El poder de los abrazos

POR: JBN LIE

Imagen; El poder de los abrazos; Jbn Lie

ABRÁCENSE

Esta ha sido una semana de abrazos: afectuosos, protectores, de todo irá bien…También ha sido la semana en que, diversos pacientes, recordaban aquellos inicios de sus respectivas terapias cuando les daba corte darme un abrazo y se solucionaba con dos besos o un apretón de manos. Con el tiempo -y el compartir vivencias, sentimientos- el abrazo apareció, sin proponérselo, con su poder altamente curativo.

Todas las personas necesitamos del contacto físico de otras, porque nos hace sentir reconocidas, protegidas y queridas. En Psicología se entiende por memoria afectiva el sentimiento con una carga emocional especial que reaparece cada vez que se recuerda una experiencia previa significativa.
¿Cómo sentimos los abrazos?

En la piel existen los llamados Corpúsculos de Meissner que son los encargados de recibir la señal del tacto y enviarla a la corteza cerebral. Asimismo, existen los mecanorreceptores que pueden asimilar si algo o alguien esta frío, cálido, una caricia, cosquillas, pellizcos, áspero, rugoso, suave… Cada una de las partes de nuestro cuerpo, posee estos receptores – aunque las manos y los labios, tienen una mayor cantidad- y, por tanto, pueden enviar una señal eléctrica al cerebro que será transformada en aquello que percibimos – a nivel consciente – como una cosquilla, un pellizco, una caricia o un abrazo.

Gracias a la Resonancia Magnética Funcional –que permite obtener imágenes del cerebro mientras esta funcionando – se ha observado que cuando abrazamos a una persona por la cual no sentimos atracción sexual ni enamoramiento,liberamos oxitocina, hormona que disminuye los niveles de cortisol y adrenalina – las llamadas hormonas del estrés –y nos hace sentirnos más relajados.

Pero, determinadas investigaciones, han demostrado que no ocurre lo mismo si abrazamos a una persona que nos acaban de presentar que a un amigo o un familiar ya que, en este caso, tanto los Corpúsculos de Meissner como los mecanorreceptores, aparte de enviar la señal al cerebro, también lo hacen al sistema límbico que es aquella zona cerebral encargada de regular las emociones. Por tanto, la oxitocina producida sirve para estrechar los vínculos afectivos y formar el apego, es decir, el deseo de estar próximo con las personas que son significativas para nosotros.

Pero, ¿eres afectuoso?

Desde el punto de vista de la vida en pareja, hemos de considerar que los abrazos, las caricias y las miradas se hallan entre las formas más placenteras de invitar a la cercanía al otro/a. Y, aunque parece fácil de explicar, muchas veces, es difícil de llevar a la práctica ya que no todas las personas somos igualmente afectuosas; al contrario, existen muchas personas, incapaces de demostrar cariño y ello les puede hacer parecer frías y distantes, aunque, realmente, no sea así. En este caso, el problema principal es la compensación, es decir, para excusarse por unos sentimientos incapaces de expresar – aunque podrían- compran regalos muy caros. En casos muy extremos, esta persona va a necesitar estimulantes como alcohol o sustancias de abuso para desinhibirse.

Placer y sexo

El placer es una búsqueda propia de la naturaleza del ser humano. Debajo de la misma, se halla la necesidad de ser libre, de poder ser lo que uno quiere ser, por lo que uno es y esta se convierte, a su vez, en una dificultad y en un conflicto, especialmente, en el caso de personas que, durante su crecimiento, han sido condicionadas por su entorno a que el amor solo se consigue si se cumplen determinadas expectativas o si se hacen las cosas bien y que, en caso contrario, solo han encontrado rechazo, indiferencia o castigo. Así, se interiorizaba que el amor uno se lo debe ganar y, además, que se puede poner en riesgo ante situaciones como las antedichas, generando, entonces, dolor… entonces, ¿por qué intentar amar?

Unido al placer, se halla la sexualidad, entendiendo como tal no tan solo el propio acto físico de mantener relaciones sexuales, sino también los juegos sexuales previos así como las caricias, pellizcos, mimos, besos y abrazos. Sin embargo, las personas no afectuosas, tienen miedo a ser rechazados, y crean una postura a la defensiva típica; hombros y cuello tensos, manos y articulaciones rígidas – sin darse cuenta – mirada alerta…es decir, existe toda una comunicación no verbal que explica el miedo a mostrar lo que, realmente, se siente, por esa posibilidad de la que hablábamos anteriormente; no cumplir las expectativas, no hacerlo bien, y que el amor se transforme en dolor. Lo único que se consigue, de esta manera, es no disfrutar ni de la relación con la otra persona ni de la sexualidad propia.

Cómo ser más afectuoso

Se puede aprender a ser afectuoso. El principal problema que tiene el que no es afectuoso es ese, que nunca ha abrazado, acariciado realmente, y que, la primera vez que lo hace es probable que vaya a sentir timidez, resistencia, vergüenza, ridículo o, incluso, ansiedad.¡ No se asuste! Piense que su mente está habituada a funcionar siempre bajo unos mismos esquemas de comportamiento, desde hace mucho tiempo, y, en ellos, se siente seguro. Cambiar estos esquemas sí es un riesgo. Pero, si no lo intenta, nunca tendrá la ocasión de comprobar, por si mismo, las sensaciones tan placenteras que se producen cuando uno estira los brazos y alcanza las mejillas del otro o como salta el corazón cuando su cuerpo se estrecha fuertemente con otro.

Tanto dar como recibir un abrazo es una forma de contacto emocional con aquello que nos rodea. El poder de los abrazos no es solo una suave invitación sexual sino que también puede darse con familiares, amigos… y presenta un alto poder curativo ya sea con las manos o la mirada, haciéndolo sin un motivo concreto, solo porque se siente así.

Efectos de los abrazos, besos y caricias

Beneficios del abrazo a nivel físico y fisiológico

Ya hemos visto, anteriormente, que los abrazos liberan hormonas como la oxitocina y las endorfinas pero, también, actúan a nivel de los neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, por lo cual producen sensación de bienestar y también libera neurotransmisores como la serotonina y la dopamina las cuales tienen un efecto sedante, por lo cual produce una sensación de tranquilidad, bienestar y calma

Y, aunque pueda parecer increíble; mejora nuestra memoria porque la calma que produce hace que nuestras emociones asienten los recuerdos.

¿Se puede vivir sin abrazar?

Los abrazos son una muestra de cariño entre personas y una expresión de amor entre las parejas. Como hemos visto, aportan muchos beneficios tanto físicos como psicológicos.

Teniendo en cuenta solo el abrazo como expresión de amor entre parejas, nos podríamos parar a pensar: y tú, ¿cuántas veces al día abrazas a tu pareja?

Según los estudios realizados respecto a este tema, se ha demostrado que el número de rupturas entre parejas es mayor en aquellas en que uno de los dos miembros no expresa afecto ya sea en forma de abrazos, caricias puesto que el otro miembro mostrará una descompensación de afecto.

Por tanto, esté último miembro puede sufrir unas consecuencias debidas a la falta de afecto demostrada por el primer miembro.

Como son:

En cada contexto, sabemos qué tipo de abrazo damos y cuál recibimos, que va a depender, también, de la persona con las que nos abracemos, aunque los beneficios tanto emocionales como físicos, fisiológicos y psicológicos van a ser los mismos. Sin embargo, un abrazo con un amigo será de alegría, con la pareja es intimo. Sea como fuere, ¡nunca niegues un abrazo! Estarías negando vitaminas para el alma…

Y, ciertamente, muchas veces, no encontramos las palabras adecuadas para expresar lo que sentimientos, quizás porque estos son abrumadores o porque somos muy tímidos…Habla el idioma de los abrazos Cuando hablar se convierte en una difícil tarea, no hay un mejor modo de expresarnos con claridad

¿Te gusta o te molesta abrazar y que te abracen? ¿crees que el abrazo tiene un efecto positivo o negativo en las personas? ¿cómo prefieres los abrazos? ¿Usas los abrazos en tus relaciones sociales, o lo dejas para la esfera íntima? Dejamos las preguntas abiertas. Esperamos que nos ayudes a generar debate en el apartado de comentarios.