LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

LA VERDAD TE HARÁ LIBRE
ESCRITOS Y CUENTOS PARA EL CRECIMIENTO Y CONOCIMIENTO INTERIOR

 

PORTADAS DEL ESCRITOR GIACOMO LEOPARDI

IMÁGENES DEL ESCRITOR GIACOMO LEOPARDI

FRASES COINCIDENTES

GIACOMO LEOPARDI

| FRASES | ESCRITOS |

La astucia, que es parte del ingenio, se usa muchas veces para suplir la escasez de éste.

Volvió a mi mente el día que la batalla de amor sentí por primera vez, y dije: ¡ay de mí, si esto es amor, como atormenta!

La muerte no es un mal, puesto que libera al hombre de todos los males, y justo con los bienes le quita los deseos.

Nunca son más ridículas las personas que cuando quieren no serlo o no aparentarlo.

En todos los climas, bajo todos los cielos, la felicidad siempre está en otra parte.

La muerte no es un mal, pues libra al hombre de todos los males, y, juntamente con los bienes, le quita también los deseos.

Mucho me engaño o raras son en nuestros días las personas muy celebradas cuyas alabanzas no hayan comenzado en su propia boca.

El hastío es la más estéril de las pasiones humanas. Así como es hijo de la nulidad, es también padre de la negación, ya que no sólo es estéril por sí mismo, sino que esteriliza del mismo modo a cuanto toca o se le acerca.

¡Qué pena que beber agua no sea un pecado! ¡Qué bien sabría entonces!

¡Oh esperanzas, esperanzas; dulces engaños de mis años primeros! Siempre mis palabras vuelven a vosotras; ni el correr del tiempo, ni el cambiar de afectos y de sentimientos, pueden hacerme olvidados.

Yo no llamo malvado propiamente al que peca, sino al que peca sin remordimiento.

Para la felicidad son menos nefastos los males que el aburrimiento.

Los niños hallan el todo en la nada; los hombres, la nada en el todo.

En la conversación o cualquier otro coloquio sucede inevitablemente que el placer de unos y el aburrimiento de otros han de compensarse mutuamente; siendo mucha suerte poder mantener ese equilibrio.

No existe desgracia humana que no pueda aumentar; en cambio, tiene un término eso que se llama felicidad.

Cada uno es tan infeliz como cree.

Con respecto a las mujeres, he perdido ya dos virtudes teologales, la fe y la esperanza. Réstame sólo el amor, es decir, la tercera virtud, de la cual no puedo zafarme, aunque quisiera, a pesar de que nada crea ni espere.

Ninguna profesión es tan estéril como la del literato.

De la misma manera que los individuos, las naciones no harían nunca nada importante si no estuvieran llenas de sí mismas, de amor propio, de ambición, de plena conciencia de su valía, de confianza en sí mismas.

No hay desesperado tan pobre e impotente que no sea útil al mundo del cual desespera.

La felicidad está en la ignorancia de la verdad.

El mejor modo de ocultar a otros los límites del propio saber está en no traspasarlos.

Pedir que una poesía sea razonable es como esperar que una bestia sea razonable.

Grande es y terrible el poder de la risa en los hombres: contra él ninguno se halla, en conciencia, totalmente inmunizado. El que tiene el valor de reír, es dueño del mundo, poco más o menos como el que está dispuesto para morir.

Las personas no son ridículas sino cuando quieren parecer o ser lo que no son.

La felicidad o infelicidad no se mide desde el exterior sino desde dentro.

Los hombres se avergüenzan, no de las injurias que hacen, sino de las que reciben.

Todo es arcano, excepto nuestro dolor.

El hombre no vive de otra cosa que de religión o de ilusiones.

Ninguna profesión tan estéril como la de literato.

La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo.

La gentileza de morir comprende.

Todas las criaturas se sienten o pueden sentirse satisfechas de sí mismos, excepto el hombre; lo que demuestra que su existencia no esta limitada a este mundo como la del resto de las cosas.

Nada hay tan raro en el mundo como una persona habitualmente soportable.

Dos cosas bellas hay en el mundo: amor y muerte.

Se me encoge el corazón al pensar cómo todo pasa sin apenas dejar huella.

No es suficiente que el escritor sea dueño de su estilo. Es importante que el estilo sea dueño de las cosas.

La sinceridad puede agradar cuando es usada con arte o cuando, por su rareza, no logra crédito

Advierte que no es menos vituperable dejarse ganar por los amigos en favores, que dejarse vencer por los enemigos en las ofensas.

El que no se tiene propuesto un fin, casi nunca gusta de ningún placer en sus trabajos.

El aburrimiento es en cierto modo el más sublime de los sentimientos humanos.

Más pronto se encuentra a quien por un extraño esté dispuesto a aventurar su vida, que a uno que, no digo gaste, sino arriesgue ,un duro por su amigo.

Confiad en los que se esfuerzan por ser amados; dudad de los que sólo procuran parecer amables.

No hay cosa tan contraria al sentimiento de compasión como ver a un desventurado a quien no han aprovechado ni enseñado las lecciones de la desgracia, maestra suma de la vida.

Los antepasados son lo más importante para quien no ha hecho nada.

Amor, de nuestra vida engaño inútil.

La paciencia es la más heroica de toda apariencia de heroísmo.

La felicidad consiste en la ignorancia de la verdad.

El que parte y dice adiós para siempre, aunque sea un extraño, estruja dolorosamente el corazón del hombre.

El egoísmo ha sido siempre la plaga de la sociedad, y lo que es más, mucho peor es la condición de la sociedad.

FRASES PALABRA ILUMINACIÓN

ILUMINACIÓN

| FRASES | ESCRITOS |

La iluminación entiende quién estás siendo ahora.

La Iluminación es libre de todas esas formas habituales de pensamientos parcializados, negativos, distorsionados y oscuros, libre de todo prejuicio y de todo tipo de condicionamiento mental.

La intención de hacer algo es de por sí la iluminación. Cuando sufrimos una dificultad o una desgracia, allí tenemos iluminación.

La iluminación es cuando nos aceptamos tal cual somos sin maltratarnos, nos transformamos.

El Ideal de la Iluminación no es un ideal artificial, porque para el humano éste no es una imposición arbitraria externa, sino que corresponde con su propia naturaleza.

En realidad el reino de los cielos existe en nuestro interior, y por eso toda alegría y toda felicidad sale de nuestro interior. No va a rescatarnos nadie. Al experimentar el amor verdadero y alcanzar la iluminación, nos salvaremos nosotros mismos.

Desear la Iluminación estando sumergido en lo ilusorio es como las nubes que salpican la infinitud del espacio.

Ora a Dios con lágrimas en los ojos cuando quieras iluminación o te encuentras frente a cualquier duda o dificultad. El Señor eliminará todas vuestras impurezas, aplacará vuestra angustia mental y os dará iluminación.

Cuando abandonas la idea de la iluminación te das cuenta de aquello a lo que apunta la idea de la iluminación.

Lo que en un estado de ignorancia se denomina consciencia, en un estado de Iluminación es llamado conocimiento; seguir el principio se denomina Iluminación, seguir las cosas se denomina ignorancia.

Los genuinos aspirantes a la auténtica Iluminación deberían primero interrogarse a sí mismos, para de ese modo descubrir su inherente luz espiritual.

Tres venenos infunden la muerte y la perdición: el odio, la codicia y la ilusión. El Camino Moral, la Meditación y la iluminación son las vías para contrarrestarlos.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del conflicto continuo interior y exterior, sino también el fin de la temible esclavitud del pensamiento incesante.

Por iluminación entiendo el creer en la nada, creer en algo sin forma ni color que está dispuesto a tomar forma o color. Esta iluminación constituye la verdad inmutable.

Si puedes ver las cosas desde tu estado mental original, puede decirse que has reconocido la esencia de la mente, lo cual equivale a la iluminación suprema.

La Iluminación comprende esencialmente tres estados: un estado de Conocimiento Superior, un estado de Compasión y Amor Infinito y un estado de Energía Inagotable.

El fenómeno de la iluminación, del abandono del yo, no está causado por nada. No es necesaria causa alguna. No es el resultado de numerosas causas; no es un subproducto. Es un simple discernimiento.

Tienes que encender tu propia lámpara; nadie más te dará la salvación. El método simple para la iluminación es conocerse primero a sí mismo.

Tratar de encontrar un buda o la iluminación es como tratar de coger el aire

Toda la gente rigurosa destruye su inteligencia y su cuerpo. Quienes alcanzan la iluminación lo han hecho en un estado relajado. La relajación es la tierra donde crecen las rosas de la iluminación espiritual.

Un hombre común busca la libertad a través de la iluminación. Un hombre iluminado expresa la libertad a través de ser ordinario.

Cuando permanece así, atentamente consciente, examinando e investigando el Dharma, aparece en el monje, la investigación de las cualidades como factor de iluminación.

Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley, no como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación.

Percibir la naturaleza esencial y la Iluminación va más allá del tiempo.

La iluminación y los seres sintientes es para todos aquellos que desean con sinceridad liberar de manera permanente a los seres sintientes del sufrimiento.

La iluminación espiritual es la verdadera rebelión. Destruye las ficciones. Te deja sólo con lo que existe. La consciencia esencial de tu propio ser.

Cultiva la energía como factor de iluminación.

La Iluminación no puede alcanzarse simplemente a través de un dogma.

Iluminación es el atributo de Dios que están buscando los Seres Humanos y se encuentra dentro de sí mismos.

Una practica diaria diligente es iluminación.

Hasta que no te vuelvas simple como un niño, no recibirás la iluminación divina. Olvida toda tu sabiduría mundana e ignórala por completo.

Cultiva el arrobamiento como factor de iluminación.

La mente es el mayor obstáculo a la iluminación espiritual, ella te utiliza inconscientemente, te identificas con ella, eres su esclavo.

La Suprema Existencia está más allá del alcance de las palabras, pero es accesible al ojo dotado de iluminación pura.

Cuando el monje supervisa la mente concentrada con ecuanimidad, aparece en él la ecuanimidad como factor de iluminación.

La Iluminación es un estado de energía mental y espiritual inagotable e inconmensurable.

Alineación es iluminación.

La palabra iluminación evoca la idea de un logro sobrehumano y el ego quiere conservar las cosas así, pero es simplemente el estado natural de sentir la unidad con el ser.

Moisés vio a Dios en una zarza sin mucho valor que ardía en medio del desierto. Buda alcanzó la iluminación durmiendo debajo de una higuera. Jesucristo nació en un pesebre.

La iluminación es la clave de todo, y es la clave para la intimidad, ya que es la meta de la verdadera autenticidad.

La iluminación espiritual es una constante invitación, a través de cada momento de nuestra vida, a abrazarnos tal como somos, con todas nuestras imperfecciones.

El impulso hacia la Iluminación, el impulso hacia algo más elevado y más allá de los confines del mundo es innato en todo ser vivo.

Maestro, qué conseguiré al alcanzar el Satori, iluminación Espiritual preguntó el joven. Conseguirás llegar a casa por la noche y dormir plácidamente.

Hay cristales que son necesarios eliminar para poder ver la luz interior, prescindamos de ellos aquí y ahora para lograr la iluminación espiritual.

No hay principio a la iluminación, no hay medio ni fin. Si todavía ves la iluminación como una experiencia, no es la iluminación.

La iluminación es un estado de paz indescriptible, una paz profunda y apasionada, no fría y vacía como tus pensamientos. Una vez que te das cuenta de este estado, no puedes perderlo.

¿Cómo amar la verdad para lograr la iluminación espiritual? La verdad no es algo en el exterior a ser descubierto, es algo en el interior a ser conseguido.

La no-dualidad es el camino, el destino y la no diferenciación entre el sendero y la iluminación.

Cuando leí el nuevo reto de LA iluminación al colocar el tema de LA MEDITACIÓN para esta semana inmediatamente me acobardé. Ni modo tema muy complejo.

En este mundo, los aspirantes pueden encontrar la iluminación mediante dos caminos. Para la persona contemplativa está el camino del conocimiento; para la persona activa está el camino de los actos desinteresados. Fuente: