La iluminación espiritual

Frases Confucio

Citas Confucio


Lo que quiere el sabio, lo busca en si mismo; el vulgo, lo busca en los demás.

Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero el hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.

Yo no procuro conocer las preguntas; procuro conocer las respuestas.

Los libros son como las semillas, pueden estar latentes durante siglos, pero también pueden dar fruto en el suelo mas estéril.

Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella.

Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.

Eratóstenes critico a Aristóteles por su ciego chovinismo, creía que en todos los países había cosas buenas y malas.

Si no se respeta lo sagrado, no se tiene nada en que fijar la conducta.

Los cautos rara vez se equivocan.

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.

El mas elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar, y practica lo que profesa.

Arréglese al estado como se conduce a la familia, con autoridad, competencia y buen ejemplo.

El mal no esta en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas.

Gobernar es rectificar.

Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.

El hombre superior es persistente en el camino cierto y no solo persistente.

Hemos hecho un trabajo tan pésimo en lo que respecta a administrar nuestro planeta que deberíamos tener mucho cuidado antes de tratar de administrar otros.

Solo los sabios mas excelentes, y los necios mas acabados, son incomprensibles.

Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro.

La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.

Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.

Mejor que el hombre que sabe lo que es justo es el hombre que ama lo justo.

Una casa será fuerte e indestructible cuando este sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.

La ocultación de ideas molestas puede que sea corriente en la religión o en la política, pero no es el camino a la sabiduría y no tiene sentido dentro de la tarea científica.

El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor.

Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.

El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.

El tipo mas noble de hombre tiene una mente amplia y sin prejuicios. El hombre inferior es prejuiciado y carece de una mente amplia.

¿Uno que no sepa gobernarse a si mismo, como sabrá gobernar a los demás?

Es mas fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejercito que despojar a un miserable de su libertad.

Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.

Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.

Hemos averiguado que vivimos en un insignificante planeta de una triste estrella perdida en una galaxia metida en una esquina olvidada de un universo en el que hay muchas mas galaxias que personas.

La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural.

El hombre superior piensa siempre en la virtud; el hombre vulgar piensa en la comodidad.

Antes de empezar un viaje de venganza cava dos tumbas.

A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.

La ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas.

Si estamos solos en el Universo, seguro seria una terrible perdida de espacio.

Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso.

No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino.

Si no se respeta lo sagrado… no se tiene nada en la conducta.

Solo el virtuoso es competente para amar u odiar a los hombres.

La virtud no habita en la soledad: debe tener vecinos.

El sabio sabe que ignora.

Un hombre de virtuosas palabras no es siempre un hombre virtuoso.

¿Me preguntas por que compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.

No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación.

[1/2]