LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

TU LUZ INTERIOR
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

 

NOVEDADES MÁS RECIENTES

FRASE GRÁFICAFRASE TEXTO

CUENTO PARA HOY

FRASES NAPOLEON BONAPARTE

CITAS Y PENSAMIENTOS NAPOLEON BONAPARTE

Publicación mas reciente de Napoleon Bonaparte sobre espiritualidad y crecimiento

| BUSCAR | DOBLES | FAMOSAS | HUMOR |
|
FILÓSOFOS | CONCIENCIA |

NAPOLEON BONAPARTE

| FRASES | ESCRITOS |

Una gran ambición es la pasión de un gran carácter. Aquellos dotados con ella pueden realizar actos muy buenos o muy malos. Todo depende de los principios que los dirigen.

La gente a temer no son los que están en desacuerdo contigo, sino los que están en desacuerdo contigo y son demasiado cobardes para hacértelo saber.

El tormento de las preocupaciones a menudo excede los peligros que han de ser evitados. Por tanto, a veces es mejor abandonarse al destino.

El campo de batalla es una escena de caos constante. El ganador será el que controle ese caos, tanto el suyo como el de sus enemigos.

Los hombres que han cambiado el mundo no lo han conseguido remplazando a los gobernantes, sino siempre agitando a las masas.

Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor.

Sólo hay dos fuerzas en el mundo, la espada y el espíritu. A la larga, la espada siempre será conquistada por el espíritu.

Abandonarse al dolor sin resistir, suicidarse para sustraerse a él, es abandonar el campo de batalla sin haber luchado.

El poder es mi amante. He trabajado muy duro en su conquista para permitir que cualquier persona lo lleve lejos de mi.

El hombre fuerte es el que es capaz de interceptar a voluntad la comunicación entre los sentidos y la mente.

El mundo sufre mucho, no por la violencia de las malas personas sino por el silencio de las buenas personas.

Nunca se sufre tanto por amor como cuando volvemos a ver el objeto amado o mejor, cuando este está ausente.

Hacer todo lo que uno es capaz, es ser un hombre; hacer todo lo que a uno le gustaría ser, es ser un Dios.

No son las riquezas ni el esplendor, sino la tranquilidad y el trabajo, los que proporcionan la felicidad.

Cuando los pequeños hombres tratan grandes empresas, siempre acaban reducidos al nivel de su mediocridad.

A veces soy un zorro y a veces un león. El secreto del gobierno radica en saber cuándo ser uno u otro.

El coraje no es tener la fuerza para seguir adelante – es seguir adelante cuando no tienes la fuerza.

Los grandes hombres son meteoros diseñados para quemar de manera que la Tierra pueda ser encendida.

La primera virtud de un soldado es la resistencia a la fatiga; el valor es sólo la segunda virtud.

No debéis temer a la muerte, mis muchachos; desafiarla y la conduciréis a las filas del enemigo.

Las únicas victorias que no dejan arrepentimientos son las que se obtienen sobre la ignorancia.

Nunca emprenderíamos nada si quisiéramos asegurar por anticipado el éxito de nuestra empresa.

Si tuviera que elegir una religión, el Sol como el dador universal de la vida sería mi Dios.

China es un gigante dormido. Dejar que duerma, porque cuando se despierte moverá el mundo.

Se aprecia mucho mejor el fondo de los valles cuando se está en la cumbre de las montañas.

Nunca atribuyas a la malicia lo que adecuadamente se puede explicar por la incompetencia.

No debes luchar demasiado a menudo con un enemigo o vas a enseñarle tu arte de la guerra.

Los hombres se rigen más fácilmente a través de sus vicios que a través de sus virtudes.

Los soldados generalmente ganan las batallas; los generales obtienen crédito por ellas.

El hombre superior es impasible por naturaleza, le da igual que le elogien o censuren.

Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado.

Muéstrame una familia de lectores y yo te mostraré las personas que mueven el mundo.

La música es la voz que nos dice que la raza humana es más grande de lo que sabe.

La opinión pública es el termómetro que un monarca debe consultar constantemente.

Mi grandeza no reside en no haber caído nunca, sino en haberme levantado siempre.

La historia es la versión de los hechos pasados que la gente ha decidido acordar.

Nada va bien en un sistema político en que las palabras contradicen a los hechos.

Hay que cambiar de tácticas cada diez años si se quiere mantener la superioridad.

La muerte no es nada, pero vivir derrotado y sin gloria es morir todos los días.

Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo.

Imposible es una palabra que se encuentra sólo en el diccionario de los necios.

En la guerra, como en el amor, para llegar al objetivo es preciso aproximarse.

Las órdenes y decoraciones son necesarias con el fin de deslumbrar a la gente.

Un ejército de leones mandado por un ciervo nunca será un ejército de leones.

La religión es algo excelente para mantener a las personas comunes calladas.

Diez personas que hablan hacen más ruido que diez mil que están en silencio.

Lo malo de los fanáticos es que toman una idea y la convierten en un ideal.

Nada más imperioso que la debilidad cuando se siente apoyada por la fuerza.

No hay distancia que no se pueda recorrer ni meta que no se pueda alcanzar.

Los hombres se mueven por sólo dos palancas: el miedo y el interés propio.

Nunca sabréis quiénes son vuestros amigos hasta que caigáis en desgracia.

Deshazte de tus preocupaciones cuando te deshaces de tus ropas de noche.

Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes.

Imponer condiciones excesivamente duras es dispensar de su cumplimiento.

El escepticismo es una virtud en la historia, así como en la filosofía.

Vi la corona de Francia en el suelo, por lo que la cogí con mi espada.

Por regla general, son las circunstancias las que hacen a los hombres.

En la guerra como en el amor, para acabar es necesario verse de cerca.

La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza.

La capacidad de infección de la delincuencia es como la de la peste.

Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo.

El verdadero carácter siempre aparece en las grandes circunstancias.

Todo ser humano es libre si su libertad no atenta a la de los demás.

Si deseas ser un éxito en el mundo, promete todo, no entregues nada.

Sólo hay dos fuerzas que unen a los hombres – el miedo y el interés.

Francia tiene más necesidad de mí que yo tengo necesidad de Francia.

Nada es más difícil, y por lo tanto más preciado, que poder decidir.

Ya no puedo obedecer. He probado el mando y no puedo renunciar a él.

Un hombre luchará más fuerte por sus intereses que por sus derechos.

Agua, aire y limpieza son los principales artículos en mi farmacia.

Debe desear todo hombre vivir para saber, y saber para bien vivir.

La manera más segura de permanecer pobre es ser un hombre honesto.

El valor es como el amor; debe tener esperanza para su nutrición.

La religión es lo que impide que los pobres asesinen a los ricos.

Podemos detenernos cuando subimos, pero nunca cuando descendemos.

Las bases indispensables de la sociedad son el ocio y el lujo.

Cuatro periódicos hostiles son más de temer que mil bayonetas.

Con audacia se puede intentar todo, más no conseguirlo todo.

Una revolución es una idea que ha encontrado sus bayonetas.

Puedes pedirme cualquier cosa que quieras, excepto tiempo.

Un hombre no puede llegar a ser un ateo con sólo desearlo.

Los medicamentos son sólo aptos para las personas mayores.

En la adversidad una persona es salvada por la esperanza.

La sabiduría más verdadera es una resuelta determinación.

La gloria es efímera, pero la oscuridad es para siempre.

El mayor peligro ocurre en el momento de la victoria.

Hay tantas leyes que nadie está a salvo de la horca.

El que teme ser conquistado tiene segura la derrota.

La mejor cura para el cuerpo es una mente tranquila.

El ejército es la verdadera nobleza de nuestro país.

La mejor manera de mantener la palabra es no darla.

La verdadera sabiduría es una determinación firme.

El éxito es el hablador más convincente del mundo.

Es la causa, no la muerte, lo que hace al mártir.

Pon tu mano de hierro en un guante de terciopelo.

Un trono es sólo un banco cubierto de terciopelo.

Todas las religiones han sido hechas por hombres.

La grandeza no es nada al menos que sea duradera.

El que sabe cómo halagar también sabe calumniar.

En política la estupidez no es una desventaja.

La envidia es una declaración de inferioridad.

Sólo hay un paso de lo sublime a lo ridículo.

La única victoria sobre el amor es el vuelo.

Una Constitución debería ser corta y oscura.

Si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo.

La historia esta escrita por los ganadores.

Una mujer riendo es una mujer conquistada.

La raza humana se rige por su imaginación.

La victoria pertenece al más perseverante.

Un líder es un distribuidor de esperanza.

La guerra es el negocio de los bárbaros.

Requiere más coraje sufrir que morir.

La habilidad es nada sin oportunidad.

Una imagen vale más que mil palabras.

Un ejército marcha sobre su estómago.

Es necesario sembrar para el futuro.

Un verdadero hombre no odia a nadie.

Sólo la verdad es siempre ofensiva.

Un general debe ser un charlatán.

La imaginación gobierna el mundo.