FÁBULA DE LA MARIPOSA Y EL GRAJO

15/03/2018

Nomás al empezar su Vida, el sublime insecto moría a manos de su depredador natural… lo que, a fin de cuentas, le pareció muy natural a Ozům.

Fábula de la mariposa y el grajo - Escrito por JBN

Ozům el Sabio

Pegada cabeza abajo en la hoja de un caobo, pendía una crisálida de un delgado hilo de seda.

Durante quince días, Ozům el Sabio observó con atención su crecimiento.

Al principio, la crisálida había sido de un color verde azulado.

Con el transcurso de los días, aparecieron en su superficie manchas doradas y negras, cada vez más numerosas.

En las últimas cuarenta y ocho horas, la crisálida había adquirido una coloración decididamente obscura.

Entonces, pensó Ozům:

“Oh, crisálida, transfigurada emergerá tu hermosa moradora… y sagrado será su vuelo”.

Aquella mañana, Ozům percibió una pequeña ala que rasgaba a la crisálida desde su interior.

Media hora tardó la mariposa en abandonar la seguridad de aquel hogar… ¡que en las últimas horas se le había tornado en intolerable prisión!

Al principio, las alas del insecto estaban encogidas… ¡y eran totalmente pálidas! Sin embargo, media hora después, habían aparecido en ella delicados diseños geométricos –fascinantes maravillas azules, anaranjadas, carmesíes.

Embelesado, Ozům contemplaba la belleza de aquella diosa en miniatura.

De pronto, cuando parecía que la mariposa emprendía su primer vuelo, un grajo llegó volando del Cielo y se la comió.

Nomás al empezar su Vida, el sublime insecto moría a manos de su depredador natural… lo que, a fin de cuentas, le pareció muy natural a Ozům.

En la tarde de aquel mismo día, en ese mismo jardín, Ozům se deleitaba observando la belleza del vuelo del grajo.

En su vuelo, el ave describía audaces elipses, curvas gloriosamente complejas, gráciles trazos de una geometría aérea y existencial.

De pronto, el grajo defecó desde de las alturas: parte de su emisión manchó la túnica de Ozům; otra porción de hez impregnó la hierba del jardín.

Entonces, pensó el mago y poeta:

“Oh, crisálida, transfigurada emergió tu moradora del vientre del grajo… y su sagrada impronta fertilizará a la tierra”.

De pronto, Ozům sintió hambre. Arrancó una manzana de un árbol: cerró los ojos y disfrutó la fruta poco a poco, bocado a bocado.

RECOMENDADOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - ANTHONY DE MELLO

26/04/2020



CRECIMIENTO INTERIOR CON CUENTOS Y MORALEJAS

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

Excelentes enseñanzas de crecimiento interior de diversos cuentos que terminan con una frase tipo moraleja, al el estilo inconfundible de Anthony de Mello.

RELATOS   -   MORALEJAS

GRAFICAS LA ILUMINACION - TAO

18/12/2019



MORALEJAS Y SABIDURÍA DEL TAO

TAO

FRASES TAO

Cuentos con moralejas y sabiduría del Tao. Es lo preferido por los que están interesados en ir profundizando en el Tao. Veamos tres buenos relatos.

MORALEJAS   -   TAO

GRAFICAS LA ILUMINACION - ANTHONY DE MELLO

20/11/2019



4 MORALEJAS SABIAS

ANTHONY DE MELLO

FRASES ANTHONY DE MELLO

Cuatro valiosas moralejas sabias que dejan estas pequeñas historias: El rabino y sus discípulos, El psiquiatra, Las piedritas y La mujer devota.

MORALEJAS   -   CUENTOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - LIE

02/11/2019



MORALEJAS CON SABIDURÍA Y HUMOR

LIE

FRASES LIE

7 cuentos con moraleja y uno más que los hará reír. La virtud del cuento, es la sutil sabiduría y su fino humor encerrado en el mensaje transmitido.

RELATOS   -   MORALEJAS

GRAFICAS LA ILUMINACION - BUDA

27/06/2018



UNAS BUENAS MORALEJAS

BUDA

FRASES BUDA

Cinco verdades o enseñanzas dharma nos proveen la estructura que orienta hacia una vida plena de sentido. Estas verdades siempre son válidas.

MORALEJAS   -   CUENTOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - BUDA

25/06/2018



CINCO MORALEJAS DEL BUDISMO

BUDA

FRASES BUDA

Encarnando estas cinco verdades a través de la meditación y la ejercitación, podremos acceder a la profundidad que tanto anhelamos. La iluminación.

MORALEJAS   -   CUENTOS

GRAFICAS LA ILUMINACION - JBN

03/05/2018



MORALEJAS LIGERAS

JBN

FRASES JBN

Se decía que un santo, cada vez que salía de su casa para ir a cumplir sus deberes religiosos, solía decir: Ahora te dejo, Señor. Me voy a la iglesia.

MORALEJAS   -   CUENTOS