LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

LA VERDAD TE HARÁ LIBRE
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR SATYAPREM

IMÁGENES DEL ESCRITOR SATYAPREM

FRASES COINCIDENTES

SATYAPREM

| FRASES | ESCRITOS |

¿Quién eres tú?, en eso se basa todo. Hay que librarse de la idea de que somos lo que pensamos. No somos la mente ni el cuerpo.

La vida no tiene sentido, tú das sentido a tu vida.

Es un gusto conocer, comprender, pensar. Sí, eso es fantástico: jugar con tu mente.

Las metas son ilusiones. Si abres las manos y sueltas las metas, aceptarás el vacío de este instante. No sabemos por qué estamos aquí, nadie lo sabe. ¡No sabemos nada!

Libertad demanda total responsabilidad.

No saber es aterrador porque nos identificamos con la mente, creemos que somos ella. Yo propongo que te abras a la posibilidad de que no saber sea una alternativa para ser feliz. Suelta.

La mente es una herramienta útil. Infinitamente, tanto para la destrucción como para la creatividad. Si pudiéramos usar la mente para la creatividad dejaríamos de estar en guerra con nosotros mismos y con los demás.

Pensamos que cuando comprendamos toda la inconsciencia de nuestro pequeño ser, cuando consigamos mejorarlo, nos volveremos más conscientes, pero para ser conciencia tu foco tiene que ser inmediato.

Basta ir hacia dentro y responder a la pregunta ¿quién soy? para darte cuenta de que no eres una mujer, de que no sientes tu edad, de que no perteneces a un lugar, ni a un tiempo. Es una experiencia clara.

Mirar adentro es no saber. Es mirar a ninguna parte. La conciencia es silencio y vacío. Todo lo que viene a tu mente pertenece al pasado, es lo que te enseñaron, lo que te dijeron que eras, y es lo que tu mente actualiza una y otra vez.

El silencio es notorio cuando simplemente no piensas. El silencio es la muerte de ese que está constantemente buscando respuestas. Despertar es trascender el mono que hay en ti.

Vivir en el vacío por lo menos un minuto al día desde ahora mismo: detente, pregúntate quién eres y observa que no hay respuesta, sólo silencio. Para mantener esa llama encendida ni te juzgues, ni juzgues a los demás. Y no te enorgullezcas.

Somos consciencia. La conciencia está detrás de todo, detrás del cuerpo y de la mente; no es algo que alcanzar, ya está ahí. Cuando dejas de argumentar conceptos y de dar contenido a lo que no eres aparece el silencio.

Nos identificamos con la forma, como si fuéramos el cuerpo que habitamos, las ropas que vestimos, los amigos que frecuentamos, el trabajo que hacemos, la casa que tenemos.

Si alguien dice que se iluminó y se queda como una ameba está equivocado, porque la conciencia quiere bailar, quiere crear y compartir.

Lo que somos en realidad no tiene relación con el tiempo, aunque la mayoría de las propuestas de realización siempre suceden después. Las religiones o la psicología proponen una meta.

El cuerpo es un instrumento para sentir el mundo, para disfrutarlo: respirar, escuchar, mirar, sentir... son una experiencia mística, y eso no lo hemos aprendido todavía porque estamos apegados a conceptos mentales que no funcionan.

Las metas vienen de la mente. En la mente el cielo está después, el paraíso sucederá después. Sin la meta del paraíso no hay infierno.

No existe una mente quieta. Mente es ruido. La mente no observa, juzga. Si no entras en esa paranoia de aquietar la mente, percibirás que el silencio está antes, durante y después del ruido de la mente, basta profundizar tu percepción.

La iluminación no es la consecuencia de un deseo, es una comprensión que va destruyendo la idea del yo.

Mirar hacia dentro es cortar ese vínculo con el pasado y el futuro, es darte cuenta de que en realidad tú no sabes nada.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Iluminación es la solución a la búsqueda de Dios y no la encuentran en un lugar externo, si no más bien la encuentran en el interior.

Todos intentamos descifrar los grandes misterios de la vida y todos seguimos nuestro camino hacia la iluminación espiritual, tarea que dura toda la vida.

Cuando el sabio que desea alcanzar la iluminación se encuentra con dificultades o circunstancias adversas, las acepta y no permite que alteren su serenidad.

Cuando estás sin pensamiento, hay no-mente. Lo puedes llamar la iluminación, lo puedes llamar samadhi, lo puedes llamar nirvana o lo que quieras.

La iluminación no es un logro o una conquista, sino que consiste en regresar a casa.

La iluminación espiritual no es un estado, una experiencia ni un objetivo que alcanzar en el futuro.

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

Si todavía no has llegado al estado de la auténtica Iluminación, debes saber que cualquier teoría referente a dirigir la atención al interior; o sobre la introspección, es engañarse a sí mismo.

Cuando en el budismo hablamos de la Iluminación, nos referimos a este estado de Conocimiento Superior, Amor, Compasión y Energía.

Los que entran en el camino con dianas y objetivos o tiene el apego a la idea de iluminación final o el despertar no puede avanzar.

La iluminación nunca sucede. Está ahí; siempre esta ahi. La sadhana que haces es solo para ver que está ahí. No estás haciendo sadhana para construir la divinidad dentro de ti. Todo lo que construirás es solo ego.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

Cuando uno trata de lograr la iluminación, se crea karma que nos gobierna y se está perdiendo el tiempo en prácticas.

Desarrollar cualidades espirituales por medio de la práctica de las seis paramitas. Paramita se traduce por disciplina para el logro de la Iluminación.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

Alcancemos la iluminación en la vida cotidiana.

Es su derecho de nacimiento tener una vida poderosa, pacifica y significativa. Usted verdaderamente puede lograr la iluminación con una vida pacifica, porque usted ya esta iluminado ahora mismo.

La iluminación es el entendimiento de que esto es todo, de que esto es perfecto, de que esto es. La iluminación no es un logro, es el entendimiento de que no hay nada que lograr; ningún lugar al que ir.

La liberación, iluminación o despertar no es otra cosa que intuir el innombrable estado de potencialidad total previo a la llegada de la consciencia.

Cultiva la atención consciente como factor de iluminación.

Si a la Presencia «YO SOY» se le pide Luz, Amor, Sabiduría, Poder o Iluminación, es imposible ser egoísta. Una no va con la otra, «YO SOY» elimina lo negativa.

No hacemos a la ligera la idea de la iluminación, pero lo más importante es este momento, no hay algún día en el futuro. Tenemos que hacer nuestros esfuerzos ahora mismo. Esto es lo más importante para nuestra práctica.

Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad… lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino.

Busca la iluminación y nuestra vida tendra un mejor sentido.

No hay razón para perder la risa. Si alcanzas La iluminación Espiritual o el estado extático, la risa es todo lo que queda.

Ve al origen dónde procede la luz interior. ¡Entra en el estado de la Iluminación! Conviértete en el amo de la consciencia misma.

La iluminación es: cooperación absoluta con lo inevitable.

Cada individuo debe hacer un esfuerzo para liberarse de la ignorancia y la falta de iluminación.

Cuando la atención consciente es continua e inamovible, aparece en el monje, la atención consciente como factor de iluminación.

Cuando sigue examinando e investigando el Dharma, aparece en el monje la energía como factor de iluminación.

Cuando la mente de alguien que está feliz y cuyo cuerpo está calmado, está concentrada, aparece en él la concentración como factor de iluminación.

La palabra iluminación evoca la idea de un logro sobrehumano y el ego quiere conservar las cosas así, pero es simplemente el estado natural de sentir la unidad con el ser.

Cuando permanece así, atentamente consciente, examinando e investigando el Dharma, aparece en el monje, la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

La Iluminación es un estado de visión espiritual directa, intuitiva, sin intermediarios, sin intelectualización; en el cual todo se concibe clara, directa e intensamente.

Una experiencia tiene un comienzo, un medio y un final. La iluminación está más allá del tiempo. Es el fin de los tiempos, de verdad. Y es para siempre: infinito.

El gran obstáculo para la iluminación espiritual es que estamos funcionando en modo de supervivencia. Estamos programados para ello de forma natural.

Es un estado de no saber, eso es la iluminación. Y cuando estás realmente inmerso en no saber y no querer saber, no puede haber ninguna experiencia. No hay tiempo para ninguna experiencia.

Solo hay una calamidad: la ignorancia. Y solo hay una solución: la iluminación.

La iluminación es una sinfonía si escuchas cada nota, te deleitas en ella y la dejas pasar, sin buscar permanencia en ellas, en su discurrir está la armonía.

La práctica-realización de la iluminación completa, es conciencia fundamental de la realidad más allá del dualismo. Es darse cuenta de la realidad y experimentar esa realidad.

Cuando tomas conciencia de que todo lo que experimentas está en tu interior, esa vuelta a casa radical es la iluminación.

El ser que ha alcanzado un estado de iluminación permanente y manteniendo su alma completamente sumergida en la existencia, goza de la dicha eterna e imperecedera, libre ya de toda atadura a la acción.

Y mientras estés sometido al nacimiento y muerte, nunca lograrás la iluminación.

¿Cómo amar la verdad para lograr la iluminación espiritual? La verdad no es algo en el exterior a ser descubierto, es algo en el interior a ser conseguido.

La Iluminación es un estado de visión Trascendental, libre de toda ignorancia y puntos de vista erróneo.

La iluminación destruye todas las ficciones. Te deja la consciencia esencial de tu propio ser.

Estás viviendo el comienzo del Siglo XXI del Cerebro y el Milenio de la Mente, en un mundo que se está transformando desde una relativamente «oscura noche del alma» hasta una era de conciencia, desarrollo e iluminación espiritual.

Toda la gente rigurosa destruye su inteligencia y su cuerpo. Quienes alcanzan la iluminación lo han hecho en un estado relajado. La relajación es la tierra donde crecen las rosas de la iluminación espiritual.

Cuando tenemos el espíritu tradicional de marchar en pos de la verdad tal como es y practicamos nuestro camino sin abrazar ninguna idea egoísta, alcanzamos la iluminación en su verdadero sentido.

Nuestra vida humana encierra un gran valor y significado, pero solo si la utilizamos para alcanzar la liberación permanente y la felicidad suprema de la iluminación.