tribu; le interesaba el bienestar de ésta. Fue a otra tribu, en la cual también se dedicó a enseñarles el valor de su invento. Allí también la gente estaba interesada, un poquito demasiado interesada para la paz mental de sus sacerdotes, quienes empezaron a notar que este hombre congregaba multitudes mientras ellos perdían popularidad. De manera que decidieron eliminarlo. Lo envenenaron, lo crucificaron, díganlo como quieran. Pero temían que ahora la gente se volviera contra ellos, de manera que fueron prudentes, incluso astutos, ¿Saben que hicieron? Mandaron hacer un retrato del hombre y lo pusieron sobre el altar principal del templo. Enfrente del retrato pusieron los instrumentos del fuego, lo cual hicieron debidamente durante siglos. Siguieron la veneración y la adoración, pero no había fuego.

BUDA Y CRISTO

Buda no necesitó budistas sino budas, Cristo no necesitaba cristianos sino cristos.

Enciende tu fuego nos recuerda lo que ha sucedido con todos los maestros que han venido a despertarnos a lo largo de la historia. Buda no necesitó budistas sino budas, Cristo no necesitaba cristianos sino cristos. Pero la religión organizada nos enseña a adorar a estos maestros en vez de enseñarnos a hacer lo que ellos hicieron. En la nueva era vemos también el culto a los maestros donde se les adora, se les invoca e incluso se les tiene en preciosos altares. Muchos líderes de la nueva era –al igual que los sacerdotes de la historia- quieren que adores el retrato del maestro y te vuelvas dependiente de él invocándolo para cada problema; pero lo que ellos no quieren es que enciendas el fuego que los maestros encendieron.

Un proverbio zen dice: “No sigas a los hombres sabios del pasado, busca lo que ellos buscaron”. Al hacer esto estarás siendo fiel a los maestros porque ellos vinieron al mundo a liberarnos, no a volvernos dependientes de ellos mismos.


BUDA VIVO BUDA MUERTO


BUDISMO ILUMINACION RELIGION


TE PUEDE INTERESAR

EL JOVEN BUDA RAM BAHADUR BAMJAN

BUDA

En el sur de Nepal, un adolescente de 15 años está atrayendo multitudes desde hace seis meses pues muchos lo consideran como la reencarnación de Buda.

BUDA Y LA FABULA QUE ILUMINA

FRASES ILUMINACION

Este cuento de Buda: «El problema» es realmente una fábula que ilumina, que enseña que todos los problemas tienen que ser resueltos con determinación.

BUDA GORDO O DELGADO

BUDA

Generalmente, Hotei es un adulto calvo que ríe o se sonríe y que va vestido con una túnica que deja expuesta una gran barriga símbolo de la felicidad.

SOBRE ZORBA EL BUDA ILUMINADO

OSHO

Quiero que seas la sal de la tierra. Nosotros necesitamos un tipo diferente de santidad. Yo he llamado este tipo diferente de santo: Zorba el Buddha.

SIMPLICIDAD BUDA

BUDA

El Satipatthána restablece la simplicidad y la naturalidad de un mundo cada día más complicado, que depende cada vez más de mecanismos artificiales.

10 PRECEPTOS DE BUDA

BUDA

Buda Gautama fue un maestro espiritual sus enseñanzas recopiladas y plasmadas puede n ayudar a cambiar tu vida para bien y deshacerte de lo que sobra.

MAHOMA, BUDA O CRISTO

JIDDU KRISHNAMURTI

Un Buda uno puede descubrirlo sólo mediante una consumada inteligencia y no imitando ciertos principios, ciertas creencias o a ciertos personajes.

SAGRADAS MORALEJA DE BUDA

BUDA

Uno puede recitar la mayoría de los textos, pero, si nos practica, una persona así de necia es como el vaquero que sólo cuenta las reses ajenas.

EL BUDA GORDO

BUDA

No, el Buddha no era gordo. Frotar la barriga del Buddha no trae suerte. Por qué el Buddha aparece frecuentemente como un sujeto gordo y sonriente.

LA ATENCION Y EL CONTROL EN EL DHAMMAPADA

BUDISMO

La atención y el control en el Dhammapada son fundamentales según Budha para un caminar por el Sendero de la Realización Interior y alcanzar el Nirvana.

EL DHAMMAPADA ES EL CAMINO DE LA SABIDURIA

BUDISMO

El Dhammapada es el camino de la sabiduría, son verso de Buda que todos debe conocer si desean comprender verdaderamente las enseñanzas de Jesús el Cristo.