La iluminación espiritual

Frases Somos

Citas Somos


Nuestros enemigos son los persas, hombres que por siglos han llevado vidas llenas de comodidades y lujos. Nosotros, la gente de Macedonia, hemos sido entrenados para el peligro y para la guerra. Somos libres y ellos son esclavos.

Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un habito.

Comprendí que, en el fondo, nuestra esencia esta hecha de amor puro. Somos puro amor, cada uno de nosotros. ¿Como podemos no serlo si venimos del Todo y volvemos a el? Sabia que darse cuenta de esto significaba nunca tener miedo de quienes somos.

Sabía usted que la conciencia individual, es tener el conocimiento de nosotros mismos, sabiendo que somos seres humanos con percepciones individuales, viviendo en esta tierra.

Nosotros somos el gran amor de nuestras vidas.

Ningún dios bajara del cielo para iluminarnos. Debemos de hacerlo por nuestra cuenta. Este es el motivo por el que Buda dijo que somos nuestros propios responsables.

Es importante que alejemos la idea de que la otra persona nos va a hacer felices, porque los únicos que podemos hacerlo somos nosotros mismos.

Los gurús siempre están aquí, somos nosotros los que no estamos aquí. Nunca estas sin tu gurú, quizás no sabes quien es, pero ese gurú estará siempre contigo.

Somos seres espirituales transitando una experiencia humana.

No somos libres mas que por amor, libres y eternos mas que por amor, no vale nada si no es por amor… La vida.

Somos tan adictos al materialismo como a la realidad material trascendente, que no vemos a Dios delante de nosotros, en el mendigo, el niño hambriento, la mujer de corazón quebrantado; en nuestro amigo en el gato en la pulga.

Jamás debemos olvidar quienes somos o de donde venimos, la vida da vueltas y existe la posibilidad de regresar al mismo lugar.

La transformación personal puede y tienen efectos globales. Como vamos, así va el mundo, el mundo somos nosotros. La revolución que salvara el mundo es, a la larga, personal.

No somos seres humanos que pasan por una experiencia espiritual. Somos seres espirituales que pasan por una experiencia humana.

Sabía usted que con nuestros pensamientos y sentimientos no solo somos los creadores de nuestra propia vida, sino del verdadero destino del universo.

Básicamente, todo lo que necesitamos para decir lo que somos y lo que estamos haciendo y la necesidad de dejar que se haga algo, porque esta vida no es eterna y dejar que las cosas pueden ser una forma de eternidad.

Cada persona es responsable de lo que hace. Cada día que pasa vamos construyendo nuestro futuro. Todos somos capitanes de nuestro destino.

El mundo es del Señor. Lo creo para Su propia obra. Somos meros peones en Su juego. Dondequiera que nos guarde y de cualquier manera lo haga, tenemos que acatarlo con contento.

Es porque somos tan secos nosotros mismos, tan vacíos y sin amor, que hemos permitido que los gobiernos se apoderasen de la educación de nuestros hijos y de la dirección de nuestras vidas.

Somos la inmensidad, y contenemos todo: pensamientos, emociones, sensaciones, preferencias, miedos, ideas, incluso identificaciones.

No somos nosotros quienes conocemos a Dios, es Dios quien se conoce en nosotros.

Somos propensos a sobrestimar lo que entendemos del mundo y a subestimar el papel del azar en los acontecimientos.

Yo creo que fuimos nacidos hijos de los días, porque cada día tiene una historia y nosotros somos las historias que vivimos.

La sabiduría dice que no somos nada. El amor dice que lo somos todo. Entre estos dos flujos se encuentra nuestra vida.

La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos. (Paráfrasis de Epicuro).

Cuando estamos en el modo del ser, no competimos, no necesitamos mostrar ningún record ni pavonearnos con nada, hay alegría esencial, hay una forma de satisfacción que se basta a si misma: somos auténticos.

Seguimos hacia adelante, abriendo nuevas puertas y haciendo nuevas cosas, porque somos curiosos y la curiosidad nos mantiene liderando nuevos caminos.

Vagaban nos decía que prestásemos siempre atención al presente, que descubriésemos quienes somos ahora, ya que el tema de la reencarnación tiende a posponer las cosas para el futuro.

Sabía usted que la conciencia social es tener el conocimiento de que somos miembros de una comunidad y que nuestras acciones influirán en el entorno donde vivimos.

Con un conocimiento a medias pensamos que estamos llenos de sabiduría, que somos profundos. Sin embargo, solo cuando estamos libres de pensamientos, solo entonces somos profundos.

Cuando nacemos, somos auténticos. Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos, denominados PARADIGMAS SOCIALES, RELIGIOSOS, FAMILIARES y CULTURALES, que nuestros padres, la religión, la sociedad, la familia y los "medios de comunicación’, nos han enseñado y nosotros nos hemos permitido ‘AUTORREGALARNOS’.

Para empezar a ser mejores con nosotros y con los demás, debemos saber quienes somos.

En el nivel mas profundo, nuestra conciencia es lo que somos, en la medida en que si no somos soberanos sobre nuestra propia conciencia, entonces tampoco podemos ser soberanos sobre otra cosa.

La economía sucia y la corrupción son plagas contemporáneas cobijadas por ese antivalor que sostiene que somos mas felices si nos enriquecemos sea como sea.

Si somos capaces de reconocer los malos pensamientos antes de que se conviertan en odio, no será muy difícil controlarlos.

Sabía usted que ahora seremos libres para mirarnos, aceptarnos y amarnos tal cual somos, libre de ser consciente de lo que queremos y darnos cuenta de lo que necesitamos.

Sabía usted que a que ahora somos conscientes que el mundo se ilumina desde nuestro interior y que la materia visible, es simplemente el espíritu manifiesto.

Según Jesús, usted y yo somos especiales, parte de un gran plan cósmico.

No estamos tan separados como aparentamos, en realidad todos somos Un único ser, Una conciencia.

Esta es una calcomanía para auto que quisiera ver: ‘Somos los orgullosos padres de un niño cuya autoestima es tanta que no necesita que nosotros promovamos sus logros académicos menores en la parte de atrás de nuestro auto’.

Mira en el espejo y una cosa es segura: lo que vemos no es lo que somos.

Antes de descubrir que somos realmente, debemos descubrir lo que no somos. Si no, nuestras suposiciones seguirán contaminando toda la investigación.

Somos los pensamientos de Dios, cada uno de nosotros es una expresión absolutamente única del vacío cuántico, una ondulación sin parangón con otra.

Si no somos capaces de romper con estas claves estaremos colaborando en la justificación del imperialismo. El discurso pedagógico construido alrededor de la guerra como eje de la historia se convierte en un instrumento más al servicio del poder. Así, estaremos reforzando la soberbia nacional que justifica el dominio o la exclusión de los unos sobre los otros. Estaremos, en definitiva, bendiciendo las banderas de los que preparan el camino a lo que es una guerra: un asesinato en masa. Tolstoy, en este sentido, decía que "El patriotismo es el principio que justifica el entrenamiento de asesinos al por mayor". Y un crimen en masa nunca puede ser el progreso y, por tanto, tampoco puede ser la base de la Historia ni de la Educación.

El mundo es insondable. Y también lo somos nosotros, así como todos los seres que existen en este mundo.

Recordó un viejo adagio español: Que no nos de Dios lo que somos capaces de soportar.

Sabía usted que en la actualidad los seres humanos somos parte de un lavado de cerebro mundial que nos lleva a ser una civilización de autómatas consumistas.

Sabía usted que vivir desde el ego es olvidar nuestra verdadera esencia, sin recordar nuestro Ser, y lo que realmente somos, más allá de nuestro cuerpo.

[1/12]