LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCUCHA TU INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

GRÁFICOS ESCRITOR JORGE CARVAJAL POSADA

IMÁGENES ESCRITOR JORGE CARVAJAL POSADA

FRASES COINCIDENTES

JORGE CARVAJAL POSADA

| FRASES | ESCRITOS |

El amor no se gasta, no es repetitivo, el amor no se fatiga, el amor no es rutina, ni condición.

Cultivar la paz implica trabajar por la verdad y crear una opinión pública que no sea posible manipular desde los medios de comunicación que acomodan la verdad a los intereses oscuros de unos cuantos.

El hombre es milagroso en cuanto que puede transformar su pasado.

Todas sus propuestas son proclamas vivas que develan que el sendero de la paz es posible cuando abrimos el corazón y expresamos un amor comprometido y efectivo.

La sanación es la autonomía que sana desde tu consciencia. No desde tu racionalidad, sino desde tu verdadero amor.

Si el amor es incondicional, no te puede atar, su resultado será darte libertad.

El cultivo del amor que nos renueva y nos ordena. Esto quiere decir servir como la forma más efectiva para cultivar esa felicidad que sólo puede nacer de la tierra sagrada de la paz.

El amor es una fuerza magnética, atractiva que te renueva a cada instante.

Las gotas unidas al océano no son sólo gotas, tienen el potencial de todo el océano.

Cuando la conciencia se integra construimos un puente, una antena de largo alcance que, como un radar, capta y emite la información de un programa en el que el amor con discernimiento nos conducirá a la sabiduría de saber vivir en paz.

Si el amor es condicionado, es un mercenario de las recompensas, te hace esclavo.

La paz ha estado ahí, es nuestra esencia. Si la paz se manifiesta, germina el amor sanador.

La esencia del amor incondicional e impersonal es cuando el amor no puede atar y su resultado es una mayor libertad y un sentimiento profunda unidad.

Crecer espiritualmente no es decirle que si a todo el mundo.

En la felicidad no hay un Dios exterior. Tú eres a imagen y semejanza de ese Creador que habla en tu palabra, mira en tu mirada y ama con tu amor.

La perspectiva es la unión de la cabeza con el corazón: ponerle corazón a nuestra razón y llevar al mismo tiempo la luz del intelecto a nuestro amor, para nacer a la comprensión, que es amor con discernimiento.

Sin paz no podemos disfrutar de los logros ni emprender el camino hacia ellos.

Todas las razas, ramas de un sólo tronco, son iluminados por el mismo sol, un Dios de amor, nutridos por la misma madre, Gaia, la Pacha Mama.

Cuando las manos se conectan al amor y la inteligencia, surge esa prodigiosa unión que se da en el acto creador.

Al pasado hay que hacerlo presente vivo para transformar su historia, para leerlo en otro código, para interpretarlo en el código del amor, y, cuando interpretamos el pasado en el código del amor, nuestras heridas de la infancia se sanan.

Si la esencia de ser es amor, servir es poner ese amor en movimiento....

Las emociones pueden ser las armas más destructivas o las energías con mayor potencial para construir la paz.

La paz es no local como la conciencia, pues es una condición inherente al ser.

Hay seres humanos que creyeron en imposibles y los realizaron. Ahí están Gandhi, la Madre Teresa. Ahí están con la desnudez de su autenticidad. No tuvieron más escudo que su conciencia del amor.

La paz está en el punto de partida, en el de llegada y en el intermedio.

La autoafirmación es condición del crecimiento espiritual.

Ser feliz es tu Dios interior que habla en tu palabra y ama con tu amor.

Servir es el método más sencillo y eficaz para lograr con seguridad la paz y la felicidad que anhelamos.

El torrente iluminado está presente, cuando la música silenciosa del alma nos conduce a ese viaje interior en que el amor guía la palabra.

Cuando eres único vives la magia del amor.

Desafortunadamente, en el camino, muchas veces confundimos amor con apego y religión con religiosidad y fundamentalismo.

Dejar pasar el pasado, declararse inocente, perdonarse.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Debemos lograr la iluminación antes de lograr la iluminación. No es después de haber logrado la iluminación cuando comprendemos su verdadero significado.

Llega al punto en que sólo quede el dueño de casa, sin que vengan huéspedes. Sólo entonces Dios, sólo entonces el estado de nirvana, la iluminación, la suprema luz, la verdad, o como quieras llamarlo, golpeará a tu puerta.

La Iluminación no puede alcanzarse simplemente a través de un dogma.

El sabio no necesita de milagros para alcanzar la iluminación.

El método simple para la iluminación es conocerse primero a sí mismo.

Una practica diaria diligente es iluminación.

Quizá la iluminación es similar a cuando un niño se da cuenta de que Santa Claus no existe y nunca lo hizo.

El camino de la Iluminación es natural.

Si un hombre ha alcanzado la iluminación definitiva, ser uno con dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

La iluminación es una condición en la que hemos llegado al final de esta relación con la experiencia humana dolorosamente centrada en el yo.

En la búsqueda de la iluminación espiritual te das cuenta de que quien realmente eres no ha sido nunca tocado por ningún concepto o idea religiosa.

Muchos caminos conducen a la iluminación, pero en el fondo sólo hay dos: la razón y la práctica.

La iluminación es única y real, es el estado sagrado en perfecta sintonía con Dios y con la existencia.

Con cuánta intensidad y cuántas veces hemos dicho «¡basta!». Ésta es la aspiración del Ser. Es la sed interior de regresar a la verdad, a nuestra verdadera dimensión. Es el reclamo a la iluminación, a ascender a un nivel más alto de conciencia.

La paz solo puede venir como una consecuencia natural de la iluminación universal y de la fusión de razas, y aún estamos lejos de esta dichosa realización.

El mayor obstáculo que hay que superar es la resistencia del ego. El ego está más que feliz de que tú persigas la iluminación y participes en todo tipo de prácticas espirituales.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a sí mismo es la iluminación.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

La iluminación es entender que no hay adónde ir, nada que hacer, y nadie tiene que ser excepto exactamente quién estás siendo ahora.

El despertar es un instante de comprensión, donde se hace evidente que la falta de iluminación era solo un pensamiento, una creencia de que no era libre.

La Iluminación no puede alcanzarse llevando a cabo mecánicamente unos sistemas de prácticas fijos.

No hay razón para perder la risa. Si alcanzas La iluminación Espiritual o el estado extático, la risa es todo lo que queda.

La Iluminación Espiritual es comprender que todo ES, como debe SER.

Como para los niños Santa, no importa si la iluminación o la salvación que se ofrece son reales o no, siempre y cuando la creencia en ello sí lo sea.

Al permanecer aquietado no se mira la mente como punto de referencia de quien eres. Lo que realmente eres no es ninguna idea de ignorancia o de iluminación.

La iluminación espiritual es una apertura radical hacia el regalo extraordinario de haber obtenido una experiencia humana.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

Maestro, qué conseguiré al alcanzar el Satori, iluminación Espiritual preguntó el joven. Conseguirás llegar a casa por la noche y dormir plácidamente.

El único método para abandonar nuestra ignorancia y disfrutar de la felicidad suprema de la iluminación es alcanzar la perfección de la sabiduría en general, y la perfección superior de la sabiduría en particular.

Si a la Presencia «YO SOY» se le pide Luz, Amor, Sabiduría, Poder o Iluminación, es imposible ser egoísta. Una no va con la otra, «YO SOY» elimina lo negativa.

La iluminación no sólo es atemporal. También es hermosa, verdadera e indestructible. Más que cualquier cosa separable o condicionada.

La meditación es un modo de vida. No es una actividad; es tu ser mismo. Tiene que ser constante, tiene que ser continua; tiene que serlo. Debe transformarse en una continuidad cristalizada. Sólo entonces se produce la iluminación; nunca antes.

Cuando posees conocimiento, empleas una antorcha para mostrar el camino. Cuando posees la iluminación espiritual, te conviertes tú mismo en antorcha.

Todo el camino espiritual se puede describir en el contexto del refugio. La perfección del refugio es la Iluminación, el único que no necesita tomar refugio es el Buda.

Alcanzar la iluminación sin ver la propia naturaleza es imposible.

El estado de Iluminación son cualidades humanas desarrolladas completa y perfectamente, en un grado que es difícil de imaginar.

La iluminación no es un logro o una conquista, sino que consiste en regresar a casa.

La meditación trae la iluminación, trae el florecimiento, es la expresión del ser.

Cultiva el arrobamiento como factor de iluminación.

Aquel que a través de su estado de iluminación ya no diferencia entre el alma inmortal y la existencia, ni tampoco entre el universo y la existencia; a este hombre se le reconoce como un liberado en vida.

El ego necesita algunos problemas. Si entiendes esto, los problemas desaparecen. De esto se trata la iluminación: una profunda comprensión de que no hay problemas.

Iluminación: estás constantemente buscando un nuevo terreno donde no sabes cómo caminar, eso es un proceso espiritual.

Cuando el cuerpo y la mente del monje están calmados en el arrebatamiento, aparece en él la tranquilidad como factor de iluminación.

Iluminación es descubrir la verdad que llevamos dentro.

La iluminación espiritual es una trascendencia más allá de la mente.

El despertar o la iluminación es la plena realización de la verdadera naturaleza de ese ser. Es sí mismo plenamente.

En la sinfonía de la iluminación no hay religión, ni credo, es segura, te mantiene libre, sin apegos, sin control, te conducen a la armonía interior.

No tengas la arrogancia de pretender que buscas la Iluminación; la Iluminación no puede verse.

La iluminación es transformación que acontece por sí sola cuando hay plena consciencia y aceptación.