LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

LIBÉRATE DE LO MUNDANO
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

GRÁFICOS ESCRITOR LORRAINE VERGARA

IMÁGENES ESCRITOR LORRAINE VERGARA

FRASES COINCIDENTES

LORRAINE VERGARA

| FRASES | ESCRITOS |

La persona dormida vive cambiando de un placer a otro. Se precipita de una sensación a otra. Vive para las pequeñas emociones; lleva una vida muy superficial. No tiene profundidad, no tiene calidad. Vive en el mundo de la cantidad.

Apunta hacia la Luna, pues aunque te equivoques, irás a parar a las estrellas.

Mientras mantengas odios y resentimientos en tu corazón, será imposible ser feliz.

Ahora es el único tiempo y aquí es el único espacio. Y de repente el cielo desciende sobre ti. Eso es la dicha. Eso es la verdadera felicidad.

La Felicidad es una elección que puedo hacer en cualquier momento y en cualquier lugar.

La Felicidad es una elección que hago en cualquier momento y lugar. Mis pensamientos me hacen sentir feliz o desgraciado, no mis circunstancias.

Nada como una sonrisa. Una postura adecuada genera una disposición feliz.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

El ideal para todo el ser humano es la Iluminación, la Budeidad.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

La Iluminación no puede alcanzarse simplemente a través de un dogma.

La meditación es un modo de vida. No es una actividad; es tu ser mismo. Tiene que ser constante, tiene que ser continua; tiene que serlo. Debe transformarse en una continuidad cristalizada. Sólo entonces se produce la iluminación; nunca antes.

Muchos caminos conducen a la iluminación, pero en el fondo sólo hay dos: la razón y la práctica.

La iluminación sólo puede suceder cuando estás tan en silencio, tan relajado, que casi no estás. Tan sólo un puro silencio, e inmediatamente la explosión, la explosión sin fronteras de tu alma luminosa.

El estado de Iluminación son cualidades humanas desarrolladas completa y perfectamente, en un grado que es difícil de imaginar.

El budismo tibetano reconoce que para alcanzar la iluminación se necesitan ambos aspectos, el femenino y el masculino; es decir, sabiduría y compasión, a los cuales nos referimos en algunas ocasiones como sabiduría y método.

La Suprema Existencia está más allá del alcance de las palabras, pero es accesible al ojo dotado de iluminación pura.

Tu alma en la unidad viviente alcanza la verdadera iluminación; unidad con Dios.

La iluminación entiende quién estás siendo ahora.

Un pensamiento que se apegue a los objetos de los sentidos es la ignorancia, mientras que un pensamiento que nos libere del apego es la iluminación.

La iluminación espiritual no es un estado, una experiencia ni un objetivo que alcanzar en el futuro.

Aprendamos sobre la forma como trabaja la mente en el ahora antes de llegar a un punto cercano a la conciencia plena o a la iluminación espiritual.

Los que han alcanzado la iluminación nunca cesan de trabajarse a sí mismos. La comprensión de tales maestros no puede expresarse en palabras o en teorías. Las acciones más perfectas son el eco de patrones que se encuentran en la naturaleza.

La iluminación espiritual es una rebelión contra todas las tradiciones.

La iluminación es una condición en la que el individuo ha llegado al extremo de una relación con la vida fundamentalmente centrada en el yo.

Hay cristales que son necesarios eliminar para poder ver la luz interior, prescindamos de ellos aquí y ahora para lograr la iluminación espiritual.

La Iluminación sólo se alcanza cuando la ignorancia se disuelve para siempre mediante la pureza de la vasta conciencia.

La iluminación es simplemente un reconocimiento, no un cambio.

La meditación trae la iluminación, trae el florecimiento, es la expresión del ser.

Aquel que a través de su estado de iluminación ya no diferencia entre el alma inmortal y la existencia, ni tampoco entre el universo y la existencia; a este hombre se le reconoce como un liberado en vida.

Llega al punto en que sólo quede el dueño de casa, sin que vengan huéspedes. Sólo entonces Dios, sólo entonces el estado de nirvana, la iluminación, la suprema luz, la verdad, o como quieras llamarlo, golpeará a tu puerta.

Aunque hayamos logrado obtener y conservar el éxito y las riquezas, que nos proporcionan placer, todavía nos quedará un rincón vacío en nuestros corazones, que sólo se llenará cuando logremos alcanzar el estado de Iluminación.

La experiencia Zen, de la iluminación o de Satori, trasciende toda categoría de pensamiento, no se interesa en ninguna abstracción ni conceptualización.

La Iluminación es como alguien que vuelve a su hogar: todo le resulta familiar, en ese ambiente se siente cómodo y claro, no tiene ningún pensamiento de duda o confusión.

La iluminación es un estado de paz indescriptible, una paz profunda y apasionada, no fría y vacía como tus pensamientos. Una vez que te das cuenta de este estado, no puedes perderlo.

La iluminación espiritual es una trascendencia más allá de la mente.

La iluminación es entender que no hay adónde ir, nada que hacer, y nadie tiene que ser excepto exactamente quién estás siendo ahora.

La iluminación es volvernos decididos a guiar nuestro proceso evolutivo.

Expresado en la terminología budista, debemos comenzar con la iluminación y proseguir hacia la práctica y luego hacia el pensar.

Cuando tomas conciencia de que todo lo que experimentas está en tu interior, esa vuelta a casa radical es la iluminación.

La tecnología y la ciencia son incapaces de resolver nuestros problemas. La tecnología puede utilizarse para fines buenos o malos. Sólo cuando se emplea con iluminación, sabiduría y equilibrio puede ayudarnos de verdad.

La iluminación destruye todas las ficciones. Te deja la consciencia esencial de tu propio ser.

El sabio no necesita de milagros para alcanzar la iluminación.

La iluminación es única y real, es el estado sagrado en perfecta sintonía con Dios y con la existencia.

La iluminación está ahí aún antes de que la practiquemos. Ésta es la comprensión errónea. Los anteojos mismos son la iluminación y ponérselos es también la iluminación.

El propósito de la iluminación es volvernos tan conscientes, a través de una participación decidida, comenzando realmente guiar activamente nuestro proceso evolutivo.

La iluminación es un fenómeno sorpresa, que abre en el ser humano la puerta a la grandeza divina y que viene acompañado de dos cambios sustanciales: el desmoronamiento del ego y la trascendencia del ser, del mundo finito a lo infinito.

Cuando creemos firmemente en nuestro camino, hemos alcanzado ya la iluminación.

Cuando posees conocimiento, empleas una antorcha para mostrar el camino. Cuando posees la iluminación espiritual, te conviertes tú mismo en antorcha.

Si puedes ver sin que la mente intervenga eso es iluminación. Si puedes oír sin que la mente se interponga eso es iluminación.

La insuperable y sublime Iluminación es, en esencia, inherente a cualquier persona.

Os saludo, amigos míos, con el saludo de la paz y agradecido por vuestra paciencia al seguir mis escritos en «La iluminación» durante este tiempo.

Al ver que todos los placeres y lujos de este mundo no duran, que son huecos e inútiles, el apego disminuye naturalmente. Uno obtiene un gusto espontáneo por la liberación y la iluminación.

Todos los caminos de bondad conducen a la iluminación y al despertar

La iluminación es una discontinuidad con el pasado. Recuerda: nunca te volverás iluminado; tendrás que abandonar. Sólo cuando abandonas, sólo cuando no estás en el camino, se produce lo nuevo.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

La iluminación es la clave de todo, y es la clave para la intimidad, ya que es la meta de la verdadera autenticidad.

La percepción clara y consciente del yo eterno es el único despertar o iluminación, es la única liberación ilusoria de una esclavitud ilusoria, es el despertar del sueño viviente.