La iluminación espiritual

Frases Tilopa

Citas Tilopa


Este mundo es transitorio, como los fantasmas y los sueños, sin substancia alguna. Renuncia a el y abandona a tus parientes, corta los cordones de la lujuria y del odio y medita en los bosques y montañas.

Para luchar por la liberación uno debe depender de un Gurú. Cuando tu mente reciba sus bendiciones, la emancipación estará a tu alcance.

No imagines, deja ir lo que puede venir.

De este modo, todas las cosas de este mundo resultan insignificantes; no son mas que semillas de dolor. Las pequeñas enseñanzas te llevan a actuar; uno debe seguir solo las grandes enseñanzas.

Ten compasión por aquellos que sufren ansiedad constante.

Las nubes que vagan por el cielo no tienen raíces, ni hogar, ni tampoco los diversos pensamientos que flotan en la mente. Una vez contemplas la propia mente, cesa la discriminación.

La comprensión suprema trasciende esto y eso. La acción suprema maneja todas las situaciones, sin apego. La realización suprema es tomar consciencia de lo inmanente, sin esperanza.

No pienses, deja ir lo que sucede ahora.

En Masamuda todos los pecados son incinerados; en Masamuda uno es liberado en la prisión del mundo. Esta es la suprema antorcha del Dharma. Los que no creen en ella, son tontos que para siempre se revuelcan en el sufrimiento y la miseria.

No examines, no trates de interpretar nada.

Si dejas de luchar y permaneces relajado y natural, pronto obtendrás el Masamuda y alcanzaras lo inalcanzable.

Al principio, el yogui siente que su mente se precipita como una cascada; a mitad de su curso fluye lenta y placida, como el Ganges; al final es como un grandioso y vasto océano donde las luces del hijo y de la madre se funden en una sola.

No controles, no trates de hacer que algo suceda.

Cansado del dolor incesante y deseando que se calme, adhiérete a un maestro. Cuando su bendición toque tu corazón, la mente se libera.

La oscuridad de siglos no puede ocultar el brillante sol, ni tampoco los largos kalpas del samsara pueden ocultar la esplendorosa luz de la mente.

No recuerdes, deja ir lo que ya paso.

En el espacio se forman figuras y colores, pero ni el negro ni el blanco tiñen el espacio. Todo emerge de la propia mente; la mente no es manchada ni por virtudes ni por vicios.

Descansa, relájate ahora, y descansa.