LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

LIBÉRATE DE LO MUNDANO
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

GRÁFICOS ESCRITOR MANUEL LEZAETA ACHARAN

IMÁGENES ESCRITOR MANUEL LEZAETA ACHARAN

FRASES COINCIDENTES

MANUEL LEZAETA ACHARAN

| FRASES | ESCRITOS |

No existe enfermo con buena digestión, ni sano con mala digestión.

¡Oh Salud, cuántos crímenes se cometen en tu nombre!

La Salud vale más que la vida, porque ésta sin aquella no vale la pena vivirla

El Naturismo es tan antiguo como la Creación, pero sólo ha llegado a tomar beligerancia en nuestros días para defender a la humanidad de la ofensiva diabólica de la Teoría Microbiana que atribuye a los microbios la causa de las dolencias del hombre.

La alimentación natural es medio seguro para evitar enfermarse, pues todas las funciones orgánicas dependen de la calidad de la sangre y la nutrición.

Alejado el hombre de la naturaleza progresivamente pierde su salud.

La trofología, es la ciencia que nos enseña a cultivar o restablecer la salud mediante una alimentación adecuada, a las necesidades de nuestro cuerpo.

La sabiduría se encuentra en la naturaleza, no en los laboratorios.

El arte de curar es cuestión de temperaturas.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

Cuando un hombre ha alcanzado el samadhi, la iluminación definitiva, la unión con Dios, ser uno con Dios. No vuelve a nacer, alcanza la vida eterna.

Os saludo, amigos míos, con el saludo de la paz y agradecido por vuestra paciencia al seguir mis escritos en «La iluminación» durante este tiempo.

No se trata en absoluto de practicar la meditación o de buscar la Iluminación; se trata de mirar dentro de uno mismo, de ver dentro de nuestra propia Naturaleza.

En el transcurso del tiempo uno no siente ni siquiera la existencia de Dios. Después de alcanzar la iluminación uno ve que los dioses y las deidades son todos mayas.

La iluminación nunca sucede. Está ahí; siempre esta ahi. La sadhana que haces es solo para ver que está ahí. No estás haciendo sadhana para construir la divinidad dentro de ti. Todo lo que construirás es solo ego.

Los que han alcanzado la iluminación nunca cesan de trabajarse a sí mismos. La comprensión de tales maestros no puede expresarse en palabras o en teorías. Las acciones más perfectas son el eco de patrones que se encuentran en la naturaleza.

La iluminación es transformación que acontece por sí sola cuando hay plena consciencia y aceptación.

El auténtico desasimiento para lograr la iluminación espiritual implica que el hombre debe retirarse, vaciarse y desapegarse del mismo desasimiento.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

La Suprema Existencia está más allá del alcance de las palabras, pero es accesible al ojo dotado de iluminación pura.

La iluminación siempre es repentina: No hay un progreso gradual hacia ella, porque toda gradación es de la mente y la iluminación no es de la mente.

Es un estado de no saber, eso es la iluminación. Y cuando estás realmente inmerso en no saber y no querer saber, no puede haber ninguna experiencia. No hay tiempo para ninguna experiencia.

Rotar sobre su propio eje no es el único movimiento para el alma humana. También está su giro alrededor del Sol de una iluminación inagotable.

La iluminación es tu cuerpo absolutamente relajado, y sin embargo, hay una luz de consciencia que alumbra en tu interior.

El método simple para la iluminación es conocerse primero a sí mismo.

Cuando el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación.

Cuando creemos firmemente en nuestro camino, hemos alcanzado ya la iluminación.

Todos los caminos de bondad conducen a la iluminación y al despertar

La iluminación espiritual es una apertura radical hacia el regalo extraordinario de haber obtenido una experiencia humana.

Cuando permanece así, atentamente consciente, examinando e investigando el Dharma, aparece en el monje, la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontáneo por la liberación y la iluminación.

El conocimiento emplea la antorcha para mostrar el camino. La iluminación, es en si la misma antorcha.

La Iluminación Espiritual es desaparecer todo EGO, y toda preocupación.

Necesitamos iluminación, no solo individual, sino colectiva para salvar el planeta. Necesitamos despertarnos. Necesitamos practicar mindfulness si queremos tener un futuro, si queremos salvarnos a nosotros mismos y el planeta.

La iluminación es la iluminación.

Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

La Iluminación no puede alcanzarse llevando a cabo mecánicamente unos sistemas de prácticas fijos.

Cada individuo debe hacer un esfuerzo para liberarse de la ignorancia y la falta de iluminación.

La iluminación es una sinfonía si escuchas cada nota, te deleitas en ella y la dejas pasar, sin buscar permanencia en ellas, en su discurrir está la armonía.

El ideal natural para el ser humano es la Iluminación, porque el ser humano verdadero, el individuo genuino, en el fondo, nunca se sentirá satisfecho con nada que no sea el estado de la Iluminación.

La iluminación sólo puede suceder cuando estás tan en silencio, tan relajado, que casi no estás. Tan sólo un puro silencio, e inmediatamente la explosión, la explosión sin fronteras de tu alma luminosa.

La iluminación es simplemente un reconocimiento, no un cambio.

Ve al origen dónde procede la luz interior. ¡Entra en el estado de la Iluminación! Conviértete en el amo de la consciencia misma.

La iluminación espiritual es una trascendencia más allá de la mente.

La mente trabaja en el pasado, por lo que solo puede usar el pasado, que es lo conocido, mientras que la iluminación es un estado en el que siempre estás en lo desconocido, por lo que no puedes pensar en ello.

El zen es la base para alcanzar la Iluminación y ejercer la maestría.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

El sabio no necesita de milagros para alcanzar la iluminación.

Cultiva la energía como factor de iluminación.

La Iluminación es libre de todas esas formas habituales de pensamientos parcializados, negativos, distorsionados y oscuros, libre de todo prejuicio y de todo tipo de condicionamiento mental.

En este mundo, los aspirantes pueden encontrar la iluminación mediante dos caminos. Para la persona contemplativa está el camino del conocimiento; para la persona activa está el camino de los actos desinteresados. Fuente:

Aunque hayamos logrado obtener y conservar el éxito y las riquezas, que nos proporcionan placer, todavía nos quedará un rincón vacío en nuestros corazones, que sólo se llenará cuando logremos alcanzar el estado de Iluminación.

Amigos, hasta que alcancéis la iluminación el Maestro Espiritual es indispensable; por lo tanto, confiad siempre en vuestro sagrado Guía Espiritual.

Desarrollar cualidades espirituales por medio de la práctica de las seis paramitas. Paramita se traduce por disciplina para el logro de la Iluminación.

Tres venenos infunden la muerte y la perdición: el odio, la codicia y la ilusión. El Camino Moral, la Meditación y la iluminación son las vías para contrarrestarlos.

Si su liberación se convierte en su única prioridad, todo se abrirá para usted. La iluminación no sucederá al margen.

Moisés vio a Dios en una zarza sin mucho valor que ardía en medio del desierto. Buda alcanzó la iluminación durmiendo debajo de una higuera. Jesucristo nació en un pesebre.

Cultiva la ecuanimidad como factor de iluminación.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

El verdadero guerrero siempre cuenta con tres armas: la radiante espada de la pacificación; el espejo de la valentía, la amistad y la sabiduría; y la piedra preciosa de la iluminación.