FRASES OMRAAM MIKHAEL

FRASES Y CITAS OMRAAM MIKHAEL

OMRAAM MIKHAEL

FRASES OMRAAM MIKHAEL

ESCRITOS OMRAAM MIKHAEL

  • Es estúpido confiar en el timador. No tenéis que tener ese tipo de fe y confianza, esa ingenuidad de creer todo lo que te dicen es poco inteligente.
  • Tenéis que ser más inteligentes al tener Fe y Confianza, sois libres; Dudad, sospechad, desconfiad porque no podéis vivir eternamente en la duda.
  • Si la armonía se concentra en la luz, se siente como un océano que vibra, que palpita, que se estremece, en el que todo es paz, felicidad y gozo.
  • En la actual filosofía de Cristo el significado real de dar la otra mejilla es el otro lado de ustedes mismos, el del espíritu, el del poder de la luz.
  • Las energías sexuales habitan las esferas más elevadas del amor. Muevan su placer del plano físico al espiritual que es la fuerza sexual de todas las fuerzas.
  • Tanto la energía del amor como la fuerza de la energía sexual y espiritual, son lo ideal para que la fuerza suprema del amor reine en todo lo divino.
  • La gratitud, es el poder interno que desintoxica y neutraliza los venenos, renovando el organismo.
  • La paz interior se logra cuando cada una de tus células se inunda con pensamientos de amor.
  • La paz es el resultado de un profundo entendimiento y claridad de visión.
  • La Justicia Cósmica es severa. La ley de causa y efecto gestiona reencarnaciones en condiciones propicias para que así evolucionemos hacia el amor.
  • Para que una religión siga viva debe tener en cuenta la evolución de las mentalidades, ya que la misma naturaleza del ser demanda esta evolución.
  • El filósofo búlgaro Omraam Mikhael no explica como puede influir la evolución en al religión y la ciencia desde un punto de vista místico y esotérico.
  • El karma es perdón y amor; te acoge de nuevo a pesar de las transgresiones en encarnaciones previas. El karma purifica y te eleva a la frecuencia del amor.
  • La enseñanza de Jesús sobre el perdón, fue una enseñanza de amor, mientras otras religiones pusieron más énfasis en la justicia que en el verdadero perdón.
  • En el amor esta todo el poder y el perdón del Maestro Jesús y en su momento más terrible, dijo con amor: «Padre, perdónales, porque no saben le que hacen».
  • La semilla es una criatura viva que no para de llamar a las fuerzas y a los materiales del universo a fin de poder cumplir su tarea. Y su tarea es parecerse al árbol que la ha producido.
  • La semilla del árbol de la vida crece para recibir más luz para que le sea revelada toda la verdad; hasta las hojas, las flores y los frutos para poseer la verdad que la volverá libre.
  • El espíritu humano crece como el árbol de la vida; echa raíces, extiende sus ramas y hojas en todas direcciones, abre sus flores y da frutos en abundancia.
  • La luz es como un océano de vida que palpita, que vibra; pueden sumergirse en ella para nadar, purificarse, beber, alimentarse… Es en el seno de la luz en donde gozarán de la plenitud.
  • Cuando la armonía se concentra en la luz, cuando se siente como un océano que vibra, que palpita, que se estremece, en el que todo es paz, felicidad y gozo, entonces empezarán a sentir el canto de todo lo que existe en el universo.
  • En el momento en que hay armonía, todo el ser vibra de alegría y de esperanza.
  • Es suficiente saber cómo está construido el universo, cómo vibra en armonía, por la voluntad de esta Inteligencia Cósmica que ha otorgado un sonido, una voz a cada cosa, a cada ser.
  • Música es la Palabra divina que creó todas las cosas. Toda la creación vibra y canta. Los hombres y mujeres son, ellos mismos, música.
  • La mayoría de los seres humanos se comporta como si la naturaleza estuviera muerta, y el resultado es que su propia vida interior vibra con menos fuerza y con menos intensidad.
  • Hay que encontrar este átomo que está ahí, en nosotros, que está vivo, que vibra, y hace converger todo lo demás hacia sí, porque sólo él es capaz de mantener el orden.
  • No hay nada que exista que no sea divinidad. Si observáramos profundamente lo que llamamos malo descubriríamos de inmediato que también hay algo bueno oculto en ello.
  • El Dos es el resultado de la polarización del Uno. Lo llamamos bien y mal. Tengamos bien presente que es la expresión del‏ Uno, que es Dios, porque tienen en él su origen.
  • Después de que entiendas que Dios es la fuerza arriba del bien y del mal iras a tu interior y veras que estás tan lleno de luz que la oscuridad desaparece.
  • El secreto consiste en amar el trabajo que se hace, pues el amor despierta todas las energías.
  • Si trabajas con amor y gratitud, tendrás una energía magnífica y no tendrás fatiga trabajando.

MAS RESULTADOS

  • Jesús nos dio El Padre Nuestro, para que aprendamos a ajustar nuestra propia voluntad a la voluntad de Dios.
  • La santidad tiene una relación estrecha con el dominio sexual: el ser humano sólo puede llegar a ser perfecto cuando ha logrado controlar y dirigir la energía sexual.
  • Aprendamos a dirigir las energías sexuales a las esferas más elevadas del amor. Muevan su placer del plano físico al espiritual que es la fuerza fuerte de todas las fuerzas.
  • Tanto la fuerza de la energía sexual como la fuerza espiritual en la vida, son lo ideal para que la fuerza suprema del amor reine en todo lo divino.
  • En lo espiritual no hay nada por encima de la ley de amor y de sacrificio que enseño Cristo. Por eso, el mundo volverá a la espiritualidad universal.
  • Haced lo que queráis, sabed solamente que si transgredís las leyes, sufriréis. Pero esto no importa, tenéis toda la eternidad por delante, tendréis tiempo de arrepentiros y de reparar. El amor, es paciente.
  • Si tratas con amor y gratitud a esos trabajadores inteligentes que viven en tu interior, harán su trabajo de manera magnífica, y siempre se sentirán sanos: nada te faltará.
  • Hay que saber alimentarse, respirar, dormir y comportarse; eso es reforzar su sistema nervioso. Cuando éste sea sólido, pongan en él el universo entero, lo soportará.
  • Si estas entidades sanadoras no están activas o son estorbadas en su trabajo, ustedes no se sentirán refrescados, incluso tras dormir toda una noche.
  • Desde la más remota antigüedad, los hombres han buscado un lenguaje a la vez universal y sintético, y sus investigaciones les han llevado a descubrir imágenes, simbolos que expresan, al reducirlos a lo esencial, las realidades más ticas y complejas.
  • Lo esencial es la vida, y que, por tanto, hay que preservarla, purificarla, santificarla, eliminar todo aquello que la obstaculiza o la bloquea, porque, después, gracias a la vida lo obtenemos todo: la inteligencia, la fuerza, la belleza, el poder.
  • Todos los humanos están buscando algo. Según los casos, lo llaman felicidad, o sentido de la vida, o verdad... ¿Y por qué no encuentran lo que buscan? Porque lo esperan siempre bajo una forma que corresponda a la idea que se han hecho de ello.
  • Lo que nos indica la evolución de un ser humano es la conciencia que posee de pertenecer a un todo mucho más vasto que él, esmerándose en no desarmonizarlo con su actividad, sus pensamientos, sus sentimientos y su ruido interior.
  • Desde el momento en que el hombre actúa, desencadena inevitablemente ciertas fuerzas que producen determinados resultados. Esta idea que relaciona la causa con el efecto está contenida originalmente en la palabra karma.
  • Todos los agricultores saben que donde plantan una higuera, no recogerán uvas sino higos, y que en un manzano no encontrarán peras. He aquí la mayor de las leyes morales: recogeremos lo que hemos sembrado.
  • Una adecuada alimentación no ha evitado nunca que ciertas personas fueran malas, viciosas y que quisieran destruir el mundo entero. El vegetarianismo tampoco es todopoderoso: ¡Hitler era vegetariano!
  • Pero cuando comprendan esta verdad de sentir y gozar, disminuirán la cantidad de sus posesiones y aumentarán la calidad de sus sensaciones; con poco que posean, vivirán en continuo éxtasis.
  • Para que reine el orden y la armonía hacen falta una cabeza, un centro, una cima alrededor de la cual todo puede girar. Pues es este punto el que concentra todas las fuerzas de la unidad.
  • El tema de la nutrición es muy amplio y no se limita únicamente a los alimentos y a las bebidas que tomamos durante las comidas. Nos nutrimos asimismo de sonidos, de perfumes, de colores.
  • ¡Hay que estar vivo para disfrutar las cosas! Pero la gente sólo se ocupa de aquello que está muerto, cuantas más cosas muertas posee, menos trabaja sobre el lado vivo y menos goza.
  • El mal no existe. El mal es mal para los débiles. Para los que no están preparados, para lo que no saben servirse de él. Para ellos el mal existe, es una realidad muy poderosa.
  • Nos gustaría creer que todo representa progreso, y se mueve en la dirección de la evolución. Pero, desafortunadamente, no podemos evitar observar que a veces hay regresiones.
  • En la espiritualidad, se querrá ser místico durante los siete días, ser puro los siete días, tener buenos pensamientos los siete días, meditar los siete días… toda la vida.
  • Si observas desde el intelecto, analizas, pero no sientes. Si observas desde el corazón, sientes, pero no analizas. Si eres testigo de ambas, eres un verdadero observador.
  • Pero aunque sea puro, el alimento deja residuos en nosotros; por ello, es bueno ayunar de vez en cuando para permitir al organismo hacer el trabajo de limpieza necesario.
  • Los hombres buscan mentiras, ilusiones, pompas de jabón, y es por ello que se apartan de un verdadero Maestro: ¡Porque, precisamente, éste no es un vendedor de ilusiones!
  • Las personas buscan medios para reencontrar su equilibrio. Yo no digo que esto no sea positivo, pero he encontrado un ejercicio más sencillo y eficaz: aprender a comer.
  • No malgastes tu energía sexual porque así nunca podrás disponer de ella en los planos superiores. No teman a esta energía, es la fuerza de todas las fuerzas.
  • Si queréis recibir a menudo la visita de la alegría, cultivad el agradecimiento, el agradecimiento hacia el Creador, hacia la naturaleza y hacia los humanos.
  • La oración tiene mayor eficacia cuando está acompañada de una respiración pacífica, rítmica. Dios nos dice, «Respiren profundo y escuchen, y oirán mi voz».

MAS RESULTADOS