LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

ESCUCHA TU INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

GRÁFICOS ESCRITOR ALONSO DEL RIO

IMÁGENES ESCRITOR ALONSO DEL RIO

FRASES COINCIDENTES

ALONSO DEL RIO

| FRASES | ESCRITOS |

La mente es un instrumento muy fino y maravilloso, pero necesita siempre algunos ajustes y esto es parte de su mágica naturaleza que cuenta con su propio sistema de perfeccionamiento.

Lo que nos esclaviza se convierte en aquello que nos libera y lo que nos libera se vuelve aquello que nos esclaviza, incluidos la mente, las religiones y los caminos espirituales.

Cada ser humano tiene un software único y personalizado, en algunos casos con versiones muy antiguas, en otros con las actualizadas; y mejor ni hablar de los que tienen virus y no se dan cuenta.

Es ridículo juzgar el comportamiento de alguien que cumple perfectamente su rol dentro de su etapa evolutiva.

Si vemos la mente como un cristal a través del cual miramos la realidad, cada ser humano posee un cristal personalmente teñido y con un diferente grado de distorsión respecto a la “realidad”.

Ahora que la mayoría conoce el funcionamiento básico de una computadora, es más fácil entender la mente humana. El cerebro es el hardware -incluidas las redes neuronales- y el software es la manera de pensar.

La mente no solamente es un monstruo que muchas religiones enseñan, también es un niño tierno, desprotegido y casi abandonado por la vida, que no pudo desarrollar plenamente todo su potencial como ser humano.

Una mente que ha madurado y evolucionado se ha sutilizado, se ha vuelto fina, ágil, flexible, finalmente “sensible”.

La mente no es un demonio que exorcizar, un monstruo que domar, algo que someter. Si se utiliza bien y se le comprende, también puede ser vista como algo hermoso, como una fuente inagotable de creatividad, imaginación y poesía.

Es inútil tratar de convencer a alguien de que vea las cosas como nosotros. Hasta quienes se creen “maestros iluminados” ven su relativamente teñida y distorsionada realidad. Todo es cuestión de grados y niveles.

Debemos desarrollar el pensamiento analítico pero también el sintético, tener la capacidad de observar la realidad de “afuera” pero también la de “adentro”, desarrollar el pensamiento pero también el amor. El ser humano es razón y sentimiento.

Cada uno debe adaptar las enseñanzas a su propia realidad.

Sería bueno que cada uno se ponga a limpiar la ventana a través de la cual mira la vida y no se esté fijando en cuán sucias están las del vecino. Tal vez, algún día veamos más o menos lo mismo.

El primer paso es reconocer que la mente es parte de mí, pero que yo no soy solo la mente.

Si estás totalmente identificado con la mente, no reconoces su existencia ni sus límites. Si te retiras un paso atrás empiezas a ver tu verdadero ser y todo a su alrededor.

Despierta del sueño que alguien va a hacer algo por ti y atrévete a tomar el timón de tu vida, observa tu mente y aprende a reírte de ella. Atrévete a desplegar tus propias alas y a elevarte por encima de Todo.

La palabra “Cristo” viene del griego y comparte la misma raíz que la palabra “cristal”. Esto puede significar que se otorgaba el título de Cristo a aquel que lograba la cristalinidad, la transparencia de la mente.

La mente también es un mecanismo, un sistema de percepción. No podemos echarle la culpa al fabricante si usamos mal la máquina porque no la comprendemos.

Al callar ese absurdo monólogo mental creas el vacío necesario para que la mente se inunde de la verdadera sabiduría de la existencia.

La ayahuasca me mostró ese niño-mente y decidí criarlo, protegerlo, alimentarlo, enseñarle, comprenderlo y amarlo. Entender mi mente como si fuera realmente la mente de un niño me ayudó mucho a comprenderme y, sobre todo, a comprender a los demás.

Todo el trabajo apunta a que resuene en ti el deseo de ser consciente, lo que muchos llamamos despertar al testigo .

Como el prisma descompone la luz en sus siete colores, nuestra mente tiene esa capacidad llamada analítica, que nos permite descomponerlo todo, analizarlo en sus partes y seguir así hasta donde pueda.

Necesitamos dar el gran salto en nuestra mente como humanidad y ya no solo en forma individual, como ha venido ocurriendo desde los inicios del tiempo. Dar el salto a la simultaneidad en forma colectiva.

Si estás totalmente identificado con la mente, no reconoces su existencia ni sus límites. Si te retiras un paso atrás empiezas a ver tu verdadero ser.

La propuesta con relación a la dualidad básica expresada en el ser humano, a través de la mente y el corazón, o de la razón y el sentimiento diario.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Cuando tenemos el espíritu tradicional de marchar en pos de la verdad tal como es y practicamos nuestro camino sin abrazar ninguna idea egoísta, alcanzamos la iluminación en su verdadero sentido.

La iluminación es única y real, es el estado sagrado en perfecta sintonía con Dios y con la existencia.

La Iluminación es libre de todas esas formas habituales de pensamientos parcializados, negativos, distorsionados y oscuros, libre de todo prejuicio y de todo tipo de condicionamiento mental.

Los que entran en el camino con dianas y objetivos o tiene el apego a la idea de iluminación final o el despertar no puede avanzar.

La práctica-realización de la iluminación completa, es conciencia fundamental de la realidad más allá del dualismo. Es darse cuenta de la realidad y experimentar esa realidad.

La iluminación no sólo es atemporal, sino también más hermosa, más verdadera y más indestructible que cualquier cosa separable o condicionada. ¡No hay mayor felicidad que el pleno desarrollo de la mente!.

Cuando permaneces sumergido en lo ilusorio, no percibes con claridad el contenido de la Iluminación.

En la búsqueda de la iluminación espiritual te das cuenta de que quien realmente eres no ha sido nunca tocado por ningún concepto o idea religiosa.

El auténtico desasimiento para lograr la iluminación espiritual implica que el hombre debe retirarse, vaciarse y desapegarse del mismo desasimiento.

La iluminación está ahí aún antes de que la practiquemos. Ésta es la comprensión errónea. Los anteojos mismos son la iluminación y ponérselos es también la iluminación.

No hacemos a la ligera la idea de la iluminación, pero lo más importante es este momento, no hay algún día en el futuro. Tenemos que hacer nuestros esfuerzos ahora mismo. Esto es lo más importante para nuestra práctica.

Iluminación: estás constantemente buscando un nuevo terreno donde no sabes cómo caminar, eso es un proceso espiritual.

La iluminación es una condición en la que hemos llegado al final de esta relación con la experiencia humana dolorosamente centrada en el yo.

Comprender la existencia armoniosa del aquí y el ahora es la esencia del Dharma y la espiritualidad. El Dharma es un camino a La Iluminación Espiritual.

Quien sepa que nada depende de nada habrá encontrado el Camino. Y quien sepa que la mente depende de nada siempre está en el lugar de la iluminación.

La iluminación espiritual es una rebelión contra todas las tradiciones.

Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontáneo por la liberación y la iluminación.

El practicante espiritual está buscando consuelo, y para algunas personas la iluminación suena mucho como el consuelo final y total de todo.

Si mediten, pongan su conciencia en la quinta dimensión de su yo superior; recibirán discernimiento, elevación e iluminación.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

El único paso vital para la iluminación: aprende a dejar de identificarte con tu mente para que la luz de la conciencia se vuelva más fuerte.

El budismo tibetano reconoce que para alcanzar la iluminación se necesitan ambos aspectos, el femenino y el masculino; es decir, sabiduría y compasión, a los cuales nos referimos en algunas ocasiones como sabiduría y método.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

La iluminación será el comienzo, no el final. El comienzo de un proceso sin final en todas las dimensiones de la riqueza.

La palabra iluminación evoca la idea de un logro sobrehumano y el ego quiere conservar las cosas así, pero es simplemente el estado natural de sentir la unidad con el ser.

No crear falsas ilusiones es la iluminación.

Tres venenos infunden la muerte y la perdición: el odio, la codicia y la ilusión. El Camino Moral, la Meditación y la iluminación son las vías para contrarrestarlos.

No hay principio a la iluminación, no hay medio ni fin. Si todavía ves la iluminación como una experiencia, no es la iluminación.

Un hombre común busca la libertad a través de la iluminación. Un hombre iluminado expresa la libertad a través de ser ordinario.

El Buda dejó claro que las mujeres como los hombres podían alcanzar la iluminación. Las admitió en la orden monástica de ese entonces como bhikkhunis.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

Sin duda, sin duda la Iluminación no existe; cualquier dogma es una ilusión.

Examinando temas que aparentemente son en extremo polémicos. Dentro del espíritu renovador de la página de LA iluminación de buscar la paz espiritual.

Cultiva la ecuanimidad como factor de iluminación.

El ideal para todo el ser humano es la Iluminación, la Budeidad.

Cada individuo debe hacer un esfuerzo para liberarse de la ignorancia y la falta de iluminación.

La iluminación destruye todas las ficciones. Te deja la consciencia esencial de tu propio ser.

Por iluminación entiendo el creer en la nada, creer en algo sin forma ni color que está dispuesto a tomar forma o color.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

Hasta que alcancéis la iluminación confiad en vuestro Guía Espiritual.

La postura y la manera de respirar son sólo medios para obtener la iluminación.

Una gran duda acaba siendo una gran Iluminación, una pequeña duda acaba siendo una pequeña Iluminación, ninguna duda da como resultado ninguna Iluminación

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

Realmente no tienes idea de la iluminación hasta que realmente sucede, hasta que te toma el control, y eso es lo que sucede, te toma el control por completo.

La comprensión del Zen para la iluminación no son prácticas que debes seguir. Es el punto de partida para experimentar continuamente el aquí y el ahora.

Una vez alcanzada la iluminación, esta distinción dualista entre cuerpo y mente deja de existir. Se podría decir que ambos comienzan a funcionar en la misma frecuencia. Pero hasta entonces, los dos son necesarios y deben desarrollarse por igual.

La iluminación y los seres sintientes es para todos aquellos que desean con sinceridad liberar de manera permanente a los seres sintientes del sufrimiento.

Solo hay una calamidad: la ignorancia. Y solo hay una solución: la iluminación.

Os saludo, amigos míos, con el saludo de la paz y agradecido por vuestra paciencia al seguir mis escritos en «La iluminación» durante este tiempo.

El ámbito de su conocimiento son doctrinas que tienen como característica la meditación; en la acción, se alejan de la Iluminación y se confunden al hundirse en el polvo, quedando atrapados en él, incapaces de liberarse.