LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

FRASE GRÁFICAFRASE TEXTO

CUENTO PARA HOY

FRASES JOSE MUJICA

CITAS Y PENSAMIENTOS JOSE MUJICA

Publicación mas reciente de Jose Mujica sobre la conciencia y la política

| BUSCAR | DOBLES | FAMOSAS | HUMOR |
|
FILÓSOFOS | CONCIENCIA |

JOSE MUJICA

| FRASES | ESCRITOS |

Vivir mejor no es tener más sino, ser más feliz.

La peor soledad es la que llevamos dentro, es tiempo de meditar, de habla con el que tienes dentro, de mirar por una ventana al cielo y, si no, imaginarlo.

Cuando tú compras algo, el instrumento es el dinero, pero en realidad lo estás comprando con el tiempo de tu vida. El tiempo que te costó conseguir ese dinero.

José Mujica nos dice que el tiempo es ahora, que es el tiempo para todo. El tiempo para amar, para meditar, para la unión, para la austeridad y para vivir.

Pobres no son los que tienen poco. Pobres son los que quieren más y más, infinitamente más, y nunca les alcanza.

Yo vivo como vive la mayoría de mi pueblo, en la política lo normal tendría que ser mi forma de vida.

¿Qué es lo que le llama la atención al mundo? ¿Qué vivo con poca cosa, una casa simple, que ando en un autito. viejo, esas son las novedades? Entonces este mundo está loco porque le sorprende lo normal.

Lo inevitable no se lloriquea. Lo inevitable hay que enfrentarlo.

Cuando tú compras algo, el instrumento es el dinero, pero en realidad estás comprando con el tiempo de tu vida. El tiempo que te costó conseguir ese dinero.

Lo imposible cuesta un poco más, y derrotados son sólo aquellos que bajan los brazos y se entregan.

El poder no cambia a las personas, sólo revela quienes son en verdad.

El amor es el arma más poderosa del planeta, el que tiene amor en su corazón, nada le falta y es más valiente que aquellos que dicen tener coraje de enfrentar la vida y no se atreven.

La única adicción no nociva para la salud es el amor.

Dicen que soy pobre, pero no es así solo hago más liviana mi carga para poder vivir libremente.

El que tengas más riquezas, o conocimientos que tu semejante no te hace más que él. Hombre se llama a aquel que es capaz de valorar con humildad la sencillez que hay en otros, y comparte lo que tiene sin esperar nada a cambio.

No somos más que otros, solo vemos la vida de diferentes formas y colores.

Hay cosas que tenemos y no las valoramos hasta que las perdemos.

Para sentirte realizado contigo mismo no necesitas riquezas ni poder, solo ser tú mismo y confiar en tu instinto.

Ser libre no es aspirar a cumplir todo lo que tu crees necesitar, sino darle a tu vida el sentido que realmente necesita.

No necesitamos ser ricos para encontrar la felicidad, aun cuando tengas poco que dar puedes ser feliz, solo con aquellos que valoran tu esfuerzo y te aceptan tal y como eres.

No eres pobre porque tienes poco. Pobre del que tiene mucho, porque aún así nunca consigue nada.

Pertenezco a una generación que quiso cambiar el mundo, fui aplastado, derrotado, pulverizado, pero sigo soñando que vale la pena luchar para que la gente pueda vivir un poco mejor y con un mayor sentido de la igualdad.

Aprendí que si no puedes ser feliz con pocas cosas no vas a ser feliz con muchas cosas.

La única adicción saludable es la del amor.

No soy pobre, soy sobrio, liviano de equipaje, vivo con lo justo para que las cosas no me roben la libertad.

Vivir mejor no es tener más, sino ser más feliz.

Enfrentamos al sedentarismo con caminadores, al insomnio con pastillas y a la soledad con electrónica.

Arrasamos las selvas, las selvas verdaderas, e implantamos selvas anónimas de cemento.

Continuará la guerra hasta que la naturaleza nos llame y haga inevitable nuestra civilización.

Nadie es más que nadie.

El poder no cambia a las personas, sólo revela quiénes verdaderamente son.

Hay cosas que tienen valor cuando se pierden.

Si tuviera muchas cosas tendría que ocuparme de ellas. La verdadera libertad está en consumir poco.

Pobres no son los que tienen poco. Son los que quieren mucho. Yo no vivo con pobreza, vivo con austeridad, con renunciamiento. Preciso poco para vivir.

El hombre moderno anda siempre apurado, porque si la economía no crece es una tragedia.

Vivir mejor no es sólo tener más, sino que es ser más feliz.

Europa tiene una crisis económica que también es política. Ha desatado una cantidad de sucesos que los está gobernando. Son los sucesos que gobiernan a los hombres y no los hombres los que gobiernan los sucesos.

Cargo con una gigantesca deuda social y con la necesidad de defender la Amazonía, los mares, nuestros grandes ríos de América.

No quiero hablar de austeridad porque es una palabra prostituida en Europa; abogo por una manera personal de vivir con sobriedad.

De qué nos vale una actitud ecologista en un rincón si el universo de la industria se mueve como se mueve?.

Despilfarramos dos mil millones de dólares por minuto en presupuesto militar a nivel mundial. Decir que no hay plata es no tener vergüenza.

La política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión con el sueño de intentar construir un futuro social mejor; a los que les gusta la plata, bien lejos de la política.

Estoy muy contento con el hoy, me tiene abrumado el pasado mañana.

Nos tenemos que juntar por el susto, para hacer algo en el mundo que se nos viene.

La cuestión de la integración no es cuestión de agrandar los mercados, sino de tener una voz potente en el mundo.

Soy un paisano terco. No razono en términos económicos. Pero estoy peleado con la civilización en la que estoy viviendo.

Prometemos una vida de derroche y despilfarro, que en el fondo constituye una cuenta regresiva contra la naturaleza y contra la humanidad como futuro.

La economía globalizada no tiene otra conducción que el interés privado de muy pocos.

El hombrecito promedio a veces sueña con vacaciones y libertad. Siempre sueña con concluir las cuentas, hasta que un día el corazón se para y adiós.

Arrasamos las selvas, las selvas verdaderas e implantamos selvas anónimas de cemento.

Si aspiráramos en esta humanidad a consumir como un americano promedio, son imprescindibles tres planetas para poder vivir.

Hemos nacido sólo para consumir y consumir y cuando no podemos, cargamos con la frustración, la pobreza y hasta la automarginación y autoexclusión.

Ocupamos el templo con el dios Mercado, él nos organiza la economía, la política, los hábitos, la vida y hasta nos financia en cuotas de tarjeta la apariencia de felicidad.

La economía sucia, el narcotráfico, la estafa, el fraude y la corrupción son plagas contemporáneas cobijadas por ese antivalor, ese que sostiene que somos más felices si nos enriquecemos sea como sea.

Vengo del sur, y como tal, cargo inequívocamente con los millones de compatriotas pobres de América Latina, patria común.

Cargo con las consecuencias de la vigilancia electrónica (…) que nos envenena inútilmente.

Sí, es posible un mundo con una humanidad mejor. Pero tal vez hoy la primera tarea sea salvar la vida.

Así como vamos no es posible colmar ese sentido de despilfarro que tenemos.

Nuestro mundo necesita menos organismos mundiales, que sirven más a las cadenas hoteleras, y más humanidad y ciencia.

Nadie es más que nadie, las repúblicas se deforman y ellas se deben a las mayorías.

Me comí 14 años en cana y dos horas después de que salí, ya estaba militando.

Esa vieja es peor que el tuerto. El tuerto era más político, ésta es más terca. (Sobre Cristina Fernández)

Siento rabia, me caliento, digo disparates, pero no puedo cultivar el odio (…). Hay que respetar, sobre todo cuando más duele.

Yo quiero saber la verdad, pero en la justicia no creo un carajo.

Por el camino más largo es el viaje más corto.

Quizá esté equivocado, porque yo me equivoco mucho; pero lo digo como lo pienso.

Con ese dinero me alcanza y me tiene que alcanzar. Hay quienes viven con mucho menos.

Va a arrancar en marzo, para aprovechar la tierra que tenemos, los medios que tenemos y ya con eso tengo para entretenerme con los chiquilines del barrio.

No voy a ser un viejo jubilado que se pone en un rincón a escribir las memorias. Yo no voy a escribir nada, no tengo tiempo, tengo cosas para hacer.

Sí, yo estoy cansado, pero esto no para hasta el día que me lleven en un cajón o cuando sea un viejo lelo.

¿Qué es lo que le llama la atención al mundo? ¿Qué vivo con poca cosa, una casa simple, que ando en un autito viejo, esas son las novedades? Entonces este mundo está loco porque le sorprende lo normal.

Me comí 14 años en cana (…) La noche que me ponían un colchón me sentía confortable, aprendí que si no puedes ser feliz con pocas cosas no vas a ser feliz con muchas cosas. La soledad de la prisión me hizo valorar muchas cosas.

Creo que nos están usando de conejillos de indias. ¿Por qué Phillip Morris está prestando tanta atención a un país tan chico? Estoy seguro de que venden más cigarrillos en cualquier barrio de Nueva York que en el Uruguay.

Esa vieja es peor que el tuerto. El tuerto era más político, ésta es más terca.

Somos medio atorrantes, no nos gusta tanto trabajar. (..) Nadie se muere por exceso de trabajo, pero no es un país corrupto, somos un país decente.

Todo el mundo está contra el aborto. Pero si se le brinda apoyo a una mujer sola que toma esta decisión, hay quienes pensamos que muchas retrocederían.

Legalizando e interviniendo, se puede lograr que muchas mujeres retrocedan en su decisión, sobre todo aquellas en los sectores más humildes o quienes están solas.

El matrimonio gay es más viejo que el mundo. Tuvimos a Julio César, Alejandro el Grande. Dicen que es moderno y es más antiguo que todos nosotros. Es una realidad objetiva. Existe. No legalizarlo sería torturar a las personas inútilmente.

No es bonito legalizar la marihuana, pero peor es regalar gente al narco. La única adicción saludable es la del amor.

No soy pobre, soy sobrio, liviano de equipaje, vivir con lo justo para que las cosas no me roben la libertad.

No me voy, estoy llegando. Me iré con el último aliento y donde esté, estaré por ti. Estaré contigo.

Si tuviera dos vidas, las gastaría enteras para ayudar a tus luchas.

Querido pueblo, gracias por tus abrazos, gracias por tus críticas, por tu cariño y sobre todo por tu hondo compañerismo cada una de las veces que me sentí solo en el medio de la presidencia.

Al cabo de tanto trajín supimos que la lucha que se pierde es la que se abandona pero también, querido pueblo, saber que no hay ningún final sino el camino mismo.

Sobrios, sin ser ascetas, livianos de equipaje para tener la mayor cantidad de tiempo libre y volcarlo socialmente.

Seguimos vivos, mucho más humildes y republicanos porque nos quedó incrustado que nadie es más que nadie.

No quiero hablar de la palabra austeridad porque está prostituida en Europa.

Ser libre es gastar la mayor cantidad de tiempo de nuestra vida en aquello que nos gusta hacer.

Sí, es posible un mundo con una humanidad mejor, pero tal vez hoy la primera tarea sea salvar la vida.

Estar vivo es un milagro, las chances en contra son infinitas.

La cuestión de la integración no es cuestión de agrandar los mercados, sino de tener una voz potente en el mundo. – Nos tenemos que juntar por el susto, para hacer algo en el mundo que se nos viene.

El mundo que va a venir es de supra naciones que van a luchar por su existencia y las imposiciones de sus reglas. ¿Seremos capaces de pasar por encima de nuestros atavismos?.

En Estados Unidos van a tener que aprender a hablar español.

Hay que luchar para que esto no se desmadre. Necesitamos una Venezuela que funcione.

Esa vieja (Cristina Fernández) es peor que el tuerto (Néstor Kirchner). El tuerto era más político, ésta es más terca.

Cuatro asuntos: educación, educación, educación y otra vez educación. Los gobernantes deberíamos ser obligados todas las mañanas a llenar planas como en la escuela escribiendo 100 veces: debo ocuparme de la educación.

Si decimos que en este mundo no hay plata, es porque tenemos la cobardía política de no meter la mano en el bolsillo a los que tienen.

Todos ustedes son suplantables, lo que no es suplantable es nuestro pueblo, ustedes no están para servirse, ustedes están para servir.

A los que les gusta mucho plata hay que correrlos de la política, son un peligro.

La política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión con el sueño de intentar construir un futuro social mejor.

Los políticos tenemos que vivir como vive la mayoría, no como vive la minoría. Yo estoy viviendo como vive la gente de mi país.

Si aspiráramos en esta humanidad a consumir como un americano promedio, son imprescindibles tres planetas para poder vivir. – Arrasamos las selvas verdaderas e implantamos selvas anónimas de cemento.

Ocupamos el templo con el dios Mercado, él nos organiza la economía, la política, los hábitos, la …

Los indigentes del mundo no son de África o de América Latina, son de la humanidad y ésta debe, como tal, propender a empeñarse en su desarrollo, para que puedan vivir con decencia por sí mismos.

No me canso de decir los millones de dólares por minuto que se gastan en el mundo en presupuesto militar. Decir que no hay recursos es no tener vergüenza.

La economía sucia y la corrupción son plagas contemporáneas cobijadas por ese antivalor que sostiene que somos más felices si nos enriquecemos sea como sea.

El hombre moderno anda siempre abrumado porque, si la economía no crece, es una tragedia.

Pobres no son los que tienen poco. Son los que quieren mucho.

El siguiente texto corresponde al discurso pronunciado por José Mujica, a pocos días de asumir como presidente uruguayo. El conocimiento es placer.