Fruta milagrosa # 5

POR: JBN LIE

Imagen; Fruta milagrosa # 5; Jbn Lie

Cómo desintoxicar el cuerpo

La desintoxicación es el proceso de eliminar las sustancias tóxicas del cuerpo. Las dietas que proclaman hacer una desintoxicación completa en cuestión de días han circulado por décadas y existen muchos métodos diferentes. Pese a que no hay pruebas científicas de que efectivamente eliminan las toxinas del cuerpo, muchas personas aseguran sentirse más enfocadas y enérgicas durante y después de hacer una dieta de desintoxicación, probablemente por no comer comidas procesadas.

Nota: el presente artículo no contiene información sobre cómo desintoxicar a alguien bajo tratamiento por alcoholismo o abuso de sustancias. Desintoxicarse del alcohol o de otras sustancias, particularmente benzodiazepinas, siempre deberá llevarse a cabo bajo la supervisión de un médico profesional.

Desintoxicaciones a corto plazo

  1. Haz una desintoxicación de frutas. Esta es una buena manera de hacer dieta sin morir de hambre. Dentro de otros beneficios a la salud, comer suficiente fruta puede aumentar tus niveles de energía, ayudarte a bajar de peso e incluso reducir el riesgo de un infarto. Puedes desintoxicarte comiendo una diversa variedad de frutas o solo comiendo un tipo. Para obtener los mejores resultados, escoge una fruta que disfrutes comer para que no sientas que estás sufriendo.
    • Come frutas cítricas. Estas frutas tienen un poder de desintoxicación más alto e incluyen naranjas, mandarinas, toronjas, limones y limas. Puedes comerlas solas o combinarlas con otras frutas. No excedas más de 7 días seguidos en una dieta de una sola fruta.
    • Prueba una desintoxicación con uvas. Las uvas contienen resveratrol, el cual puede protegerte contra el cáncer, la diabetes y podría prevenir la formación de coágulos de sangre. También son una buena fuente de potasio y vitamina C. No comas otra cosa más que uvas (el tipo que te guste) por 3 a 5 días.
  2. Haz una dieta líquida. Consume solamente líquidos (agua, té, jugo de frutas, jugo de verduras y/o malteadas de proteínas) por 2 a 3 días. Las dietas líquidas pueden impulsar la pérdida de peso al restringir la ingesta de calorías y se cree que limpian el organismo de ciertas toxinas, aunque no hay una investigación sólida que respalde esa aseveración.
    • Asegúrate de incluir jugos de frutas o verduras en tu dieta líquida para asegurar que tu cuerpo obtenga los nutrientes necesarios.
    • Si tu meta es bajar de peso, entonces tendrás que cambiar tus hábitos alimenticios una vez que la dieta líquida se acabe, sino simplemente aumentarás los kilos que perdiste.
  3. Come solo frutas y verduras por 7 días. Las frutas y verduras contienen las vitaminas, los minerales y otros nutrientes que el organismo necesita para mantenerse saludable. Consume una combinación diversa de productos para asegurarte de obtener los nutrientes que necesitas. Guíate de la siguiente guía para determinar qué comer durante tu dieta:
    • Obtén fibra de los frijoles rojos, negros, manzanas, soya, moras azules y alcachofas.
    • Obtén potasio de las zanahorias, plátanos, habas, papas blancas, verduras de hoja verde cocidas y camote.
    • Obtén vitamina C de los kiwis, fresas, col, coliflor, tomates, naranjas, coles de Bruselas, mangos y pimientos.
    • Obtén ácido fólico de la espinaca cocida, melones, espárragos, naranjas y frijoles negros.
    • Obtén grasas buenas del aguacate, aceitunas y coco.

Desintoxicaciones a largo plazo

  1. Bebe suficiente agua. Beber suficiente agua es esencial para la salud. Entre sus muchos beneficios, ayuda a mantener los niveles de líquidos del organismo, lo que ayuda a los riñones a desechar la toxina principal del cuerpo: el nitrógeno ureico en la sangre.
    • Bebe agua de limón. Agrégale limón, naranja o jugo de lima a tu agua a lo largo del día. Estas frutas contienen ácido cítrico, que ayuda al organismo a deshacerse de la grasa. Además, ¡saborizar el agua puede facilitarte tomar esos 8 vasos diarios! Cepilla tus dientes entre comidas para prevenir la erosión por el ácido de los limones.
  2. Reduce tu consumo de alcohol. Ciertos estudios sugieren que el alcohol puede estar ligado con el inicio de ciertos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mama. Si bien no tienes que dejarlo por completo, toma solo una copa de vino o cerveza por noche, a lo mucho.
  3. Evita los azúcares añadidos. Consumir azúcar en exceso regularmente puede disparar los niveles de azúcar en sangre, lo cual eleva el riesgo de padecer alguna enfermedad cardíaca, diabetes y a largo plazo, ciertos tipos de cáncer. Lee todas las etiquetas de nutrición y ten cuidado con los azúcares añadidos en panes, aderezos para ensaladas y salsas.
  4. Limita tu exposición a las toxinas dañinas en el aire. Por ejemplo, el monóxido de carbono y los asbestos, que pueden encontrarse en las casas.
    • El monóxido de carbono es un químico inoloro potencialmente fatal que es producido por los hornos, asadores y motores de carros. Algunos de los efectos secundarios son: dolor de cabeza, mareo y letargo. Considera la posibilidad de obtener un detector de monóxido de carbono en tu casa y mantenla ventilada apropiadamente.
    • Las casas y los edificios deben ser probados apropiadamente para los asbestos.
  5. Medita. Muchas religiones y filosofías proponen que desintoxicarse es una manera de tener más concentración y desarrollar más paz. Mientras desintoxicas tu cuerpo, intenta deshacerte de los rencores, la ira, la tristeza y demás sentimientos negativos. Usa el tiempo que normalmente pasarías comiendo o preparando comida para pensar en tus metas y aspiraciones. Destila tus pensamientos en un diario.
  6. No te excedas: sobre todo, encuentra un programa balanceado y alcanzable que combine ejercicio diario y cambios a una dieta saludable con supervisión regular y calificada. Recuerda que el objetivo es propiciar los hábitos saludables, no estresar el cuerpo con un cambio rápido, extremo e insostenible. Evita comer en exceso cuando salgas de la desintoxicación.

Consejos

Advertencias