La iluminación espiritual

Frases Vejez

Citas Vejez


Todo, todo se queda atrás, la siniestra vejez y la plenitud irrisoria.

El temor a la vejez trae deterioro mental y físico. La cosa que temo caerá sobre mi.

El temor a la vejez hace que la ocultemos, que sea considerada como algo indigno, a ocultar en un geriátrico porque ya no servimos mas.

La vejez va a lo esencial sin malgastar energías en luchas inútiles. Dice la verdad a quien sabe escucharla y su silencio es respuesta a oídos sordos.

La vejez solo existe para quien la admite o para aquellas que la dejan entrar voluntariamente a sus cuerpos; para ellos la vida es muy corta pues la hacen pequeña. Es la mente la que envejece y arrastra al cuerpo.

La vejez del cuerpo es real y obligatoria. La vejez del alma es una ilusión: ella, juventud eterna, viaja en el tiempo, pero no pertenece al tiempo.

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.

En la vejez se aprende mejor a esconder los fracasos; en la juventud, a soportarlos.

Los frutos de la vejez son amor, alegría, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y temperancia.

La vejez es mala porque priva al hombre de todos los placeres dejándole los apetitos.

El error es aceptable mientras somos jóvenes; pero no hay que arrastrarlo a en la vejez.

La vejez empieza cuando los recuerdos pesan mas que las esperanzas.

Una vejez tranquila es la recompensa de una juventud juiciosa.

Vivir en nuestras mentes creyendo en nuestros pensamientos falsos, es un buen camino para asustarnos de muerte, y puede aparecer en forma de vejez, cáncer, degeneración, presión alta, etc.

Que bella es la vejez que no miente.

A diferencia de la vejez, que siempre esta de mas, lo característico de la juventud es que siempre esta de moda.

Una reacción exagerada o excesiva delata, en cualquier organismo vivo, miedo e inseguridad; y la esclerosis no solo es signo de vejez sino de incapacidad para cambiar.

No hay nada que envejezca tan pronto como el recuerdo del beneficio.

No me preocupa la idea de la vejez o de la muerte, ni la obtención de la felicidad, ni pienso en unas cosas como mías y en otras como no mías.

El hombre tiene cuatro enemigos naturales: el miedo, la claridad, el poder y la vejez. El miedo, la claridad y el poder pueden superarse, pero no la vejez. Su efecto puede ser pospuesto, pero nunca vencido.

Cuando te cases debes preguntarte si serás capaz de conversar con esa persona en tu vejez. Todo lo demás en el matrimonio es transitorio.

Para aquellos que estamos atados a la vejez, la muerte llega como una liberación.

La vejez nos muestra hasta donde llega una persona, la pureza te ayudara en la vejez, no la plata.

La vejez que no tiene mas primacía que la del tiempo, no es verdadera primacía. Ser hombre y no aventajar a los demás con hombría de bien, no es mas que vejez.

Buena verdad es que ni la juventud sabe lo que puede, ni la vejez puede lo que sabe.

Todo en la vejez es impropio: matar, reírse, el sexo, y sobre todo seguir viviendo.

Si queremos llegar a la vejez con un cerebro en perfectas condiciones hay que cuidarlo a lo largo de toda la vida. Mas aun, incluso desde la infancia.

En la juventud aprendemos, en la vejez entendemos.

La vejez no podría soportarse sin un ideal o un vicio.

El primer síntoma de la vejez es que uno empieza a parecerse a su padre.