LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL







FRASES MAESTRO ECKHART

CITAS MAESTRO ECKHART

CITAS MAESTRO ECKHART

MAESTRO ECKHART

Si la única oración que dices en toda tu vida es gracias, será suficiente.

Una persona que ha dominado la vida es mejor que mil personas que han dominado sólo el contenido de los libros, pero no se puede sacar nada de la vida sin Dios.

El templo en el que Dios quiere dominar según su voluntad es el alma del hombre...Esa es la razón por la que Dios quiere tener el templo vacío, para que ahí dentro no haya nada que no sea él.

Haz exactamente lo que harías si te sintieses absolutamente seguro.

Lo que un hombre internaliza mediante la contemplación, lo externaliza en el amor.

Usted puede llamar a Dios amor, puede llamar Dios a Dios. Pero el mejor nombre para Dios es la compasión.

Todo lo que Dios quiere del hombre es un corazón tranquilo.

Es luz, claridad, es todo tiniebla, innombrado, ignorado, liberado del principio y del fin, yace tranquilo, desnudo, sin vestido.

Hay una potencia en el alma y no sólo una potencia sino [una] esencia y no sólo [una] esencia sino algo que desliga de la esencia.

Las palabras derivan su poder de la palabra original.

Si quieres ser consolado, olvídate de quienes están mejor [que tú] y piensa en todos aquellos que están peor.

En todo lo que hay sobre la tierra y sobre el cielo nada le puede turbar, debe hallarse en tal paz que si el cielo y la tierra se hallarán invertidos, encontraría paz en Dios.

El ojo con el que veo a Dios es el mismo ojo con el que Dios me ve.

La naturaleza nunca destruye nada a no ser que dé algo mejor.

Lo que plantamos en el suelo de la contemplación, podremos cosechar en la cosecha de acción.

Dios espera, pero una cosa de ustedes, y que es que usted debe salir de sí mismo en la medida en que usted es un ser creado está realizando y dejar que Dios sea Dios en ti.

El precio de la inacción es mucho mayor que el costo de cometer un error.

Sólo la mano que borra puede escribir lo cierto.

Aquí el fondo de Dios es mi fondo, y mi fondo es el fondo de Dios, mi casa y la casa de Dios es el mismo ser del alma, en la que sólo habita Dios.

Estar lleno de cosas es estar vacío de Dios. Estar vacío de cosas es estar lleno de Dios.

¡Oh alma mía, sal fuera, Dios entra! Hunde todo mi ser en la nada de Dios ¡Húndete en el caudal sin fondo! Si salgo de ti, tú vienes a mí, si yo me pierdo, a ti te encuentro. ¡Oh bien más allá del ser!

La espiritualidad no se aprende al aislarse, aprendamos a encontrar la sabiduría de la soledad dentro de nosotros mismos para encontrar a Dios ahí.

Todas las cosas han sido creadas de la nada; por eso su verdadero origen es la nada, y en la medida en que aquella noble voluntad se inclina hacia las criaturas, cae con éstas en su propia nada.

Justo es aquello que es igual en el amor y en el sufrimiento y en la amargura y en la dulzura, [justo es] aquel a quien no lo estorba ninguna cosa para hallarse [como] uno en la justicia.

No hay que comprender a Dios ni considerarlo como algo ajeno a mí...Alguna gente simple se imagina que deberían ver a Dios como si estuviera allí y ellos aquí.Pero esto no es así.Dios y yo somos uno.

Cuando el alma es ciega y no ve nada más, entonces ve a Dios...Un maestro dice: en su pureza más alta, el ojo, en donde no tiene color [en sí mismo], ve todos los colores...A través de lo que no tiene color se ven todos los colores.

Si la única oración que vuelvas a decir en toda su vida que se agradece, será suficiente.

Aquel que sea sereno y puro necesita solo una cosa, el desapego.

El conocedor y lo conocido son uno. La gente simple imagina que debe ver a Dios como si él estuviera allí y ellos aquí. Así no es. Dios y yo somos uno en el conocimiento.

Debes atravesar y superar todas las virtudes y, debes tomar la virtud sólo en aquel fondo en donde es una con la naturaleza divina.

Estamos celebrando la fiesta del nacimiento eterno que Dios Padre nos ha dado y que nunca deja de tener toda la eternidad... Pero si no tiene lugar en mí, ¿de qué sirve eso? Todo radica en esto, que debería tener lugar en mí.

El auténtico desasimiento para lograr la iluminación espiritual implica que el hombre debe retirarse, vaciarse y desapegarse del mismo desasimiento.

Todo lo que Dios desea del hombre es un corazón pacífico.

Dios está en casa, es lo que ha salido a dar un paseo.

Cada criatura es una palabra de Dios.

Para estar lleno de las cosas es que está vacío de Dios. Estar vacío de las cosas es estar lleno de Dios.

El trabajo exterior nunca será insignificante si el trabajo interior es grande.

Está aquí y está allí, está lejos y está cerca, es profundo y es alto, en tal forma creado que no es esto ni aquello.

Un hombre pobre es el que nada quiere, nada sabe y nada tiene.

¿Qué es la vida? El ser de Dios es mi vida.Si por tanto mi vida es el ser de Dios, entonces el ser de Dios tiene que ser mi ser y el ser esencial de Dios mi ser esencial, ni más ni menos.

Se puede llamar a Dios amor, se puede llamar a Dios bondad. Pero el mejor nombre para Dios es compasión.

Un hombre justo es aquel que está formado en la justicia y transformado en su imagen.

El trabajo hacia el exterior nunca será insignificante si la obra interna es grande.

Si el hombre se une a Dios por amor es desnudado de las imágenes y formado y transformado en la uniformidad divina, en la que él es uno con Dios.

Un Avemaría dicha de todo corazón y con desprendimiento tiene más fuerza y bondad que mil salterios dichos de cara a la exterior.

Hazte como un niño, ¡Hazte sordo y ciego! Tu propio yo ha de ser nonada, ¡Atraviesa todo ser y toda nada! Abandona el lugar, abandona el tiempo ¡Y también la imagen! Si vas sin camino por la senda estrecha, alcanzarás la huella del desierto.

El camino te conduce a un maravilloso desierto, a lo ancho y largo, sin límite se extiende.El desierto no tiene ni lugar ni tiempo, de su modo tan sólo él sabe.

El hombre exterior es la puerta abatible; el hombre interior es la bisagra.

El hombre se va lejos o se queda cerca, pero Dios nunca se va lejos; él siempre está a mano, y si él no puede permanecer adentro no se va más allá de la puerta.

Dios no nos ve cuando estamos en pecado.(...) Dios nos conoce en la medida en que estemos dentro de Él, es decir, en cuanto estemos sin pecado.

Dios unifica y encaja mejor conmigo que yo con El. El lugar más natural y propio de Dios es la unidad y la pureza porque éstas estriban en el retiro.

El conocedor y lo conocido son uno. La gente sencilla se imaginan que deben ver a Dios como si él estaba allí y aquí. Esto no es así. Dios y yo somos uno en el conocimiento.

¡Ahora prestad atención y mirad bien! Si el hombre fuera siempre virgen, no daría fruto alguno. Si ha de hacerse fecundo, es necesario que sea mujer. Mujer es el nombre más noble que se puede atribuir al alma, y es mucho más noble que el de virgen.

Una persona sólo es aquel que se conforma y se transforma en la justicia.

El hombre va lejos o cerca, pero Dios nunca va lejana, sino que siempre está de pie a la mano, e incluso si no puede permanecer dentro de él no va más allá de la puerta.

Los hombres justos toman tan en serio la justicia que, si dios no fuera justo, él no les importaría ni un comino.

FRASES POR AUTOR

1 A 50 50 A 75 75 A 100 + DE 100