LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL







AMOR

CUENTO ZEN NARRADO DE HOY

¿Por qué no dejas nunca de hablar de mis pasados errores? le preguntó el marido a su mujer. Yo pensaba que habías perdonado y olvidado.

Y es cierto. He perdonado y olvidado, respondió la mujer. Pero quiero estar segura de que tú no olvides que yo he perdonado y olvidado.

MORALEJA

El Amor no lleva cuenta de las ofensas.

El amor es la luminosidad, la fragancia de conocerse a uno mismo, de ser uno mismo. Es alegría desbordante que nunca lleva cuentas. El amor ocurre cuando descubres quién eres; entonces no puedes hacer otra cosa que perdonarlo todo y compartir tu ser con los demás. El amor ocurre cuando te das cuenta de que no estás separado de la existencia, cuando te sientes en una orgásmica unidad orgánica con todo lo que existe.

El amor no es una relación, es un estado del ser, no tiene nada que ver con nadie más. Uno no se enamora, uno es amor. Y por supuesto cuando uno es amor, uno está enamorado; pero eso es un resultado, una consecuencia; ese no es el origen del amor. Su origen es que uno es amor.

¿Y quién puede ser amor?

En realidad si no eres consciente de quién eres no puedes ser amor. Serás miedo. El miedo es justo lo contrario al amor. Recuerda, el odio no es lo contrario al amor, como la gente cree; el odio es amor puesto boca abajo, no es lo contrario al amor. Lo verdaderamente opuesto al amor es el miedo: en el amor uno se expande, en el miedo uno se encoge; en el miedo uno se cierra, en el amor se abre; en el miedo uno duda, en el amor confía; en el miedo uno se siente solo, en el amor desaparece; por lo que no es una cuestión de soledad en absoluto. Cuando uno no es, ¿cómo puede sentirse solo? Entonces los árboles, los pájaros, las nubes, el sol y las estrellas están todavía dentro de ti. El amor ocurre cuando has conocido tu paraíso interior…

Los niños están libres del miedo, nacen sin miedo. Si la sociedad puede apoyarlos, ayudarlos a subir a los árboles, escalar montañas y nadar en océanos y ríos; si puede ayudarlos de cualquier forma posible a convertirse en aventureros, aventureros de lo desconocido; si puede crear una gran búsqueda en lugar de darles creencias muertas, entonces los niños se convertirán en grandes amantes de la vida. Y esa es la verdadera religión. No hay religión más elevada que el amor.

Medita, danza, canta y profundiza más en ti mismo. Escucha más atentamente a los pájaros. Mira a las flores con respeto, maravíllate; no acumules conocimiento, no vayas etiquetando las cosas. Eso es el conocimiento: el gran arte de etiquetarlo todo, categorizarlo todo. A partir de ahora, empieza a aprender a tocar la flauta o la guitarra. Encuéntrate con gente, mézclate con ella, con tanta como puedas, porque a través de cada persona se muestra una cara diferente de Dios. Aprende de la gente. No tengas miedo; esta existencia no es tu enemiga. Esta existencia te protege, está dispuesta a ayudarte en todo lo posible. Si confías, empezarás a sentir una nueva fuente de energía en ti; esa energía es el amor. Esa energía quiere bendecir toda la existencia, porque en esa energía uno se siente bendito. Y cuando te sientes bendito, ¿qué otra cosa puedes hacer excepto bendecir toda la existencia?

El amor es un profundo deseo de bendecir toda la existencia.

El amor es suficiente en sí mismo. No necesita ser mejorado. Es perfecto tal como es, no hay forma de que sea más perfecto. El propio deseo demuestra una mala interpretación del amor y su naturaleza. ¿Existe el círculo perfecto? Todos los círculos son perfectos; si no fueran perfectos no serían círculos.

La perfección es intrínseca al círculo y lo mismo pasa con el amor. Ni puedes amar menos, ni puedes amar más, porque no es algo cuantitativo. Es una cualidad inmensurable.

Nadie que conozca el amor puede preguntarse cómo mejorar el amor.

No debes entender el amor como el capricho biológico que es la lujuria, que se encuentra en todos los animales; no tiene nada de especial, se encuentra hasta en los árboles. Es el sistema reproductivo de la naturaleza. No tiene nada de espiritual ni nada especialmente humano.

Así que en primer lugar hay que hacer una clara distinción entre la lujuria y el amor. La lujuria es una pasión ciega; el amor es la fragancia de un corazón en silencio, sosegado, meditativo. El amor no tiene nada que ver con la biología, la química o las hormonas. El amor es el vuelo de la consciencia hacia las alturas, más allá de la materia, más allá del cuerpo. En el momento que entiendes el amor como algo trascendental, deja de ser una cuestión fundamental.

Cuando le dices a alguien “te amo”, no sabes lo que estás diciendo. No sabes que es sólo lujuria escondiéndose tras una bonita palabra: amor. Se te pasará, es algo muy pasajero.

El amor es una experiencia espiritual; no tiene nada que ver con el sexo y nada que ver con el cuerpo, tiene que ver con el ser interior.

Pero tú ni siquiera has entrado en tu propio templo. No sabes en absoluto quién eres, y preguntas acerca del amor. Antes, sé tú mismo; antes, conócete a ti mismo, y el amor vendrá como recompensa. Una recompensa del más allá. Te colma de flores… llena tu ser. Y te seguirá colmando, y traerá consigo un enorme deseo de compartir.

En el lenguaje humano ese compartir se define como amor. No dice mucho, pero indica la dirección correcta. El amor es la sombra de la atención, de la consciencia.

El amor es algo eterno. Es lo que Jesús proclamó, lo que experimentan los Budas y no la gente inconsciente de la que está en el mundo lleno. Tan sólo unas pocas personas han conocido el amor y estas personas son las más despiertas, las más iluminadas, las cimas más elevadas de la consciencia humana.

La cuestión fundamental es cómo trascender el cuerpo, cómo conocer algo de ti que está más allá, más allá de todo lo que es mesurable. Eso es lo que significa la palabra “materia”. Viene de la raíz sánscrita matra, que quiere decir medida, y significa: lo que puede ser medido. La palabra metro viene de la misma raíz.

La cuestión fundamental es cómo distanciarse de lo mesurable y entrar en lo inmensurable. En otras palabras, cómo ir más allá de la materia y abrir los ojos a una consciencia mayor. Y no hay límites para la consciencia; según te vas haciendo más consciente, comprenderás mejor que en adelante será posible mucho más. Cuando alcances una cima, otra surgirá frente a ti. Es un peregrinaje eterno.

El amor es la consecuencia de una consciencia incipiente. Es como la fragancia de una flor; no la busques en sus raíces, no está ahí. Tus raíces son tu biología, tu florecimiento es tu consciencia.

Según te vas convirtiendo más y más en una flor de loto de consciencia (una experiencia que sólo puede ser definida como amor), te sorprende, te deja estupefacto. Estás tan lleno de alegría, de felicidad, que cada fibra de tu cuerpo baila en éxtasis. Te sientes como una nube de tormenta que quiere llover y llover. Cuando estás rebosante de felicidad, surge un tremendo deseo de compartirla.

El amor no es algo que se pueda obtener de alguien que no ha alcanzado la felicidad. Y esta es la desgracia del mundo entero: todos piden ser amados y aparentan amar. Tú no puedes amar porque no sabes qué es la consciencia.

No conoces la realidad, no tienes la experiencia de lo divino, no conoces la fragancia de la belleza. ¿Qué tienes tú que puedas dar? Estás tan vacío, tan hueco… En tu ser no crece nada, nada germina. No hay flores en tu interior. Tu primavera todavía no ha llegado.

El amor es una consecuencia… de cuando la primavera llega y de repente empieza a florecer y a emanar tu potencial fragancia. Compartir esa fragancia, esa gracia, esa bendición, es amor.

Y no es una cuestión de hacerlo mejor. Ya es perfecto; siempre es perfecto. Si no es perfecto, no es. La perfección y el amor son inseparables.

En esta ceguera, esta ignorancia, esta inconsciencia, no crece el amor. Este es el desierto en el que vives. En esta oscuridad, este desierto, no hay ninguna posibilidad de que florezca el amor.

Primero se tiene que estar lleno de luz y de gozo; tan lleno que se empieza a rebosar. Esa energía desbordante es amor. Luego se conoce el amor con la mayor perfección del mundo. Ni más ni menos.

CUENTOS ZEN EN TUS REDES

RESULTADO DE LA BUSQUEDA

CUENTOS NARRADOS EN AZUL

CUENTOS ZEN CON MORALEJAS

CUENTOS NARRADOS EN AZUL

¿COMO SOLTAR EL YO? ¿PUEDES VER LA REALIDAD? ACEPTARSE A UNO MISMO ALEJANDRO MAGNO Y EL AGUA AMAR AMOR AMOR CONDICIONADO ANHELAR A DIOS CON FUERZA APRENDER AMAR ATA TU CAMELLO BEETHOVEN BELLEZA INTERIOR BENEFICIOS COLATERALES BUDA Y LA IMPERTURBABILIDAD CAMBIARME A Mí MISMO CAMELLO ATADO CARTA DIRIGIDA A PAPA NOEL CEGUERA EN EL ALMA CHARLA DE LA VERDAD Y LA MENTIRA COMPORTAMIENTO COMPRENDER LA DUALIDAD CONCHUDO CONTROLAR LA IRA CRECER CON LA CRíTICA CUANDO PREGUNTAR DAVID Y LA DERROTA DE GOLIAT DéJATE FLUIR DESGRACIA O SUERTE DESPROGRAMARSE DIóGENES DE ESCLAVO DIOS Y EL ZAPATERO DIOS Y LAS CAMPANAS DEL TEMPLO DOMINAR EL EGO EL ABORTO EL AFECTO DE UNA MADRE EL AGRADECIMIENTO EL AGRICULTOR EL AGUA DEL POZO EL AMOR EL AMOR DE MARíA MAGDALENA EL AMOR Y LAS FLORES DE BLAVATSKY EL ANCIANO AMARGADO EL ANILLO DE GIGES EL APEGO EL AQUí Y EL AHORA EL ATAQUE DE CORAZóN EL AVARO EL BARBERO ATEO EL BUSCADOR EL CAFé Y LOS AMIGOS EL CAJóN DE REBLUJOS EL CHOQUE EL CIEGO Y EL COJO EL CIEGO Y LA LáMPARA EL COCO EL CONOCIMIENTO EL CONOCIMIENTO Y LA BALSA EL CONSEJO MATRIMONIAL DE SóCRATES EL CUENTO DE LA TIERRA EL CUENTO DE LOS CUENTOS EL DESCANSO EL ECO DE LA EXISTENCIA EL EGO HERIDO DEL LEóN EL ELEFANTE Y LA HORMIGA EL EQUILIBRIO DEL LA ROSA Y EL SAPO EL ESPEJISMO EL ESTADíSTICO Y LOS HIJOS EL EXHIBICIONISMO DE DIóGENES EL FALSO SACERDOTE EL FANATISMO EL FAROL EL FOSO DE LAS RANAS EL FUNERAL DE ARROZ Y DE FLORES EL GALLO DE PELEA EL GRAN PAUL CéZANNE EL HALCóN Y EL áGUILA EL HOMBRE SIN OREJAS EL INTELECTUAL Y EL SABIO EL JUDíO EL LORO QUE IMITABA A NASRUDIN EL MAESTRO Y EL ESCORPIóN EL MAESTRO ZEN QUE SE ILUMINó EL MANDARíN IMPACIENTE EL MEDICO EL MEDICO Y EL ANCIANO EL MENDIGO DEL TáMESIS EL MILAGRO DE LA CONSCIENCIA EL MILAGRO DEL ZEN EL MíSTICO OBSERVADOR EL MíSTICO QUE NO REZABA EL MONJE Y LA MUJER HERMOSA EL MONJE ZEN Y EL ARQUERO EL MONSTRUO DEL RíO EL OBSEQUIO DE LAS PALOMAS EL ORIGEN DE LA VIOLENCIA EL PAISAJISTA EL PáJARO DE PIEDRA EL PáRROCO DE DOBLE MORAL EL PáRROCO Y LA HERMOSA MUJER EL PASAJERO EL PERDóN EL PEREZOSO QUE MORíA DE HAMBRE EL PERRO EL PODER INTERNO EL PODEROSO AMOR EL PRIMER PASO HACIA EL AMOR EL PRISIONERO EL PROBLEMA EL RATóN CON MIEDO EL RECUERDO DE GEORGE WASHINGTON EL REFLEJO DE LA LUNA EL REINO DE LOS CIELOS EL RETO EL SAPO EL SECRETO DE LA SERENIDAD EL SENTIDO COMúN EL SILENCIO DE JOHN CAGE EL SOL Y LA OSCURIDAD EL SULTáN Y LOS DOS ESCLAVOS EL TEMPLO QUE SERá DESTRUIDO EL TROPEZóN DEL CIEGO EL TROZO DE LA VERDAD EL VALOR DE LA EXISTENCIA EL VALOR DEL SER HUMANO EL VERDADERO AMOR EL VIOLíN EL YO EL ZORRO MUTILADO ENTENDER EL AHORA ENVIDIAR ES COMPARAR ERRORES AJENOS ESCUCHAR EXPERIMENTAR ES DE SABIOS FáCIL O DIFíCIL GENEROSO HASTA LA MUERTE GUERRA HAS OíDO EL CANTO DE ESE PáJARO HISTORIAS DE LAS MADRES HUMILDAD IDEOLOGíA ILUMINACIóN ESPIRITUAL INCONSCIENCIA INFORMACIóN VERAZ Y FATAL INSEGURIDAD JESúS CONVIERTE EL AGUA EN VINO JESúS VA AL FúTBOL JESúS Y MARíA MAGDALENA JESúS Y PINOCHO JONEYED Y EL BARBERO JUEGO DE LA VIDA JUGAR AJEDREZ INTENSAMENTE LA ANCIANA QUE AMA LA ANGUSTIA Y LA ILUMINACIóN LA AVARICIA MEZQUINA LA BURRA Y LA REENCARNACIóN LA CALMA LA CERCA Y LOS LEONES LA CONCIENCIA CONSTANTE LA CONCIENCIA DE ADáN Y EVA LA CONFIANZA EN LA EXISTENCIA LA DESNUDEZ DE ADáN Y EVA LA DIETA LA DIFERENCIA LA DISTANCIA DEL CORAZóN LA DOCTORA Y EL ABOGADO LA DULCE VIDA LA ESENCIA DE LA FELICIDAD LA ESENCIA DE LA ILUMINACIóN LA ESTACA DEL ELEFANTE LA FáBULA DEL COLIBRí LA FALSA HUMILDAD LA FE LA FELICIDAD ES UNA MARIPOSA LA FRESA LA HIJA QUE LLORABA Y GEMíA LA HISTORIA DEL BESO LA HUIDA DE LA SOMBRA LA HUMILDAD RELIGIOSA LA IDOLATRíA DEL REY LOCO LA ILUMINACIóN Y LOS UPANISHADS LA IMPORTANCIA DE LA ACTITUD LA INOCENCIA LA ISLA LA JOVEN CIEGA DESAGRADECIDA LA LENGUA Y LOS DIENTES LA LóGICA Y LA DIALéCTICA LA MEDITACIóN Y LA FALTA DE TIEMPO LA MOTIVACIóN LA MUERTE DE SóCRATES LA MUJER QUE LEE LA MUJER Y LOS TRES ERUDITOS LA NAVIDAD LA NOVELA POR LA MITAD LA NOVIA Y EL NOVIO FIEL LA OFENSA LA ORACIóN CORRECTA LA PACIENCIA DE LA SEMILLA DE BAMBú LA PERCEPCIóN LA PERFECTA ESCUCHA LA POBREZA DEL ESPíRITU LA PREGUNTA CORRECTA LA RACIONALIZACIóN DE LA MENTE LA REBANADA LA REINA QUE SE LE CAíAN LOS DIENTES LA REPUTACIóN LA REVELACIóN LA SABIDURíA DE LA NATURALEZA LA SABIDURíA Y LA LóGICA LA SENSIBILIDAD DE GEORGE BERNARD SHAW LA SOMBRA DEL áRBOL LA SOSPECHA LA TAZA DE Té LA TIENDA DE LA VERDAD LA VERDAD LA VERDAD RELATIVA DE ALBERT EINSTEIN LA VERDAD SUCEDE LA VIDA DEBERíA SER AL REVéS LA VOZ LLENA LA SALA LADRILLOS DE VERDAD Y DE MENTIRA LAS COSTUMBRES DE LOS MONJES LAS CRíTICAS LAS DOS HORMIGAS LAS LLAVES PéRDIDAS LAS OPINIONES LAS PALABRAS DEL SILENCIO LAS PUERTAS DEL CIELO LAS TRETAS DE LAS SECTAS LOS 10.000 MONJES LOS CHISMES LOS CLAVOS EN LA CERCA LOS DOS BURROS DE CARGA LOS DOS MIOPES LOS JóVENES Y LA PROSTITUTA LOS NIñOS QUE PUDIERON HACERLO LOS OJOS DEL AMOR LOS PALILLOS LARGOS LOS PIES DEL REY LOS POLíTICOS SIN LUZ LOS PUERCOESPíN LOS RICOS LOS SEIS CIEGOS Y EL ELEFANTE LOS SIETE TARROS DE ORO LOS SUEñOS LOS VERDADEROS AMIGOS MAFALDA Y LA VIDA AL REVéS MENTE NEGATIVA MIRADA DE OJOS NUEVOS MUERTOS ENTERRANDO MUERTOS NATURALEZA HUMANA NO ES BUENO SABERLO TODO NO HAY AMOR CUANDO GRITAS NO IMITES A NADIE NO SOY YO OBJETIVIDAD Y SUBJETIVIDAD OJOS PARA VER Y OíDOS PARA ESCUCHAR OTRA HISTORIA DE SANSóN Y DALILA PACIENCIA PEPE EL MUSCULOSO PODEMOS SER DIFERENTES POR QUE LAS PERSONAS SE GRITAN POSESIONES POSITIVISMO PRISIONEROS QUE TU LUZ NO SE APEGUE QUIéN ES EL TONTO REALIDAD OBJETIVA REBELIóN RECONOCER RELIGIóN SABIDURíA DE LAS ARENAS SANTOS DE PIEDRA SE VENDE AGUA DEL RíO SEMILLAS DE AMOR SER úTIL O VALIOSO SERES DE LUZ SERIEDAD Y RISA DEL EMPERADOR SILENCIO INTERIOR SIN PREGUNTAS ES LA RESPUESTA SóCRATES Y LA FELICIDAD SUSANITA TAMBIéN ESTO PASARá TODO ESTá BIEN TRANSFORMACIóN DE AMOR VERDAD VERDAD COMUNICADA VERDADERO AMOR VIVIR LA VIDA

LINK RELACIONADOS