LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL







OBJETIVIDAD Y SUBJETIVIDAD

CUENTO ZEN NARRADO DE HOY

Hogen, un maestro zen chino, vivía solo en una ermita en el campo.

Un día, cuatro monjes viajeros que pasaban por allí le pidieron permiso para encender un fuego en su patio y calentarse un poco. Mientras estaban preparando la hoguera, Hogen los oyó hablar de la objetividad y la subjetividad.

Uniéndose a la discusión, dijo:

Ahí tenéis esa gran piedra.

¿Dónde consideráis que está, dentro o fuera de vuestra mente?

Uno de los monjes replicó:

Desde el punto de vista budista, todas las cosas son objetivaciones de la mente.

Por lo tanto yo diría que la piedra está dentro de mi cabeza.

Hogen replicó:

¡Debes tener la cabeza muy pesada si llevas en tu mente una piedra tan grande como esa!

MORALEJA

Quien se dispone a abandonar su objetividad y su capacidad de juicio debe vivir con lo ininteligible. Quien aprende a evaluar lo que le sucede con realismo y objetividad lo hace más fuerte y tranquilo.

Debemos reconocer que cualquier cosa que diga el hombre tiene que ser humana. Aun una verdad objetiva tiene que estar teñida por la persona que la firma. Aun la objetividad no puede estar sin lo subjetivo; lo subjetivo va y la cubre.

CUENTOS ZEN EN TUS REDES

CUENTOS ZEN CON MORALEJAS

CUENTOS NARRADOS EN AZUL

VER TODOS LOS CUENTOS

LINK RELACIONADOS

MUCHAS GRACIAS