La iluminación espiritual

Frases Fernando Vallejo

Citas Fernando Vallejo


Uno en las comunas sube hacia el cielo pero bajando hacia los infiernos.

Todo, todo se queda atrás, la siniestra vejez y la plenitud irrisoria.

Mientras mas se prohíbe, menos se cumple.

Mis conciudadanos padecen de una vileza congénita, crónica. Esta es una raza ventajosa, envidiosa, rencorosa, embustera, traicionera, ladrona: la peste humana en su mas extrema ruindad.

La felicidad es pasajera, la desdicha recurrente.

Creemos que existimos pero no, somos un espejismo de la nada, un sueño de bazuco.

La humanidad necesita para vivir mitos y mentiras. Si uno ve la verdad escueta se pega un tiro.

Somos una pesadilla de Dios, que es loco.

Solo Dios sabrá; el que es culpable de estas infamias: el, con mayúscula, con la mayúscula que se suele usar para el ser mas monstruoso y cobarde, que mata y atropella por mano ajena, por la mano del hombre, su juguete, su sicario.

El mismo rencor cansado que olvida todos los agravios: por pereza de recordar.

Alcides Gómez es un hombre sensible. Tan perdidamente marica, que ve un muchacho bonito y se le salen las lagrimas.

La filosofía sirve para lo que sirve Dios. Para un carajo.

La muerte siempre viaja mas rápido que la información.

Y al final dejo el horror de esta vida para entrar en el horror de la muerte.

A Dios, como al doctor Frankenstein su monstruo, el hombre se le fue de las manos.

En el año 2003, un fuerte, polémico e inolvidable discurso entrego el escritor y cineasta colombiano-mejicano Fernando Vallejo al recibir el premio.

La lujuria esta bien: el sexo es bueno, despeja la cabeza y alegra el corazón.

Ni lo sueñen. Yo con gusto empalo por el culo al Papa, ¿pero tocar a un animalito de Dios?

Y sin embargo al padre Tomasino le debo uno de mis momentos mas esplendidos, efímero momento en que creí en la bondad del hombre, que es un perverso animal.

El pleno derecho de existir solo lo pueden tener los viejos. Los niños tiene que probar primer que lo merecen: sobreviviendo.

Al que coincide conmigo le abro de inmediato un campito en mi corazón y le otorgo la categoría de poseedor indiscutible de la verdad.

Ay, si hoy viviera Cuervo y oyera en lo que se convirtió esto. Won. Won es la interjección de asombro que esta hoy de moda. La tomaron del ingles. Suena como un perro ladrando. Hasta las interjecciones están anglicadas. Nos rutiaron el idioma.

Teresita Pisano era de un inquebrantable optimismo: se le moría el marido y decía: Me quedan mis hijos; se le morían los hijos y decía: Me quedan mis nietos se le morían los nietos y decía: Me queda el televisor.

Este articulo lo cuelgo en esta web con la advertencia de no escuchar sugerencias de ningún tipo. Toca a las personas sensibles a palabras fuertes.

Mis conciudadanos padecen de una vileza congénita, crónica. esta es una raza ventajosa, envidiosa, rencorosa, envidiosa, embustera, traicionera, ladrona: la peste humana en su mas extrema ruindad.

Todo en la vejez es impropio: matar, reírse, el sexo, y sobre todo seguir viviendo.

Y donde esta prohibido todo nada esta. Todo es nada y nada es todo y todo pasa, señor, todo cambia, la ciudad, el país, el idioma.

Tenemos los ojos cansados de tanto ver, y los oídos de tanto oír, y el corazón de tanto odiar.